INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 2004. Vol. 25(89).




VARIABLES SOCIODEMOGRÁFICAS Y PERMANENCIA DE DIFERENTES TIPOS DE VOLUNTARIADO

Mª Celeste Dávila de León* y Fernando Chacón Fuertes**

*Investigadora de la UCM y **Profesor titular de la UCM

El objetivo de la presente investigación es estudiar la relación existente entre las variables sociodemográficas y la permanencia de distintos tipos de voluntariado, y analizar la posible influencia de la edad en dicha relación. Para ello un total de 419 voluntarios contestaron a un cuestionario y participaron en dos seguimientos telefónicos a los seis meses y al año. Los resultados muestran que la edad modificaba la significación de las diferencias halladas y que a pesar de encontrarse discrepancias concretas en función del tipo de voluntariado, se pueden identificar una serie de tendencias generales respecto al papel de las variables sociodemográficas en la permanencia de los voluntarios: los voluntarios varones, de edad media, empleados a jornada completa y casados tienden a permanecer durante más tiempo en las organizaciones estudiadas. En algunos casos las relaciones entre la permanencia y las variables sociodemográficas tienen un carácter no lineal.

The first purpose of this study is to research the relationship between background profile and duration of sustained volunteerism in different types of volunteerism, and to analyse age’s influence in this relationship. 419 volunteers completed a questionnaire and after two telephone follow-ups were carried out to determine whether volunteers remained in the NGO. The results show that age changes the significance of found differences and there are general trends about the relationship between background profile and sustained volunteerism: the male volunteers, married, with middle age and full day tend to stay more time. Sometimes the relationships between sustained volunteerism and several variables aren’t linear.

En los últimos años, la necesidad de descubrir qué factores están relacionados con la permanencia de los voluntarios en las ONG´s se ha hecho más acuciante. Las estadísticas muestran que cada año un gran número de personas deciden colaborar con su tiempo y esfuerzo en diversas organizaciones, pero un significativo número de estas personas después de un reducido periodo de tiempo abandonan su actividad como voluntarios. Este hecho, impide rentabilizar las inversiones en recursos dirigidos a los voluntarios y puede llegar a producir en muchos casos perjuicios a los beneficiarios de los servicios por sufrir su abandono prematuro y en ocasiones precipitado.

El desconocimiento de los factores que determinan el "voluntariado continuo", tal y como lo denomina Amar (2002), o el "voluntariado sostenido", como lo define Penner (2002), ha llevado a muchos investigadores a intentar aclarar el papel y la relación de ciertas variables en la explicación de la permanencia del voluntariado. En este sentido, mientras que variables como las motivaciones (Omoto y Snyder, 1995 y Penner y Finkelstein, 1998, por ejemplo) han tenido un importante protagonismo, otras, en cambio, no han tenido tanto. Este es el caso de las variables sociodemográficas, que si bien es cierto que recibieron gran atención con relación al estudio del inicio del voluntariado, no se han estudiado tanto respecto a su relación con la permanencia.

La Teoría del Estatus Dominante (Bronfenbrener, 1960; Lemon, Paisleys y Jacobson, 1972; Smith, 1983) y la Teoría de la Inversión Personal (Babchuk y Gordon, 1962; Florin, Jones y Wandersman, 1986; Wandersman, Florin, Friedmann y Meier, 1987) son dos enfoques que han intentado identificar la relación existente entre las variables sociodemográficas y la participación voluntaria, que incluye además del voluntariado la pertenencia voluntaria a asociaciones. A pesar de que estas teorías están más enfocadas a explicar el inicio del voluntariado, pueden extraerse importantes implicaciones con relación a la permanencia.

La Teoría del Estatus Dominante sostiene que las personas cuyas características sociodemográficas son más valoradas socialmente alcanzan posiciones de liderazgo y tienden a realizar algún tipo de actividad voluntaria en mayor medida que aquellos cuyas características son menos valoradas. Habitualmente, se atribuye un estatus dominante a ser varón, de mediana edad, casado, padre de varios hijos entre los cinco y los quince años, residir en la misma zona desde hace tiempo, tener una amplia red de amistades, ser miembro de bastantes grupos formales, no padecer ninguna enfermedad destacable y gozar de gran bienestar, estar laboralmente en activo y poseer prestigio profesional, y gozar de ingresos elevados y de un alto nivel cultural (Smith, 1994; Cnaan y Cascio, 1999).

En la misma línea, la Teoría de la Inversión Personal mantiene que las personas que están casadas y tienen hijos, poseen propiedades o negocios y no se plantean cambiar de lugar de residencia están más interesadas en la calidad de vida de sus comunidades, por lo que es más probable que dediquen parte de su tiempo a la realización de algún servicio voluntario que mejore su entorno, lo que redundaría en un beneficio personal finalmente (Cnaan y Cascio, 1999; Smith, 1994).

En general, la revisión de las investigaciones sobre el tema muestra que los predictores más importantes de la participación voluntaria son el nivel educativo y el nivel económico, aunque también se encuentra consistencia en el hecho de que las personas casadas tienen una mayor probabilidad de participar. En cambio, los hallazgos referentes a la edad, el género y la situación laboral son menos consistentes y dependen del tipo de actividad voluntaria estudiada (Smith, 1994).

Con relación a la permanencia, se encuentra que las variables sociodemográficas que mejor diferencian entre voluntarios y no voluntarios sirven asimismo para distinguir entre voluntarios que permanecen y voluntarios que abandonan, es decir, nivel de estudios y nivel de ingresos económicos. Además, ciertas investigaciones también han encontrado que estas y otras variables sociodemográficas también guardan relación no sólo con la permanencia sino con alguna otra actitud o variable relacionada directamente con la misma, como el compromiso o la satisfacción.

Spitz y MacKinnon (1993) encuentran que los voluntarios que permanecen en mayor medida son de mayor edad y presentan un mayor nivel educativo que los que abandonan. Los resultados de la investigación de Bruke y Hall (1986) muestran que el nivel educativo y la ocupación eran buenos predictores del compromiso y del rendimiento y Kuehne y Sears (1993) hallan que los voluntarios que más permanecen poseen un mayor nivel educativo y tienen mayores ingresos anuales. En la misma línea que en los estudios anteriores, destacan las investigaciones de Lammers (1991) y Penner (2002): en el primer caso se halla que el tiempo de permanencia estaba asociado con los niveles educativos, y en el segundo caso que la edad, el nivel educativo, el nivel de ingresos y la religiosidad correlacionaban de forma significativa y positivamente con la permanencia. Rohs (1986) encuentra que, entre otras variables, la edad y el estatus ocupacional eran buenos predictores de la continuidad. Finalmente, Cnaan y Cascio (1999) encuentran que los voluntarios casados, de origen judeo-cristiano y que colaboraban también en otras organizaciones permanecían durante periodos más largos. Estos últimos autores sólo lograron hallar una débil relación entre el nivel de ingresos y la permanencia.

Como puede comprobarse, varias variables sociodemográficas parecen tener una relación con la permanencia, pero creemos que la que tiene un papel determinante a este respecto es la edad de los voluntarios o más concretamente el estadio del ciclo vital en el que éstos se encuentran. En muchas ocasiones la edad podría explicar el tener un mayor nivel educativo, ya que al haber vivido más se ha tenido más tiempo para estudiar, y de la misma forma, la edad podría afectar a la relación existente entre el nivel de ingresos, el estatus ocupacional y la permanencia de los voluntarios, por ejemplo.

La validez de los hallazgos que acaban de describirse es cuestionable, dado que derivan de estudios que se centran en pequeños grupos de voluntarios. Para obtener resultados consistentes y generalizables serían necesarias investigaciones que se apoyasen en muestras más amplias y representativas de la población de voluntarios (Vecina, 2001). Sumado a lo anterior, la mayoría de los estudios anglosajones se ajustan a una conceptualización mucho más amplia del voluntariado, y con frecuencia se confunde con la participación "voluntaria" en cualquier tipo de asociación. En general, entienden el voluntariado como la participación voluntaria en organizaciones que tienen como principal objetivo beneficiar a un colectivo sin establecer más restricciones, y no únicamente beneficiar a terceros, como estrictamente debería considerarse el voluntariado.

Por otro lado, es evidente que en los últimos años la diversidad del voluntariado se ha incrementado considerablemente, de tal forma que actividades tan distintas como cuidar a enfermos en hospitales y colaborar en la reforestación de un bosque se han etiquetado bajo un mismo término, lo que ha traído consigo la necesidad de tener cautela a la hora de generalizar los resultados derivados de la investigación sobre voluntariado. Concretamente, diversas investigaciones han puesto de manifiesto el papel diferencial que pueden jugar las variables sociodemográficas a la hora de explicar la participación en diferentes tipos de voluntariado (Knapp, Koutsogeorgopoulou y Smith, 1996; Black y Kovacs, 1999; Pancer y Pratt, 1999, por ejemplo).

Black y Kovacs (1999) encontraron que los voluntarios mayores de 55 años desempeñaban en mayor medida actividades de administración y recaudación de fondos, y los menores de esta edad proporcionaban con mayor frecuencia atención directa. Por su parte, Pancer y Pratt (1999) mostraron que la tasa de participación de jóvenes en áreas como religión, ocio y recreo, y salud a pesar de que eran similares a las de los adultos, eran algo más bajas en el área de servicios sociales. Knapp, et al. (1996) hallaron que el nivel de ingresos y las ocupaciones profesionales de los voluntarios variaban en función del tipo de actividad desarrollada.

Las anteriores diferencias mostradas se referían, como la inmensa mayoría de los estudios psicosociales del voluntariado, al ámbito asistencial, pero es difícil encontrar estudios que se refieran a otros ámbitos, como el voluntariado ambiental.

El objetivo de este trabajo es estudiar la relación existente entre las variables sociodemográficas y la permanencia de los voluntarios controlando la influencia de la edad y teniendo en cuenta las posibles diferencias existentes entre dos tipos de voluntariado muy diferentes: el voluntariado socioasistencial y el voluntariado ambiental.

Para analizar tal relación se evaluará la permanencia de los voluntarios en una organización concreta a través de dos seguimientos a los seis meses y al año, y se evaluará la permanencia de los voluntarios en organizaciones en las que hayan colaborado previamente cuando éste sea el caso. De esta forma, podremos analizar la consistencia de las relaciones halladas.

MÉTODO

Participantes

Un total de 419 voluntarios pertenecientes a 29 organizaciones no gubernamentales de España participaron en el estudio. De estos voluntarios, únicamente 193 habían colaborado previamente como voluntarios en otras organizaciones y de éstos 182 proporcionaron información sobre el tiempo que habían permanecido como voluntarios. Por otro lado, del total de voluntarios, solamente 379 aceptaron participar en el seguimiento pero fue imposible contactar con 37 de los mismos. Por tanto, se evaluó la permanencia previa en otras organizaciones en 182 voluntarios y la permanencia a través del seguimiento de un año en una organización concreta en 342 voluntarios.

Del total de voluntarios, 233 desarrollaban actividades asistenciales, formativas, o de gestión y administración (a partir de ahora voluntarios socioasistenciales) y 186 desarrollaban actividades de campo para la protección de animales y/o la defensa medioambiental (a partir de ahora voluntarios ambientales).

Las organizaciones con las que colaboraban los voluntarios trabajaban con diversas poblaciones (jóvenes, tercer mundo, enfermos hospitalizados, etc.) y tenían muy diferentes finalidades (cooperación al desarrollo, defensa del medioambiente, acompañamiento a enfermos hospitalizados, etc.).

Como las variables objeto de estudio son las variables sociodemográficas, en este apartado no se va a incluir una análisis descriptivo de los participantes en dichas variables. Dicha información se encuentra recogida en el apartado de resultados.

Instrumentos

Los participantes en el estudio completaron un cuestionario. Las variables sociodemográficas que eran evaluadas se describen a continuación:

- Edad. Esta variable continua sufre una transformación que da lugar a una serie de grupos formados a través de los siguientes intervalos de edad:
- De 16 a 25 años.
- De 26 a 35 años.
- De 36 a 55 años.
- A partir de 56 años.
- Sexo.
- Nivel de estudios. Se evaluaba utilizando una pregunta cerrada con las siguientes alternativas de respuesta:
- Sin estudios
- Estudios primarios (certificado de escolaridad)
- Graduado escolar
- Bachillerato elemental
- Bachillerato superior
- Formación profesional (primer grado)
- Formación profesional (segundo grado)
- Diplomatura
- Licenciatura
- Doctorado
- Situación laboral. Se evaluaba utilizando una pregunta cerrada con las siguientes opciones de respuesta:
- Jornada completa
- Jornada parcial
- Desempleado/a
- Jubilado
- Estudiante
- Estado civil. Se evaluaba mediante una pregunta cerrada con las siguientes alternativas de respuesta:
- Soltero/a
- Casado/a
- Viudo/a
- Divorciado/a/Separado/a
- Actitudes religiosas. Se evaluaba a través de una pregunta cerrada con las siguientes opciones de respuesta:
- Creyente practicante
- Creyente no practicante
- Agnóstico/a
- Ateo/a
- Ideología política. En este caso se utilizó una escala tipo Likert de siete puntos donde uno significaba ideología política de izquierdas y siete de derechas. A la hora de interpretar los resultados, cuando se marcaba 1 se consideraba ideología de muy izquierdas, cuando se marcaba 2 y 3 ideología de izquierdas moderada, cuando se marcaba 4 ideología de centro, cuando se marcaba 5 y 6 ideología de derechas moderada y finalmente, cuando se marcaba 7 ideología de muy derechas.
- Ingresos mensuales netos familiares. Se evaluaba mediante una pregunta cerrada con las siguientes alternativas de respuesta:
- De 270,46 a 450,76 euros
- De 450,77 a 601,01 euros
- De 601,02 a 901,52 euros
- De 901,52 a 1202,02 euros
- De 1202,03 a 1652,78 euros
- De 1652,79 a 2103,54 euros
- De 2103,55 a 2704,55 euros
- Más de 2704,55 euros.

Dada la reticencia a contestar que podría producir la formulación de las preguntas sobre la ideología política y el nivel de ingresos de la familia, se les especificaba que no hacía falta que contestasen a estas dos preguntas si tenían algún repara en proporcionar ese tipo de información.

- Tiempo de permanencia. La variable dependiente fue evaluada mediante dos métodos:

- Tiempo total en la organización. Para calcular el tiempo total que permanecía el voluntario en la organización en la que se encontraba en el presente se sumaba el tiempo previo en la misma, que era recogido mediante una pregunta abierta donde se solicitaba el número de meses que el voluntario llevaba en la organización en el momento de recoger los datos sociodemográficos, y el tiempo que permaneció en la organización durante un periodo de seguimiento de doce meses.

- Tiempo anterior como voluntario en otras organizaciones. Mediante una pregunta dicotómica se le preguntaba si previamente había colaborado como voluntario en otras organizaciones. Si respondía afirmativamente a esta pregunta se solicitaba al voluntario que proporcionase el número de meses total que había estado colaborando como voluntario en dichas organizaciones.

Procedimiento

Aunque lógicamente esto introduce cierta variabilidad, las condiciones de aplicación del instrumento se acordaron con cada organización para producir la menor interferencia posible en su funcionamiento habitual. En algunos casos un responsable de la organización se hacía cargo de la distribución de los cuestionarios entre los voluntarios y de la posterior recogida de los mismos; en otros casos dicho responsable proporcionaba un listado con las direcciones de los voluntarios, a los que posteriormente se les remitía el cuestionario junto con un sobre con el franqueo pagado para hacer posible la devolución del mismo; y por último, en otros casos, el responsable se encargaba de enviar por correo electrónico el cuestionario a los voluntarios y estos lo remitían por correo normal, correo electrónico o fax al responsable de la organización o de la investigación.

Una vez recogido el cuestionario, se llevaron a cabo dos seguimientos telefónicos de los voluntarios para determinar fundamentalmente su continuidad en la organización no gubernamental: uno a los seis y otro a los doce meses.

Diseño

Se ha seguido fundamentalmente un diseño propiamente comparativo. Donde las variables dependientes son el tiempo de permanencia previo en otras organizaciones y el tiempo de permanencia total en la presente organización, las variables independientes son todas las variables sociodemográficas descritas anteriormente. La edad también se estudiará como variable covariante.

RESULTADOS

A continuación se presenta, en primer lugar, un análisis descriptivo de las características sociodemográficas tanto de los voluntarios que habían colaborado previamente en otras organizaciones como de los voluntarios que participaron en el seguimiento, para el total de la muestra y para cada uno de los tipos de actividad estudiadas. En segundo lugar se presenta un análisis descriptivo del tiempo de permanencia en la presente organización (suma del tiempo previo y del tiempo en el seguimiento) y en organizaciones previas (suma del tiempo previo en organizaciones anteriores) en función de las características sociodemográficas de los voluntarios junto con un examen de las diferencias significativas existentes en el tiempo de permanencia en función de las diversas variables sociodemográficas estudiadas a través de ANOVA`s de un factor y de ANCOVA`s con la edad como variable covariante. Estos análisis se han llevado a cabo por medio del paquete de programas de análisis estadístico SPSS 10.0.

Análisis descriptivo de las características sociodemográficas de los voluntarios estudiados

En la Tabla 1 se encuentran recogidos los porcentajes o los estadísticos descriptivos, según el caso, de las variables sociodemográficas objeto de análisis para los voluntarios que participaron en el seguimiento y para los voluntarios que habían colaborado previamente en otras organizaciones.

Las características sociodemográficas de los voluntarios que decidieron participar en el seguimiento y las de los voluntarios que habían colaborado previamente en otras organizaciones de voluntariado son muy similares. Aunque los porcentajes cambien, se encuentran las mismas tendencias en las variables.

Con relación al género, hay un mayor porcentaje de varones en los voluntarios ambientales y un mayor porcentaje de mujeres en los voluntarios socioasistenciales. Respecto a la edad, sus edades están comprendidas en un amplio rango de edad, concretamente entre los 17 y 80 años, y su media está entorno a los 36 años para las muestras totales. Si se analiza la edad por tipo de voluntariado se puede comprobar que la media es mayor para los voluntarios socioasistenciales en comparación con los ambientales, así como la desviación típica.

Los voluntarios estudiados se caracterizan por poseer un alto nivel educativo, ya que más de la mitad de los voluntarios cuenta con estudios universitarios. En el caso de los voluntarios socioasistenciales más de la mitad de los voluntarios se encuentran laboralmente inactivos, lo que contrasta con los voluntarios ambientales, que en su mayoría están activos laboralmente.

Respecto al estado civil, la mayoría de los voluntarios no están casados. Aunque en la mayor parte de los casos (excepto en los voluntarios ambientales que habían colaborado previamente en otras organizaciones) hay un mayor número de voluntarios que se consideran creyentes, el porcentaje de voluntarios que se considera no creyentes es mayor en el caso de los voluntarios ambientales que en el de los socioasistenciales.

Con relación al nivel de ingresos y a su ideología política, el alto índice de personas que decidieron no proporcionar esta información hace que no sea recomendable considerar los estadísticos obtenidos representativos del total de los participantes. Respecto a los voluntarios que participaron en el seguimiento el 27% y el 34,5% no aportaron datos sobre su ideología política y sus ingresos económicos, respectivamente. En cuanto a los voluntarios que habían colaborado previamente en otras organizaciones, el 27% y el 35% no aportaron información sobre su ideología política y sus ingresos económicos, respectivamente. A pesar de ello se encuentra en todos los casos que hay un mayor porcentaje de voluntarios que se consideran de izquierdas, aunque los porcentajes de voluntarios que se consideran de derechas son mayores en los voluntarios socioasistenciales en comparación con los voluntarios ambientales. En todos los casos se encuentra que la mayoría de los voluntarios presentaban ingresos superiores a los 901,52 euros.

Análisis descriptivo del tiempo de permanencia en función de las variables sociodemográficas

En las Tablas 2 y 3 se encuentran recogidos los meses de permanencia en función de las variables sociodemográficas en la presente organización y en ONG`s anteriores, respectivamente.

Tal y como se ha introducido anteriormente, con el objetivo de comprobar si existían diferencias significativas en el tiempo de permanencia en función de las diversas variables sociodemográficas incluidas, se llevaron a cabo ANOVA`s de un factor y ANCOVA`s con la edad como variable covariante. En la Tabla 4 se encuentran recogidos los estadísticos y la significación asociada derivados de las ANOVA`s y ANCOVA`s para el tiempo total de permanencia en la organización, y en la Tabla 5 se encuentran los resultados de los mismos análisis para el tiempo previo en organizaciones anteriores. Los grupos entre los que se encontraban diferencias significativas en cada variable se encuentran recogidos en la Tabla 6 (no se muestran las diferencias concretas entre grupos cuando la significación de las mismas ha sido descubierta con los ANCOVA`s, ya que el programa estadístico no permite su análisis en estos casos).

Como puede comprobarse, los resultados de las pruebas de significación cambian cuando se controla el efecto de la edad. En el caso del sexo, se encuentran diferencias significativas en el tiempo de permanencia en la presente organización y en el tiempo previo en otras organizaciones tanto en la muestra total de voluntarios ((F(1,341)=32,459 p<0,01 y (F(1,181)=11,865 p<0,01, respectivamente) como en la muestra de voluntarios ambientales ((F(1,147)=7,468 p<0,01) y (F(1,88)=7,068 p<0,01, respectivamente), en cambio, en el caso de los voluntarios socioasistenciales no se encuentran estas diferencias una vez que se ha controlado la edad en ningún caso. Tales diferencias muestran que siempre son los varones los que permanecen en las organizaciones durante más tiempo, en el único caso en que las mujeres permanecen durante más tiempo que los varones las diferencias en función del género no resultan ser significativas (ver Tablas 2 y 3).

Respecto a la edad, se encuentran diferencias significativas en la muestra total para tiempo previo en otras organizaciones (F(3,179)=6,593 p<0,01) y tiempo en la presente organización (F(3,339)=12,934 p<0,01), en voluntarios socioasistenciales también se encuentran tales diferencias en los dos casos (F(3,90)=3,895 p<0,05) (F(3,191)=8,044 p<0,01) y en voluntarios ambientales sólo se encuentra esta diferencia en el tiempo de permanencia en la presente organización (F(3,146)= 7,029 p<0,01), aunque en el otro caso se aproxima a la significación. Como era de esperar, en la mayor parte de los casos a medida que va aumentado la edad de los grupos formados para este propósito aumenta también el tiempo de permanencia en la presente y en las anteriores organizaciones. Pero en los voluntarios ambientales y en la muestra total se encuentra que el tiempo de permanencia disminuye a partir de los 56 años. En los voluntarios ambientales se hace más evidente que la progresión en la permanencia en los grupos de edad tendría la forma de una "U" invertida (ver Tablas 2 y 3).

Para la muestra total, tras revisar los índices de Bonferroni comprobamos que las diferencias se concretan en el caso del tiempo en la presente organización, entre el grupo de 16-25 años y el 26-35 años (t=8,433 p<0,05)), entre el de 16-25 años y el de 36-55 años (t=8,456 p<0,01), y entre el de 26-35 años y el de 36-55 años (t=8,335 p<0,5). En el caso del tiempo previo, entre el grupo de edad de 16-25 años y el de 26-35 años (t=13,127 p<0,01) y entre el de 16-25 años y el de 36-55 años (t=13,348 p<0,01) (ver Tabla 6).

Para los voluntarios ambientales las diferencias se concretan entre el grupo de 16-25 años y el de 26-35 años (t=0,670 p<0,01) y entre el de 16-25 y el de 36-55 (t=0,700 p<0,05) en el tiempo de permanencia en la presente organización, y entre el grupo de 16-25 años y el de 36-55 años (t=14,504 p<0,01), y entre el de 26-35 y el de 36-55 (t=11,690 p<0,01) en el tiempo de permanencia previo. Por último, para los voluntarios socioasistenciales, las diferencias se encuentran con relación al tiempo en la presente organización entre el de 16-25 años y el de 36-55 (t=6,317 p<0,01) y entre el de 16-25 y el de más de 56 años (t=7,318 p<0,01), y con relación al tiempo previo entre el grupo de 16-25 años y el de 36-55 años (t=12,465 p<0,05). Como puede comprobarse, las diferencias significativas se hallan fundamentalmente entre los primeros grupos de edad (ver Tabla 6).

No se encuentran diferencias significativas en función del nivel de estudios en ningún caso, ni siquiera controlando el efecto covariante de la edad. En cambio, con relación a la situación laboral, se hallan diferencias significativas en el tiempo previo y en el tiempo en la presente organización para la muestra total (F(4,178)= 3,559 p<0,01 y F(4,338)=7,411 p<0,01, respectivamente). Para los voluntarios socioasistenciales una vez controlado el efecto de la edad las diferencias inicialmente halladas no se mantienen en ningún caso, lo mismo ocurre con los voluntarios ambientales (ver Tablas 4 y 5).

Una vez revisados los índices de Bonferroni, las diferencias se concretan para la muestra total entre empleados a tiempo completo y estudiantes (t=13,025 p<0,01) en el tiempo previo, y entre empleados a jornada completa y desempleados (t=9,258 p<0,01) y entre empleados a jornada completa y estudiantes (t=8,284 p<0,01) en el tiempo en la presente organización. Los empleados a jornada completa y los jubilados son los que presentan mayores índices de permanencia, a excepción del voluntariado ambiental, que aunque las diferencias no son significativas, es dónde son los empleados a jornada completa y a jornada parcial los que presentan mayor permanencia. Finalmente, los estudiantes son en todos los casos los que continúan en menor medida (ver Tablas 3, 4 y 6).

En cuanto al estado civil, inicialmente en todos los casos se encuentran diferencias significativas, pero cuando se controla el efecto de la edad los resultados cambian. Para la muestra total y respecto al tiempo previo (F(3,179)=4,262 p<0,01) y al tiempo en la presente organización (F(3,339)=4,448 p<0,01) las diferencias se concretan entre solteros y casados en los dos casos (t=10,347 p<0,01 y t=6,912 p<0,01, respectivamente). En los voluntarios ambientales (F(3,86)=5,011 p<0,01 y F(3,145)=3,798 p<0,05) ocurre de la misma forma, las diferencias se concretan entre solteros y casados en los dos casos (t=16,278 p<0,01 y t=13,068 p<0,01), pero la significación de las mismas en la permanencia en la presente organización se reduce una vez que se controla el efecto de la edad. Por ultimo, en los voluntarios socioasistenciales la significación de las diferencias halladas inicialmente deja de hallarse una vez que se controla el efecto de la edad. En todos los casos son los voluntarios casados los que permanecen durante más tiempo (ver Tablas 3, 4 y 6).

Con relación a las actitudes religiosas, solamente una vez controlado el efecto de la edad se encuentran diferencias significativas tanto en el tiempo previo (F(3,179)= 2,715 p<0,05) como en el tiempo en la presente organización (F(3,339)=3,178 p<0,05) en la muestra total. En la muestra de voluntarios socioasistenciales la significación de las diferencias hallada inicialmente desaparece cuando se controla el efecto de la edad en el tiempo de permanencia en la presente organización, pero se mantiene en el tiempo previo (F(3,90)=3,160 p<0,05), aunque su significación disminuye. Para los voluntarios socioasistenciales estas diferencias se concretan entre creyente practicante y agnóstico (t=15,898 p<0,05), son los creyentes practicantes los que permanecen durante más tiempo. En cambio, para la muestra total y para la muestra de voluntarios ambientales, aunque en este último caso las diferencias no son significativas, son en general en primer lugar los voluntarios ateos y en segundo lugar los agnósticos los que presentan mayor permanencia tanto en organizaciones previas como en la presente ONG (ver Tablas 3, 4 y 6).

Respecto a la ideología política no se encuentran diferencias significativas en ningún caso, a excepción de los voluntarios socioasistenciales en el análisis del tiempo en la presente organización una vez controlado el efecto de la edad (F(4,190)=2,875 p<0,05). En general, se encuentra que suelen permanecer durante más tiempo son los de izquierdas, además podría identificarse una distribución de la permanencia en forma de "U", ya que los mayores niveles de permanencia se encontrarían en la mayor parte de los casos en los voluntarios de izquierda e izquierda moderada fundamentalmente, seguidos de los de derecha, y los niveles se reducirían en el caso de los que se declaran de centro y de derecha moderada (ver Tablas 3, 4 y 6).

Por ultimo, en cuanto a los ingresos económicos estas diferencias únicamente se hallan en el tiempo de permanencia en la presente organización para la muestra total (F (7,335)=3,083 p<0,01) y para los voluntarios socioasistenciales (F (7,187)=2,605 p<0,05). Aunque en el caso de la muestra total estas diferencias no se mantienen cuando se revisan los estadísticos de Bonferroni. En cambio, para la muestra de voluntarios socioasistenciales las diferencias se encuentran entre el grupo de 601,02-901,52 y 1202,03-1652,78 (t=12,865 p<0,05), y el grupo de 1202,03-1652,78 y más de 2704,55 euros (t=11,018 p<0,05). En las diferencias encontradas, a excepción de la descrita en tercer lugar, se halla que a mayor nivel de ingresos mayor tiempo de permanencia (ver Tablas 3, 4 y 6). El control del efecto covariante de la edad en este caso no cambia la significación de las diferencias halladas.

DISCUSIÓN

En general los resultados indican que se encuentran diferencias significativas en la permanencia de los voluntarios en función de ciertas variables sociodemográficas, y que la edad ejerce una influencia relevante sobre la relación existente entre algunas de estas variables y la permanencia de los voluntarios.

En la mayor parte de los casos se comprueba que a medida que aumenta la edad de los voluntarios también aumenta el tiempo de permanencia. Pero en el caso de los voluntarios ambientales y en el caso de la muestra total, por su composición en parte de voluntarios ambientales, se encuentra que esta progresión parece adoptar la forma de una "U" invertida. En la misma línea, los resultados de la investigación de Knapp et al. (1996) sobre la relación entre participación voluntaria y edad muestran también una forma de "U" invertida que puede modificarse en último caso en función del tipo de participación voluntaria. El hecho de que a mayor edad se reduzca la permanencia puede explicarse porque el voluntariado ambiental como tal es un tipo de voluntariado de reciente reconocimiento y que ha venido desarrollándose sólo en las últimas décadas de manera más organizada, por lo que sería difícil encontrar personas de edad avanzada con altos niveles de permanencia en el desarrollo de estas actividades. Por último, las diferencias significativas de permanencia generalmente se encuentran entre los primeros grupos de edad. Quizás debido a que el tiempo de participación en esos periodos de edad guarda una relación mucho más estrecha con la edad de los voluntarios: a menos vida vivida menos tiempo para haber dedicado al desarrollo de ciertas actividades, como el voluntariado.

En cuanto al género, los varones prácticamente en todos los casos presentan mayores niveles de permanencia y cuando no es así, las diferencias no son significativas. Además, no parecen encontrarse grandes discrepancias en función del tipo de actividad voluntaria desarrollada, a pesar de que en la muestra de voluntarios socioasistenciales predominan las mujeres. El control de la edad como variable covariante, muestra que no existen diferencias significativas entre mujeres y varones en la muestra de voluntarios socioasistenciales. Estos resultados serían en términos generales coherentes con la propuesta de la Teoría del Estatus Dominante.

Con relación al nivel de estudios, a pesar de que las investigaciones la presentaban como una de las variables sociodemográficas más relacionadas con la permanencia del voluntariado, en este estudio no parece hallarse ninguna relación entre esta variable y la permanencia en ningún caso. Pero el hecho de que no se encuentren diferencias significativas puede deberse a un posible "efecto techo", ya que los voluntarios de las muestras estudiadas presentan altos niveles educativos por lo que la variable en cuestión difícilmente podría permitir hacer discriminaciones significativas en la permanencia. La homogeneidad de los voluntarios de la muestra en esta variable ha reducido su impacto.

Respecto a la situación laboral, se encuentran diferencias significativas únicamente para la muestra total de voluntarios, pero no para las submuestras una vez controlado el efecto de la edad. A pesar de ello, en la mayor parte de los casos son los empleados a jornada completa y los jubilados los que presentan mayores índices de permanencia, y son los estudiantes los que continúan en menor medida. Estos resultados también podrían arrojar luz sobre el papel de la disponibilidad de tiempo en el desarrollo del voluntariado, de esta forma, los resultados encontrados podrían ir en la línea de los hallados por Unger (1991), que encuentra que el voluntariado parece independiente del tiempo disponible.

Por otro lado, con relación también a la situación laboral, la menor permanencia de los estudiantes podría explicarse en mayor medida por la edad de los mismos y no tanto por su situación laboral, ya que como se introducía previamente a menor edad necesariamente menor tiempo transcurrido que pueda ser invertido en voluntariado. De la misma forma, también la edad podría explicar la mayor permanencia de los jubilados.

Por otro lado, en el caso de los jubilados, el voluntariado puede percibirse como una actividad alternativa al trabajo remunerado que anteriormente ocupaba su tiempo. Mediante el desarrollo de este tipo de actividades estas personas pueden obtener ciertos beneficios, como el establecimiento de relaciones sociales, que previamente eran formadas y mantenidas a través de la actividad laboral, por ejemplo. En el caso de los estudiantes, es de esperar que la falta de estabilidad laboral y personal, frecuentes en las edades asociadas a esa situación laboral, se traduzca en una inestabilidad en la permanencia en las ONGs.

En cuanto al estado civil, son en todos los casos los voluntarios casados los que permanecen durante mayor tiempo, aunque la significación de las diferencias halladas cambia cuando se controla el efecto de la edad dependiendo no sólo del tipo de voluntariado, sino también del tiempo de permanencia analizado. La mayor permanencia de los casados es más llamativa si tenemos en cuenta el hecho de que en las muestras predominan los voluntarios solteros. Esto muestra que a pesar de que son muchos los voluntarios solteros que inician un voluntariado, pocos son los que continúan con el mismo. En cualquier caso, los resultados hallados son coherentes con las propuestas de la Teoría del Estatus Dominante y la Teoría de la Inversión Personal. Pero hay que tener en cuenta que el efecto del estado civil sobre el voluntariado parece ser contingente con una serie de factores y también varía con el curso de la vida (Wilson, 2000).

Respecto a las actitudes religiosas, lo más destacable es la coherencia obtenida entre participación y permanencia, a diferencia de lo que ocurría con el estado civil. En el caso de los voluntarios socioasistenciales, la mayor parte los mismos se declaran creyentes y son precisamente estos voluntarios los que presentan una mayor permanencia. Por el contrario, tanto en el caso de la muestra total como en el caso de la muestra de voluntarios ambientales, son los voluntarios agnósticos y ateos los que presentan mayores niveles de permanencia. Respecto a los voluntarios ambientales se encuentra también que predominan los voluntarios que se consideran no creyentes. Los resultados encontrados muestran también que el control de la edad produce una alteración evidente en la significación de las diferencias existentes.

Finalmente, en relación con los resultados obtenidos respecto a la ideología política y al nivel de ingresos se deben interpretar con cierta prudencia, ya que la tasa de respuesta de los sujetos cuando se les solicitaba este tipo de información era reducida.

En el caso de la ideología política, únicamente se encuentran diferencias significativas en los voluntarios socioasistenciales una vez controlado el efecto de la edad cuando se analiza la permanencia en la organización actual, pero la tendencia general es que los voluntarios de izquierdas permanecen durante más tiempo y la distribución de la permanencia parece seguir la forma de una "U". En el caso de los ingresos económicos, es difícil encontrar una progresión lineal entre esta variable y el tiempo de permanencia, en algunos casos parece hallarse una relación en forma de "U" invertida, donde las personas con menores y mayores ingresos presentarían menores índices de permanencia.

Como puede comprobarse, algunos de los resultados encontrados van en la línea de los ya comentados en la introducción pero otros no. En este sentido, las variables que habían recibido un mayor apoyo empírico en investigaciones previas no parecen presentar la misma relevancia en el presente estudio: ni el nivel de estudios ni el nivel de ingresos económicos parecen tener relación con la permanencia, aunque estos resultados podrían explicarse en función de las razones ya apuntadas para cada caso.

El control de la edad, como variable covariante en los análisis realizados muestra el importante papel de esta variable a la hora de explicar las relaciones entre el resto de las variables sociodemográficas y la permanencia. Como ha podido comprobarse, la significación de ciertas diferencias halladas respecto al sexo, la situación laboral, el estado civil, la ideología política y la religión cambiaba cuando se controlaba el efecto de la edad.

No debemos olvidar que los resultados hallados se obtuvieron tras evaluar la permanencia de dos formas diferentes: a través de una estimación personal sobre el tiempo que habían colaborado previamente en otras organizaciones y a través de la suma del tiempo que llevaban como voluntarios en el momento de la medida de las variables sociodemográficas en la organización concreta en la que se encontraban y el tiempo de permanencia en dicha organización durante un seguimiento de 12 meses. En ambos casos los resultados obtenidos van en la misma línea.

Desde nuestro punto de vista, lo más destacable de los resultados alcanzados, a parte del papel modulador de la edad, son las tendencias encontradas en la permanencia en función de las variables sociodemográficas: los voluntarios varones, de edad media, empleados a jornada completa y casados tienden a permanecer durante más tiempo en las organizaciones estudiadas. Los datos indican que en general estas tendencias son las mismas para los dos tipos de voluntariado estudiados, aunque puedan encontrarse diferencias concretas entre voluntarios ambientales y socioasistenciales. Como se ha comentado anteriormente, la relación entre la edad y la permanencia parece ser positiva y lineal en los voluntarios socioasistenciales, a diferencia de los voluntarios ambientales, donde la relación tiene la forma de una "U" invertida. En los voluntarios socioasistenciales presentan mayores niveles de permanencia los jubilados y los voluntarios a jornada completa, en cambio en los ambientales son los voluntarios a jornada parcial y a jornada completa los que presentan mayor permanencia.

A pesar de que los resultados aquí presentados deben considerarse como orientativos, ya que las muestras estudiadas no son representativas de las diferentes poblaciones de voluntarios objeto de interés, éstos pueden ser de utilidad a la hora de desarrollar campañas de captación por parte de las organizaciones de voluntariado. En dichas campañas las organizaciones deberían tener presente no sólo las tendencias generales a las que antes aludíamos sino también las peculiaridades que cada tipo de voluntariado posee y que esta investigación también ha intentado mostrar.

BIBLIOGRAFÍA

Amar, S.E. (2002). The role of communitarianism, altruism, egoism, social exchange, and reward in continual volunteerism. Dissertation Abstracts International Section A: Humanities and Social Sciences, 62 (9-A), 3179.

Babchuk, N. y Gordon, C.W. (1962). The voluntary association in the slum. Lincoln, NB: University of Nebraska.

Black, B. y Kovacs, P.J. (1999). Aged-related variation in roles performed by hospice volunteers. The Journal of Applied Gerontology, 18 (4), 479-497.

Bronfenbrener, U. (1960). Personality and participation: The case of the vanishing variables. Journal of Social Issues, 16, 54-63.

Bruke, D.M. y Hall, M. (1986). Personality characteristics of volunteers in a companion for children program. Psychological Reports, 59, 819-825.

Cnaan, R. A. y Cascio, T. (1999). Performance and commitment: issue in mamnagement of volunteers in human service organizations. Journal of Social Service Research, 24 (3-4), 1-37.

Florin, P.K., Jones, E., y Wandersman, A. (1986). Black participation in voluntary associations. Journal of Voluntary Action Research, 15 (1), 65-86.

Knapp, M., Koutsogeorgopoulou, V. y Smith, D.J. (1996). Volunteer participation in community care. Policy and Politics, 24 (2), 171-192.

Kuehne, V.S. y Sears, H.A. (1993). Beyond the call of duty: Older volunteers committed to children and families. Journal of Applied Gerontology, 12 (4), 425-438.

Lammers, J. (1991). Attitudes, motives and demographic predictors of volunteer commitment and service duration. Journal of Social Service Research, 14 (3-4), 125-140.

Lemon, M., Paisleys, B.J. y Jacobson, P.E. (1972). Dominant statuses and involvement in formal voluntary associations. Journal of Voluntary Action Research, 1 (2), 30-42.

Omoto, A. M. y Snyder, M. (1995). Sustained helping without obligation: motivation, longevity of service, and perceived attitude change among AIDS volunteers. Journal of Personality and Social Psychology, 68 (4), 671-686.

Pancer, S. y Pratt, M. (1999). Social and family determinants of community service involvement in Canadian youth. En M. Yates y J. Youniss (Eds.). Roots of Civic Identity: International Perspectives on community Service and Activism in Youth (pp.32-55). Cambridge: Cambridge University Press.

Penner, L.A. (2002). Dispositional and organizational influences on sustained volunteerism: An interactionist perspective. Journal of Social Issues, 58 (3), 447-467.

Penner, L.A. y Finkelstein, M.A. (1998). Dispositional and structural determinants of volunteerism. Journal of Personality and Social Psychology, 74 (2), 525-537.

Rohs, F.R. (1986). Social background, personality, and attitudinal factors influencing the decisión to volunteer and level of involvement among adult 4-H leaders. Journal of Voluntary Action Research, 15 (1), 87-99.

Smith, D.H. (1983). Synanthrometrics: On progress in the development of a general theory of voluntary action and citizen participation. En D.H. Smith, J.V. Til y otros (Eds.). international perspectives on voluntary actino research. Washington, DC.: University Press of America.

Smith, D.H. (1994). Determinants of voluntary association participation and volunteering: a literature review. Nonprofit and Voluntary Sector Quarterly, 23 (3), 243-263.

Spitz, R.T. y MacKinnon, J.R. (1993). Predicting success in volunteer community service. Psychological Reports, 73 (3), 815-818.

Unger, L.S. (1991). Altruism as a motivation to volunteer. Journal of Economic Psychology, 12, 71-100.

Vecina, M.L. (2001). Factores psicosociales que influyen en la permanencia del voluntariado. Tesis doctoral no publicada, Universidad Complutense de Madrid.

Wandersman, A., Florin, P., Friedmann, R.R. y Meier, R. (1987). Who participates, who does not participe, and why? Participation in block and neigborhood organizations in the United States and Israel. Sociological Forum, 2, 534-555.

Wilson, J. (2000). Volunteering. Annual Review of Sociology, 26, 215-240.

Material adicional / Suplementary material

Tabla 1. Características sociodemográficas de los voluntarios que participaron en el seguimiento y de los voluntarios que habían colaborado previamente con otras organizaciones.

Tabla 1. Características sociodemográficas de los voluntarios que participaron en el seguimiento y de los voluntarios que habían colaborado previamente con otras organizaciones.

Tabla 2. Estadísticos descriptivos del tiempo total de permanencia en la organización para cada  variable evaluada en función del tipo de voluntariado.

Tabla 2. Estadísticos descriptivos del tiempo total de permanencia en la organización para cada variable evaluada en función del tipo de voluntariado.

Tabla 3. Estadísticos descriptivos del tiempo de permanencia previo en otras organizaciones para cada variable evaluada en función del tipo de voluntariado.

Tabla 3. Estadísticos descriptivos del tiempo de permanencia previo en otras organizaciones para cada variable evaluada en función del tipo de voluntariado.

Tabla 4. Resultados de los ANOVA´s y ANCOVA´s para el tiempo total de permanencia en la organización.

Tabla 4. Resultados de los ANOVA´s y ANCOVA´s para el tiempo total de permanencia en la organización.

Tabla 5. Resultados de los ANOVA´s y ANCOVA´s para el tiempo previo en organizaciones anteriores.

Tabla 5. Resultados de los ANOVA´s y ANCOVA´s para el tiempo previo en organizaciones anteriores.

Tabla 6. Descripción de las diferencias significativas entre grupos encontradas.

Tabla 6. Descripción de las diferencias significativas entre grupos encontradas.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es