PAPELES DEL PSICÓLOGO Vol. 39-3 Septiembre - Diciembre 2018

R e v i s i ó n d e l i b r o PERDÓN Y SALUD. INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA DEL PERDÓN María Prieto Ursúa Madrid: U.P. Comillas, 2017 José García de Castro Valdés Universidad Pontificia Comillas Se trata de una de las experiencias más profundamente humanas ya sea personal, interpersonal o social: la ofensa y, en su caso, el perdón y la reconciliación. Desde que el hombre comenzó a vivir en pequeños asentamientos de tribus, clanes o familias, aprender a gestionar bien las experiencias de ofender y sentirse ofendido, de perdonar y ser per- donado comenzó a ser de capital importancia para sostener la calidad de vida en la comunidad. Es muy difícil, si no imposible, permanecer largo tiempo en un grupo humano (sea de la naturaleza que sea) y no experimentar el conflicto. La Profesora María Prieto Ursúa (Universidad P. Comillas de Madrid) lleva muchos años investigando científicamente la experiencia del per- dón desde la perspectiva psicológica. Fruto de estos años es Perdón y salud . Estamos, sin duda, ante un pequeño-gran libro. En 189 densas páginas, la autora ofrece una panorámica general acerca de los prin- cipales elementos de que consta este complejo y profundo concepto de perdón . La estructura del libro desvela diáfanamente a lo largo de sus ocho capítulos. “¿Qué es el perdón?” (19-31) da cuenta de la riqueza del término que tenemos sobre la mesa. El perdón se manifiesta en tres di- versos niveles: emocional, racional, comportamental. Puede manifestar- se en dos dimensiones, negativa y positiva; es un derecho y se construye como proceso. En cuanto a sus diversas maneras de histori- zarse, podemos hablar de perdón unilateral, perdón silencioso, perdón hiperbólico, perdón humanitario, perdón directo, perdón vacío, per- dón negociado, perdón condicional, perdón diádico; perdón de ven- ganza, restitucional, de expectación, perdón como armonía social, o como acto de amor. La autora no se olvida del novedoso concepto “perdón a uno mismo” y se pregunta: ¿es posible “perdonar a las cir- cunstancias”? En “¿Qué no es el perdón?” (33-43), María Prieto analiza el riesgo de intentar reconciliar situaciones a través de procesos erróneos de perdón (“falso perdón o pseudoperdón”), ya sea por ignorancia, o porque se plantean de manera precipitada o por no estar construidos desde una intención de verdad y honestidad. Este capítulo aborda la adecuada relación que ha de darse entre “perdón y justicia”, “perdón y absolución”, “perdón y restauración de la identidad” o entre “perdón y memoria”, que viene a resituar el conocido dicho popular “perdono pero no olvido” (41-42). Analizado seriamente el concepto, se aborda ahora la manera de llevarlo a cabo: ¿Qué es lo que facilita el perdón? (45-63). Desde la perspectiva del ofensor y de la víctima se exponen las numerosas va- riables (actitudes, deseos y acciones) que favorecen una experiencia de perdón auténtico: tipo de ofensa y su gravedad, la intensidad del daño causado, tipo de relación que exista entre víctima y ofensor. De entre las diversas actitudes y comportamientos que pueda revelar el agresor, destaca la importancia y trascendencia en el proceso sincero y honesto de “pedir disculpas” (51-54), que ha de dejar entrever signos que apunten hacia la reconstrucción auténtica de la relación. La petición de disculpas genera en las víctimas empatía e inclinación al perdón. Pero hay más variables. Este capítulo analiza también cómo se experimenta el conflicto en función del sexo: ¿viven y sienten lo mismo los varones y las mujeres en un proceso de perdón? ¿qué sentimientos predominan más en unos y en otras? (56). La empatía y su relación con el perdón, la ruminación y la influencia de la espiritualidad y religiosidad (en es- pecial ¿qué imagen de Dios subyace?) son tres conceptos clave que María Prieto estudia con brevedad y profundidad para mejor com- prender un proceso de perdón y reconciliación. El corto capítulo 4 (65-72) presenta dos recientes modelos de inter- vención para facilitar el perdón. El de Worthington (2006) y el de En- rich and Fitzgibbons (2000). Prieto resume de manera clara y pedagógica las diversas fases que estos autores proponen para llevar a cabo un adecuado proceso de perdón con tantas variables sobre la mesa. El modelo de psicoeducación del primero queda recogido en el acrónimo REACH , que recoge las cinco fases del proceso: R ecall, E m- pathize, A ltruistic Gift, C ommitment and H old on. Uno de los capítulos, a mi modo de ver, más interesantes (73-86) es el que vincula el perdón con los efectos positivos en el organismo hu- mano, tanto en su nivel físico, como psíquico y espiritual: el perdón mejora la respuesta cardiovascular, la tensión, la presión sanguínea… el perdón es literalmente un “cambio de corazón” (74); el perdón me- jora la tensión muscular (músculo corrugador), el sistema inmune, el sueño y reduce el cansancio. Sus positivas consecuencias psicológicas son la reducción de estrés y la reducción de la ansiedad ante la vida y ante la muerte. Por el contrario, la falta de perdón puede aumentar la ansiedad, la amargura, la hostilidad y la tendencia a la depresión en varones y mujeres. ¿Y qué se puede decir del “perdón a uno mismo”? (87-97) ¿Es posible? ¿es conveniente en todo momento y circunstancias? ¿tiene algún riesgo? Es un concepto todavía poco estudiado y del que se va descubriendo que tiene también su “lado oscuro”, sus riesgos que pueden asociarlo al “falso perdón”. La muestra que se ofrece en 93-97 sobre el proceso del perdón a uno mismo en cuatro fases me parece una guía enormemente lúcida para adentrarse con garantías en este camino de “auto-perdón”: remodi- miento, responsabilidad, restauración y autoaceptación. El libro avanza a “golpe de pregunta”, y a la que responde el capítu- lo 7 (99-120) viene a demostrar el carácter científico de las investiga- ciones acerca del perdón: “¿es posible medir el perdón?” En poco más de 20 áridas y rigurosas páginas María Prieto presenta nada menos que 40 instrumentos de medición del perdón: perdón específico, dispo- sicional, perdón a uno mismo o en familia y en pareja. Para la autora es fundamental seguir estudiando estos modos de evaluación “para poder contar con un cuerpo de conocimientos, sólido, válido en el que fundamentar el trabajo psicológico sobre el perdón” (120). 238 Recibido: 5 abril 2018 - Aceptado: 31 mayo 2018 Correspondencia: José García de Castro Valdés. Universidad Pontificia Comillas. C/ Universidad de Comillas 3. 28049 Ma- drid. España. E-mail: josegc@comillas.edu Papeles del Psicólogo / Psychologist Papers, 2018. Vol. 39(3), pp. 238-239 http://www.papelesdelpsicologo.es http://www.psychologistpapers.com

RkJQdWJsaXNoZXIy NDY3NTY=