INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1982. Vol. (4-5).




EL ASISTENTE SOCIAL EN EL EQUIPO

Amparo Ferrer y María Ángeles Echanove

Profesora de la Escuela de asistentes sociales y asistentes sociales.

La profesión de asistente social está muy difusa y muy deteriorada; existe un gran desconocimiento acerca de la profesión desde los orígenes de la misma.

A finales del siglo XIX con la revolución industrial, en Inglaterra, las clases obreras, la miseria social y la explotación del hombre por el hombre, hacen crear la conciencia del proletariado y una tendencia a la defensa común aún con muy pocos medios; con lo cual el capitalismo empieza a pensar en unos profesionales que podían paliar ciertas situaciones de extrema miseria, siempre y cuando sirviera esto a la clase dominante.

De lo anterior, surgen unas organizaciones de caridad, sobre todo en Inglaterra, donde se empieza a gestar la nueva profesión siendo las mujeres las que iniciaron este tipo de actividades. Las asistentes sociales casi siempre eran mujeres y aún puedo acordarme por sus nombres de los hombres que son asistentes sociales en España.

El caso español, y los orígenes del mismo lo encontramos en San Sebastián en el año 36, en donde parece ser que se constituyó la primera escuela de asistentes sociales. Al cabo de los años empieza a crearse un cuerpo de profesionales con unos requisitos menos exigentes que los que actualmente tiene. En el año 1972 en el Segundo Congreso Nacional de Asistentes Sociales, un grupo de profesionales expuso un comunicado en que se delimita la profesionalidad del asistente social en relación a todo aquello social que se relaciona con la tarea específica de esta profesión. En 1977 en el Congreso de Pamplona, se habló de la importancia del asistente social, pero se nos encasilló porque no interesaba que adquiriéramos un estatus profesional ya que se nos relacionaba de alguna forma con grupos clandestinos.

Es de todos modos en el Congreso de Pamplona en donde se empieza a pensar en la función básica del asistente social. En un equipo multiprofesional en el que intervengan A.T.S., médicos, psicólogos y profesionales afines, el asistente social, aporta un marcos social.

Con respecto a las minusvalías, se decía ya desde hace muchos años que los asistentes sociales tienen una labor importantes a desarrollar en relación a todo aquello social que circunda al disminuido, pongamos por caso a los deficientes mentales. El punto específico del trabajador social es incidir y actuar en los aspectos sociales que acompañan siempre a cualquier otro enfoque ya sea médico, pedagógico, psicológico, etc. A los asistentes sociales se nos debe exigir, una alta especialización en el conocimiento de las interacciones entre el fenómeno de la subnormalidad y otros fenómenos o procesos sociales, económicos, políticos y todo esto con vistas a la modificación social, es decir a que las cosas sean vistas de otro modo.

Si la deficiencia mental se halla encerrada bajo las siete llaves de la fatalidad, los asistentes sociales nos encontraremos limitados a ser simples gestores de becas, -cuyo planteamiento no contribuye precisamente a dignificar al hombre- y a agentes de colocación escolar, hospitalaria o laboral, para las familias con hijos subdotados.

Si los asistentes sociales nos dedicamos a romper barreras y condicionantes, nuestra función dentro del equipo multiprofesional, puede ser dirigida al conocimiento de las familias, pero también al conocimiento de ciertos engarces de organismos públicos paraestatales o estatales, con lo cual conociendo su funcionamiento, podemos aportar una serie de datos de todo tipo a las familias y a los profesionales.

Una experiencia personal

Pertenezco a un equipo multiprofesional; estamos ubicados en San Blas, este equipo depende del Instituto Nacional de Educación Especial.

El equipo está formado, por cuatro psicólogos, tres pedagogos y dos asistentes sociales, uno de los miembros hace de coordinador.

Voy a explicar brevemente cuáles son los objetivos del equipo: el objetivo último es la integración total del niño, tanto en el colegio como en la familia y en el barrio. Para ello trabajamos los profesores con la familia, creamos un programa del desarrollo individual con unas orientaciones que el equipo determina para cada niño; no nos limitamos a diagnosticar, sino que seguimos los casos de cada niño. Para nosotros el fundamento de la multiprofesionalidad está en que nosotros vemos al niño globalmente sin hacer compartimentos estancos. El niño tiene unas dificultades pedagógicas que no están aisladas de las psicológicas y que, casi todas ellas, se originan en el medio social donde vive, aunque haya muchas de origen orgánico.

Llevamos un trabajando, estamos todavía en la fase experimental, el trabajo se evalúa constantemente y por tanto se replantea.

Hemos visto que era fundamental la cohesión del grupo; hay dos aspectos del equipo que se han tenido muy en cuenta a lo largo de este año: las relaciones interprofesionales dentro del grupo y la síntesis multiprofesional.

Es imprescindible delimitar competencias en el equipo, pero no de modo rígido; habrá cosas que puede hacer el psicólogo y que nunca las podremos hacer otros técnicos del equipo; pero hay muchos aspectos que en determinados momentos los puede hacer cualquier miembro del equipo. De todas maneras las decisiones se toman en conjunto, no hay nadie que tome una decisión individual y que se lleve a cabo sino está aprobada por el resto del equipo.

Es muy importante cuidar las relaciones interpersonales; el sujeto de nuestro trabajo es el niño, y cuanto mayor cohesión haya entre los profesionales mayor va a ser el beneficio que va a recibir ese niño. Es muy difícil que si no existe un mínimo de relaciones interprofesionales medianamente aceptables se puede llevar a cabo este trabajo de forma adecuada. Esta relación la hemos alcanzado con un nivel óptimo.

Por otro lado, como decíamos antes es de suma importancia la síntesis multiprofesional. Aunque nosotros trabajamos mucho en los colegios y con un número muy grande de niños, jamás se pasan pruebas colectivas: cada niño, es visto por un psicólogo, por un pedagogo; del mismo modo la familia es vista por un asistente social. Después de hechas las pruebas por cada profesional en su campo, nos reunimos los profesionales que han visto al niño y a tenor de los datos que aporta cada profesional se decide qué es lo que se va hacer con ese niño, cuáles son las orientaciones pertinentes, quién va hablar con los profesores y cómo se va hacer todo esto. Estas aportaciones múltiples enriquecen a todos los profesionales.

Ahora os voy a contar lo que hace la asistente social. Entrevistamos a las familias y nos ocupamos de todo el entorno social del niño; no sólo hacemos una recogida de datos, si no de cómo incide el ambiente familiar en el niño; detectamos aquellas familias que por sus condiciones pueden colaborar, ya que vemos familias que se mueven en un nivel de supervivencia y a éstas es muy difícil involucrarlas en el proceso de educación para saber qué tienen que hacer con el niño. A las familias que se las puede involucrar en el programa, les damos orientaciones a seguir y hacemos el seguimiento de estas familias mediante entrevistas periódicas y vemos cómo están realizando las acciones que tenían que desarrollar. Nosotras tenemos obligación de conocer todos los recursos que existen en la sociedad; pero también hay padres a los que no les damos todo hecho y son ellos los que toman la iniciativa de buscar los recursos. Nosotros orientamos en este caso. Anterior a esto hemos realizado la entrevista de devolución a los padres, una vez que se ha decidido lo que le pasa al niño y qué hay que hacer con él.

El equipo va funcionando gracias a la mentalidad abierta -experimental- y aportándonos los conocimientos unos a otros.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es