INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1982. Vol. (4-5).




EL PSICÓLOGO Y LA ESCUELA

La Junta de Gobierno

La actuación del psicólogo debe encaminarse a intervenir en el ámbito escolar (profesores y alumnos) y en el ámbito comunitario (familia y comunidad) y no sólo limitarse al diagnóstico de posibles anomalías o problemas de aprendizaje.

La labor a desarrollar en su intervención debe ir encaminada a prevenir posibles situaciones de conflicto entre la escuela, la familia y el niño, de forma que evite aquéllas en las que se puede dificultar el aprendizaje; lo cual puede estar motivado por varias causas:

  • Los programas no se adaptan a las necesidades reales del niño.
  • El ambiente familiar puede entrar en conflicto con la necesidad de un equilibrio armónico personal del niño.
  • La escuela, como institución, puede estar demandando una socialización por medio de los profesores que nada o muy poco tengan que ver con la realidad ambiental del niño.

Se hace necesario, por tanto, que el psicólogo esté al tanto de la demanda que se hace al niño, del medio social, familiar y escolar en el que ha de darse el aprendizaje, y de qué tipo de servicios se le proporciona para la satisfacción de sus necesidades: afectividad; capacidad; nivel de desarrollo; adaptación; ocio; asistencia sanitaria y salud mental; etc.

Por tanto, los niveles en los que el psicólogo debe situar su actuación profesional no se limitan sólo al niño mediante el tradicional modelo de diagnóstico y evaluación, sino que intervendrá igualmente con el profesorado y con la familia, como núcleos (o personas) que están incidiendo directamente en el proceso educativo del niño.

Por ello el psicólogo no sólo aplicará tests de inteligencia, aptitud, personalidad, actitudes, etc., como un fin en sí mismos, sino que estas técnicas las utilizará como medio de conocimiento de una realidad compleja. El test arroja unos datos, en muchas ocasiones ajenos al grupo social en el que se desenvuelve el niño al que se le aplica, y por lo tanto sus resultados deben ser cotejados con esos otros niveles ambientales para poder diagnosticar, calificar o evaluar un problema.

Pero a partir de ahí (y no sólo con los tests) el psicólogo deberá elaborar programas de enseñanza ajustados a las necesidades del niño, en función del resultado de analizar los otros niveles, integrando los datos y proponiendo a profesores y a padres unos programas de actuación conjunta, integrada y dirigida a transformar no sólo las conductas desadaptativas del niño, sino a modificar todo aquello que está impidiendo un desarrollo armónico y un aprendizaje adecuado de las habilidades sociales. Cualquier diagnóstico deberá integrar este análisis ambiental, social, familiar, etc.

No es adecuado el diagnóstico basado exclusivamente en datos numéricos que arrojan los baremos de las tablas de los tests, porque, en muchos casos, dichos baremos responden a una población distinta de la del niño examinado, y por lo tanto con unas condiciones socio-ambientales distintas.

Existen muchos errores de diagnóstico (y este es un dato negativo muy importante que puede producir una "marca" en el niño, en los padres, profesores, etc.), porque se basa sólo en la aplicación de una batería de tests que ni siquiera analiza el propio psicólogo, ya que existen casas expendedoras de tests que a su vez, poseen máquinas informáticas que resuelven la baremación en segundos y como resultado de unos datos numéricos se obtienen calificativos estandarizados.

Este sistema que inutiliza la labor que un psicólogo (dentro de un equipo multiprofesional que se plantee todos los aspectos apuntados más arriba) está muy extendido entre los Colegios. Como resultado de ello, en el boletín de notas mensuales o anuales aparecerán unos datos que sirven para justificar unos cobros extras a los padres.

La utilización de la Psicología como un lujo por determinados Centros privados también es analizable desde este punto de vista: mientras el Ministerio correspondiente no dota a los Centros estatales de los servicios psicopedagógicos debidos, algunos Colegios privados entre sus servicios anunciará la Psicología, con lo cual se convierte en un lujo y no en un servicio público.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es