INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1992. Vol. (54).




PSICOLOGÍA DEL DEPORTE: LA MARGINALIDAD DE UNA DISCIPLINA

ENRIQUE J. GARCÉS DE LOS FAYOS RUIZ.

Psicólogo de la Escuela de Tenis del Olimpic Club de Murcia

En primer lugar, debemos felicitarnos por la iniciativa llevada a cabo por nuestro Colegio en un intento por mostrar a sus colegiados cuál es la realidad existente en su ámbito de trabajo. La aportación de datos ofrecidos desde diversas perspectivas (porcentajes de psicólogos en cada disciplina, actividad principal y secundaria del psicólogo dentro de la Psicología, confluencia de datos tipo edad, promoción, etc.... en relación a una sola o a varias actividades en el marco de la Psicología ...) obliga a que todos los psicólogos reflexionemos sobre nuestro presente y, fundamentalmente, sobre nuestro futuro como profesionales que «luchamos» en cada una de nuestras áreas en busca de una estabilidad no sólo laboral, sino también social (el encuadre adecuado de la Psicología en el seno de la sociedad en la que nos desenvolvemos). Pero también se hace necesario reflexionar como responsables de ofrecer a los futuros psicólogos una Psicología cada vez más asentada, y para ello es condición previa el análisis profundo de nuestra Psicología. Por todo lo anterior debemos igualmente congratularnos de que el autor, Ricardo Díaz, y el director, Ismael Quintanilla, realizaran un manejo tan exhaustivo y objetivo de los datos ofrecidos.

Una vez hecha la anterior precisión debo intentar reflexionar acerca del área en la que trabajo: Psicología del Deporte. Area que, como ya quedó de manifiesto en el estudio, arroja resultados de auténtica marginalidad -señalo a modo de recuerdo algunos de los más significativos-:

- Menos del 5 por 100 de los psicólogos tienen la Psicología del Deporte como área de su intervención principal en su actuación profesional.

- El 6,3 por 100 de los psicólogos tienen la investigación -en cualquier disciplina- como intervención príncipe en su actuación profesional.

- El 2,6 por 100 de los psicólogos que trabajan en otro área de forma prioritaria 10 han hecho o lo hacen en Psicología del Deporte.

- De los psicólogos que tienen otro área como principal los que más han trabajado en Psicología del Deporte son los dedicados a la docencia e investigación: un 8,7 por 100.

- Los psicólogos que se dedican a la Psicología Deportiva de forma secundaria solamente superan en número a los que también de forma secundaria se dedican a la Psicología Ambiental.

En definitiva, sí que somos pocos; la mayor parte de los que nos dedicamos a este campo lo hacemos de forma secundaria y hoy por hoy es poco reconocida nuestra labor. Sin embargo, cuando hablo de marginalidad me refiero no a la soledad, sino al abandono. Abandono que queda de manifiesto en el poco apoyo que recibirnos por parte de las asociaciones de sicólogos más importantes, que apenas introducen la Psicología del Deporte en sus congresos o publicaciones; y del COP, que nunca ha mostrado un interés especial en dicha disciplina, a pesar de que ya contamos con algunas subvocalías. Sin duda, esto no es una responsabilidad exclusiva de Asociaciones y COP, sino también de los psicólogos que rara vez escogemos el deporte como ámbito en el que aplicar nuestros conocimientos. Pero sí debería ser motivo de interés y análisis las grandes dificultades que el psicólogo deportivo se encuentra cuando desarrolla su trabajo:

- Importante porcentaje de economía sumergida en este área.

- Falta de formación adecuada al trabajo aplicado.

- Poca coordinación entre los psicólogos dedicados al deporte.

- Falta de vehículos de comunicación entre los psicólogos deportivos.

Esto que es una realidad incuestionable se da justamente en un momento que debería ser ideal para el espaldarazo necesario de la disciplina: una Olimpiada recién acabada en la que se ha hablado mucho de Psicología del Deporte y unos pocos psicólogos que con su trabajo excelente en varios deportes han provocado que el psicólogo del deporte se haya popularizado. Y esto último no es una casualidad, muy al contrario, es el resultado del trabajo silencioso que todos los psicólogos deportivos realzamos cotidianamente y que apunta a un auge sostenido. Esta expectativa esperanzadora se puede contrastar en el hecho de que cada vez más entidades deportivas y deportistas demandan un psicólogo deportivo, pero para que no se quede tan sólo en una expectativa necesitamos el apoyo de Asociaciones y del COP, pero también que nosotros tengamos cada vez más claro que necesitamos una imagen propia que configure un estilo de trabajo y de investigación no plagiado de otras áreas (Clínica, Social e Industrial, básicamente), sino originada en nuestro ámbito que sí bien puede ser ayudada por las anteriores, necesita además el apoyo de otras como el marketing o consultaría de procesos. Si comprendemos que nuestro trabajo no se agota en el entrenamiento mental y el apoyo psicológico (el grueso de nuestro trabajo) y que vías como la asesoría deportiva o el consulting deportivo están aún muy verdes y necesitamos potenciarlas más, estaremos aceptando que el futuro perfil del psicólogo deportivo es algo más complejo que el simple «aliento de apoyo» al deportista.

Si volvemos otra vez sobre los pocos datos referidos a la Psicología del Deporte que se aportan en el estudio de «Papeles» y reflexionamos sobre las expectativas que podemos tener, comprenderemos que en algún lugar falta continuidad. ¿Es el COP con nuestro apoyo quien puede resolver esta duda? Cuando tengamos la respuesta podremos plantearnos por qué somos capaces de tragar un engendro como eso llamado Psicopedagogía y, en cambio, nosotros no podemos disponer de una asignatura de Psicología del Deporte. Este área, como otras que también se desarrollan en la marginalidad, está condenada a ser tomada en serio cuando la demanda supere la oferta y, como ha pasado en otras ocasiones, tengamos que ofrecer un servicio deficiente.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es