Regresar a la Portada
NÚMEROS ANTERIORES
BÚSQUEDA

Todas las palabras Alguna palabra

 
 
 
Febrero , nº 69 , 1998 Copyright 1998 © Papeles del Psicólogo
ISSN 0214 - 7823

HIPNOSIS CLÍNICA: UNA VISIÓN COGNITIVO-COMPORTAMENTAL

Antonio Capafons

Universidad de Valencia.

La hipnosis genera todavía rechazo entre los psicólogos, debido a los mitos que sobre ella circulan en ámbitos no especializados. siete mitos sobre la hipnosis son analizados, proporcionándose una visión alternativa más ajustada a la evidencia empírica aportada por la investigación en el campo. Se aportan, además, dos métodos de inducción hipnótica divergentes de los modos de hipnotizar popularizados por lo medios de comunicación y enraizados en los mitos expuestos. Tales métodos concatenan la práctica profesional del psicólogo con la investigación experimental sobre hipnosis, y aportan nuevas formas de intervención al bagaje de procedimientos del psicólogo.

Psychologists are still reluctant to the use of hypnosis as an intervention tool. This is due, mainly, to several myths about hypnosis, that up to now keep rooted in nonexpert groups. 7 myths about hypnosis are analyzed, and alternative and closer to empirical research views are offered. Two hypnotic induction methods are presented, too. These methods are divergent from the usual hypnotic induction methods popularized by mass media. Both methods link the psychologist professional tasks to experimental research outcomes on hypnosis. Therefore, new ways of psychological intervention are added to the psychologist intervention procedures pool.

[ Imprimir ]  

Correspondencia: Antonio Capafons. Universidad de Valencia. Facultad de Psicología. Avda. de Blasco Ibánez, 21. 46010 Valencia. España. E_Mail: capafons@correo.cop.es

Importancia de la hipnosis en las intervenciones cognitivo-comportamentales

Una amplia mayoría de los psicólogos que se orientan dentro de la perspectiva cognitivo-comportamental de los tratamientos psicológicos, desconocen la relevancia y uso de la hipnosis como ayuda para fomentar la eficacia de sus procedimientos. A pesar de que autores de tanto prestigio como Wolpe (1958), Goldfried (Goldfried & Davidson, 1976) o Kanfer (Kanfer & Goldstein, 1986) hayan defendido el uso de la hipnosis en la aplicación de los procedimientos de la Modificación de Conducta y la Terapia de Conducta, muchos profesionales ubicados en estas aproximaciones teóricas siguen rechazando a la hipnosis como herramienta terapéutica útil. Incluso los trabajos seminales de Kroger y Fezler (1976) y Lazarus (1973) han pasado desapercibidos para los pocos psicólogos cognitivo-comportamentales que sí han incorporado la hipnosis dentro de sus estrategias habituales.

Generalmente, ello se debe al profundo desconocimiento existente sobre el tema, lo que ha llevado a creer que la hipnosis sigue siendo un área de estudio acientífico, casi siempre ligada al psicoanálisis y a la charlatanería. Sin embargo, los trabajos de Kirsch y sus colaboradores (Kirsch, 1990; Kirsch, Montgomery & Sapirstein, 1995; Schoenberger, Kirsch, Gearan, Montgomery & Pastyrnak, 1994;), demuestran que la hipnosis, cuando se utiliza como adjunto a los tratamientos psicoanalíticos y cognitivo-comportamentales, mejora ostensiblemente sus resultados. Investigaciones realizadas en un contexto diferente, pero basándose asimismo en el uso de la sugestión, indican que ésta ayuda a mejorar la eficacia de los tratamientos comportamentales para la reducción de la grasa corporal y del hábito de fumar (Capafons, 1993, 1994; Capafons & Amigó, 1993b, 1995; Bayot, Capafons & Amigó, 1995; Casas & Capafons, 1996), siendo útil, asímismo, para la reducción del miedo a volar en avión (Capafons, Herrero, Sosa, Viña & Capafons, 1993). Todo ello no hace sino confirmar, a pesar de las reticencias planteadas por Spinhoven (1987), lo apuntado por Lazarus (1973) sobre la hipnosis, como una estrategia adjunta a los tratamientos psicológicos: ayuda enormemente a lograr mayores ganancias terapéuticas.

¿Qué es lo que dificulta, por lo tanto, un uso mayoritario de la hipnosis entre los psicólogos cognitivo-comportamentales? Probablemente, tal como comentábamos líneas arriba, el desconocimiento tanto de los aspectos sustantivos de la hipnosis, como de los aplicados. Mitos y creencias erróneas, fomentados y alimentados por programas de televisión, cine y literatura, se han consolidado de tal forma entre estudiosos y legos de la psicoterapia, que son pocos los que se interesan por la hipnosis desde una posición receptiva y libre de prejuicios. En la mayoría de las ocasiones, las personas que realizan cursos sobre hipnosis están más motivados por su curiosidad acerca de lo espectacular o esotérico, que por una información seria y científica sobre el tema. El derrumbe de los mitos y falsas concepciones sobre la hipnosis, es, así pues, el primer paso para abrir camino a lo que, sin duda, es uno de los avances del futuro en la intervención comportamental: el uso de la hipnosis y la sugestión.

Mitos sobre la Hipnosis: del Esoterismo a la Psicología Científica

Mito 1: La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del espectáculo. Las personas que mejoran con ella, son crédulos, ignorantes y "dependientes".

La realidad acerca de la cientificidad de la hipnosis es bien diferente: Wundt (1882), William James (1902), Paulov (1923), Hull (1933) y Eysenck (1960), entre otros autores de innegable seriedad y prestigio en la Psicología Científica, investigaron experimentalmente sobre la hipnosis. Ya en sus comienzos, la hipnosis fue tanto un tema de estudio empírico, como una herramienta terapéutica en Psicología y Medicina (Sarbin y Coe, 1972). Desde los años cincuenta, en USA, investigadores como T.X. Barber (1969), Sarbin (Sarbin & Andersen, 1963) y E. Hilgard (1969), estudiaron la hipnosis desde un vertiente teórica y experimental "dura". Sus seguidores han publicado y siguen publicando un sinfín de trabajos experimentales, tanto en revistas especializadas en el tema, como en revistas más generalistas y de elevado prestigio entre la comunidad científica psicológica.

Por otro lado, las sociedades de hipnosis en USA (Capafons, 1995) se ubican en colectivos de seriedad tan reconocida como la American Psychological Association (división 30), la cual, junto con The Society for Clinical and Experimental Hypnosis y The American Society of Clinical Hypnosis, suman alrededor de 6.000 afiliados.

En línea con lo anterior, la hipnosis se enseña en las universidades de los principales países de Occidente (Usa, Canadá, Australia, Alemania, Holanda, Gran Bretaña, España, etc.), tanto en facultades de Psicología como de Medicina y Odontología.

Así pues, la hipnosis es objeto de estudio científico y experimental, cuenta con revistas especializadas de reconocido prestigio (como por ejemplo, The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis o Contemporary Hypnosis), y forma parte del curriculum de las universidades de los países más avanzados del mundo. Ello no evita que charlatanes y desconocedores de esta realidad, hablen y practiquen la hipnosis desde una óptica deleznable y más lucrativa que "sanadora". Por ello, la única defensa del "consumidor", es preguntar por la capacitación del "hipnotizador" y por la evidencia empírica de sus afirmaciones.

Por otro lado, y refiriéndonos a la segunda afirmación del mito, las personas que son susceptibles a la hipnosis no son ignorantes, crédulos o dependientes. A pesar de que no hay conclusiones definitivas sobre la relación entre la susceptibilidad a la hipnosis y factores de personalidad, en todo caso, la evidencia indica que las personas aficionadas y que se absorben con la literatura (novelas, ciencia ficción, suspense, etc.), y actores, son altamente susceptibles (Coe & Sarbin, 1966; Hilgard, 1965). La distribución de la susceptibilidad hipnótica, tal y como es medida por la escalas psicométricas de susceptibilidad, se aproxima a la distribución normal, si bien esto depende, en parte, de la escala (Council, en prensa). O dicho de otra forma, un porcentaje elevado de la población es sensible a las instrucciones hipnóticas, sin que ello implique que son "débiles" mentales o culturales.

Otra cuestión diferente es la dificultad en encontrar caracterísitcas de las personas suceptibles a la hipnosis. Tras años de investigación, solo parece estar mínimamente relacionado con esta característica, variables como absorción, implicación imaginativa y propensión a la fantasía. En todo caso, parece que la única variable consistentemente relacionada con la "hipnotizabilidad" es la sugestibilidad despierta (Kirch & Council, 1992), lo cual no aporta demasiada información para establecer el "perfil" de la persona susceptible. Así pues, el responder a las sugestiones hipnóticas no implica ni patología psicológica, ni torpeza o credulidad basada en la ignorancia.

Mito 2: la hipnosis puede dejar a la persona "enganchada" en un trance, de forma que, al no poder "salir del estado hipnótico", quedaría mermada en su volición o devendría en un demente.

La evidencia clínica y los resultados experimentales indican que las personas no se quedan "enganchadas" en un estado alterado de conciencia, entre otras razones porque el concepto de trance o estado alterado o diferente de conciencia, ha sido abandonado hace ya tiempo, por su futilidad científica y evidencia experimental contraria (Hilgard, 1991; Kirsch, 1993; Sarbin & Coe, 1972; Spanos & Barber, 1976). Si bien algunas personas muestran una mayor dificultad en "deshipnotizarse" (Orne, 1965), esta dificultad en mostrar el comportamiento habitual no es superior a la que se encuentra en otras técnicas de relajación, imaginación o concentración (Lynn, Martin & Frauman, 1996).

Por otro lado, desde la propia posición "tranceática" se estudió las características de los sujetos hipnotizables, para descubrir la "esencia" de la "hipnosis". Para ello, se usó el paradigma de "simuladores". En este paradigma se seleccionan sujetos altísimamente sugestionables y se les compara son sujetos con una aparente nula capacidad para ser hipnotizados. A estos últimos individuos, se les pide que simulen ser muy susceptibles, de tal forma que, si engañan al experimentador, reciben ciertas cantidades de dinero. Evans (1966) intentó observar las diferencias entre muy susceptibles y simuladores, cuando el hipnotizador abandona al hipnotizado, haciéndole creer que se ha olvidado de él. Los resultados indicaron que las personas no susceptibles, es decir, que no habían sido hipnotizas, rápidamente se levantaban del sillón donde habían simulado estar hipnotizadas, y mostraban comportamientos no "hipnóticos". Sin embargo, la sorpresa surgió, al comprobar que los sujetos altamente hipnotizables, que, efectivamente, habían sido "profundamente" hipnotizados, también abandonaron la sala o mostraron comportamientos no "hipnóticos" (levantarse del sillón, preguntar por el experimentador) al cabo, como promedio, de unos 20 minutos de espera.

Es decir, incluso las personas que supuestamente alcanzaron un muy "profundo" trance, en cuanto decidieron que ya no era oportuno seguir "bajo" hipnosis, simplemente adoptaron su rol habitual de persona no "hipnotizada". Por lo tanto, por mucho que un hipnotizador pretenda dejar a una persona "hipnotizada" de por vida, o por periodos muy largos, dependerá de la persona el decidir cuándo desea abandonar la situación hipnótica y mostrar un comportamiento "habitual". Todo lo escrito y defendido en dirección contraria, no es sino el producto de imaginaciones acientíficas, ignorantes y, en muchos casos, interesadas, en mostrar una hipnosis todopoderosa, muy alejada de la realidad experimental y clínica.

Mito 3: la hipnosis puede explicitar o agravar psicopatologías "latentes" de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos, puede empeorar con la hipnosis

No existe ninguna evidencia clara y contundente de que la "hipnosis" pueda generar algún tipo de psicopatía o de alteración psicológica. Ciertamente, la hipnosis, como toda forma de intervención psicoterapéutica puede producir efectos no deseados (Bergin & Gardfield, 1994). Pero, tal y como dijimos más arriba, tales efectos no son superiores a los encontrados en otras formas de intervención, y en todo caso, son manifestados por un porcentaje muy bajo de personas, y no debidos a la hipnosis sino a la creencias erróneas sobre ella (Lynn, Martin & Frauman, 1996). Incluso investigadores ligados al psicoanálisis, defienden que la similitud entre los procesos "hipnóticos" y algunos procesos psicopatológicos es más formal (topográfica) que funcional, sin que ello implique que las personas más susceptibles sean más vulnerables a la psicopatología, o que la psicopatología sea una forma de hipnosis espontánea (Nash, 1992). De hecho, Pettinati, Kogan, Evans, Wade, Horne & Staats (1990) no encontraron diferencias entre pacientes psiquiátricos y personas normales en sus medidas de hipnotizabilidad, si bien ciertos grupos de pacientes (fóbicos, bulímicos, drogadictos) pueden mostrar medias elevadas en esta dimensión (Lynn, Kirsch, Neufeld & Rhue, 1996).

Por otro lado, la idea de la "morbilidad" de la hipnosis proviene esencialmente de la escuela de la Salpêtrière, en la que tanto Charcot (1882) como Janet (1893/94/1901), especialmente el primero, enfatizaron el carácter psicopatológico de la hipnosis. Según este punto de vista, sólo las personas con debilidad ideativa y neuronal eran susceptibles de ser hipnotizados. El trance (y la disociación) que provocaba la hipnosis, dejaba a la persona sin control del yo, por lo que el individuo podía dar rienda suelta a sus alteraciones no conscientes, si bien, incluso dentro de esta misma aproximación, tal "descontrol" era limitado, sin implicar la realización de actos antisociales.

Ya su escuela opositora coetánea, la escuela de Nancy, a través de Liébeault y especialmente de Bernheim (1884b), mostraron su oposición a tales ideas (Tortosa, González-Ordi & Miguel-Tobal, 1993), defendiendo, por el contrario, que sólo las personas mentalmente sanas podían ser hipnotizadas, ya que sólo ellas podían seguir instrucciones y tenían la suficiente capacidad de concentración en las sugestiones que se proponían.

Esta divergencia no es de extrañar, ya que Charcot sólo trabajó con 12 mujeres histéricas, a las que nunca hipnotizó directamente. Todas ellas conocían las teorías de Charcot, y muy probablemente, actuaron en función de lo que de ellas se esperaba (Sarbin & Coe, 1972). El hecho de trabajar en un hospital, según nuestra opinión, determinó que Charcot y Janet intentaran explicar la normalidad a partir de la anormalidad, tal y como el propio Sigmun Freud hiciera más adelante.

Bernheim, al trabajar en una universidad, sin tanto ambiente "psicopatológico", percibió la hipnosis sólo como una forma de sugestión, de tal modo, que bajo hipnosis sólo se provocaban los fenómenos que se sugerían. Más aún, según Bernheim (1984a), la hipnosis no aportaba nada especial al aumento de la sugestibilidad de la persona. Todo cuanto se podía obtener con la hipnosis, podía obtenerse, asimismo, sin la inducción "hipnótica". Esta idea, ampliamente aceptada en la actualidad, iluminó la posición de Wells (1924) acerca de la hipnosis despierta, y la propia de Hull (1933).

Por todo ello, la hipnosis no parece en sí misma provocar ningún efecto colateral pernicioso. Ello dependería de la situación concreta de la persona, de su forma de procesar la información y de su propia personalidad, además de las creencias que ostente sobre la hipnosis. Una forma de reducir la "iatrogenia" de la hipnosis, y quizá la más poderosa, sería el pedir autorización y consentimiento al cliente para ser hipnotizado (Frauman, Lynn & Brentar, 1993; Lynn, Martin & Frauman, 1996), lo que suele implicar una presentación adecuada de la hipnosis en la que se desmitifican sus riesgos y se potencia el sentimiento de control percibido por la persona.

Finalmente, la hipnosis está siendo utilizada con mucho éxito para el tratamiento de ciertas alteraciones, que podrían parecer absolutamente incompatibles con ella: personalidades múltiples (Horevitz, 1993; Kirsch & Barton, 1988), depresión, fobias, pacientes limítrofes y psicóticos, además de las aplicaciones ya tradicionales a los campos del estrés y trauma, y medicina comportamental (Rhue, Lynn & Kirsch, 1993)

Por lo tanto, a pesar de lo mucho que se ha argumentado, la hipnosis no provoca más problemas que los que puedan generar las técnicas encubiertalistas, la desensibilización sistemática o los procedimientos de reestructuración cognitiva, en base al uso de la imaginación. Probablemente genera mucha menos iatrogenia que los tratamientos que basan su "eficacia" en la reducción de las defensas de los pacientes y en la activación de la angustia.

Así pues, lo que puede gestar alguna complicación son las creencias que se mantienen sobre la hipnosis y las expectativas sobre lo que el hipnotizador hará con ella (recordemos que la posición de la escuela de Nancy, y la actual de las corrientes cognitivo-comportamentales, es que bajo hipnosis sólo ocurre lo que se sugiere y/o el sujeto cree que debe ocurrir). Desde esta perspectiva, son precisamente las técnicas de reestructuración cognitiva, especializadas en el cambio de pensamiento y supuestos personales de los clientes, las que más "psicopatías" podrían generar.

Desde una perspectiva deontológica es absurdo rechazar una técnica porque su potencial mal uso pueda perjudicar a la persona. En el caso de la hipnosis, sólo una inadecuada reestructuración cognitiva sobre ella la transformaría en un procedimiento iatrogénico o "peligroso". Por ello, según nuestro punto de vista, el modelo de hipnosis que se presenta al paciente es esencial. De ahí, nuestro total rechazo a los modelos tranceáticos, de estado alterado de conciencia, o cuasi esotéricos, ya que transmiten una idea, no sólo poco rigurosa sobre la hipnosis -cuando no rigurosamente falsa-, sino que, además, fomentan creencias inadecuadas sobre las cualidades de la sugestión hipnótica.

Mito 4: la hipnosis provoca un "estado" similar al del sueño, en el que la persona muestra unas características especiales. Si no se alcanzan tales características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esa situación especial, si se ha recibido un método de inducción hipnótica.

A pesar de las opiniones, ya obsoletas, de Paulov (1923) sobre la cierta similitud entre el sueño ordinario y la hipnosis, sueño e hipnosis no tienen absolutamente nada que ver, ya que ni siquiera la hipnosis implica, tal como hemos indicado, un estado alterado de conciencia. Sólo, en algunas ocasiones, las personas que están siendo hipnotizadas a través de algún método hipnótico por relajación, pueden quedar dormidas. Este fenómeno es muy habitual entre personas insomnes, y común a otras técnicas de relajación.

Entonces, ¿Cuál es la relación entre hipnosis y sueño? La propia palabra hipnosis implica el vocablo "hipnos", sueño en griego. ¿A qué se debe tal relación lingüística?

Para responder a esta preguntas, conviene remontarse a los albores del surgimiento de la hipnosis. Habitualmente se suele afirmar que los métodos hipnóticos eran frecuentes entre los asirios, japoneses, griegos, hebreos y cristianos y otras culturas en las que la meditación y la concentración eran altamente frecuentes y valoradas. Probablemente, ello se debe a la confusión de los aspectos formales de la hipnosis tradicional con la meditación y los rituales religiosos que acompañaban a tales prácticas. No sólo es inadecuada esta asimilación entre la hipnosis y los rituales religiosos ancestrales (Capafons y Amigó, 1993 a, 1993c; Spanos y Chaves, 1991), sino que, además, paradójicamente, el surgimiento de la hipnosis se atribuye a Franz Anton Mesmer. Mesmer, médico austríaco del siglo XVIII, fue el creador del mesmerismo, corriente basada en el magnetismo animal, al que consideraba fluído universal responsable de la salud de los seres vivos, y nunca usó sugestiones de sueño para "magnetizar" a sus pacientes.

Por el contrario, Mesmer opinaba que los cuerpos vivos sanos disfrutan de un equilibrio del fluído magnético, equilibrio que, cuando se truncaba, generaba enfermedad, tanto de orden físico como mental. Guiado por estas ideas, Mesmer diseñó un conjunto de procedimientos para la remagnetización. Estos procedimientos incluían desde pasar magnetos por el cuerpo de la persona, hasta la magnetización del agua, que era ingerida por el paciente, y la magnetización de otros seres vivos (árboles, bosques, personas), que, a su vez, podían remagnetizar y, por lo tanto, "curar" al individuo. Lo relevante en este punto es que las personas, cuando eran magnetizadas, mostraban convulsiones y entraban en "crisis" (fenómeno similar a la catarsis por abreacción, propuesta por Freud). Tras la crisis la persona solía mostrar grandes mejorías en sus problemas.

Así pues, tal y como indican Spanos y Chaves (1991), el relacionar la hipnosis con el magnetismo animal, exige recordar que las personas que eran magnetizadas, no sólo no se dormían, sino que, por el contrario, mostraban comportamientos similares a los de los exorcizados de la edad media. Por ello, conviene no olvidar que la unión entre hipnosis y sueño es casual e histórica, no sustantiva o procesual.

Mesmer, recordemos, fue evaluado por dos comisiones de investigación. La segunda de ellas, utilizando diseños sumamente "limpios" y sencillos, concluyó que el magnetismo animal no era sino una explicación falaz, y que los fenómenos que provocaban los rituales mesmeristas, se debían a la imaginación, creencias y fantasías de las personas. Ello, desafortunadamente, determinó el que Mesmer fuera repudiado (murió abandonado de los suyos y absolutamente pobre en Suiza), cayendo sus prácticas en desgracia y desuso. No obstante, algunos seguidores continuaron practicando sus enseñanzas, creando un ambiente de curiosidad en algunas personas de la alta sociedad francesa de la época. Entre ellos, destacó el Marqués de Puysêgur, quien quiso saber por sus propios medios y sin interferencias de ninguna clase, qué era el "magnetismo animal". Para ello, solicitó a un "mesmerista" que magnetizara un árbol. Cuando el árbol ya tenía poderes magnéticos, solicitó a un vasallo suyo, Víctor Emmanuel, que se colocara debajo de él, y le relatara lo que le fuera provocando la magnetización. Seguramente, en su afán purista, el marqués de Puysêgur, eligió a Víctor, no sólo por su condición de vasallo, sino por su cualidad de deficiente mental (Gibbons, 1979; Hoarean, 1992; Hull, 1933), bajo el supuesto de que no distorsionaría los resultados. Sin embargo, recordemos que bajo hipnosis no ocurre nada que no se espere por parte de la persona o se sugiera directamente por el hipnotizador. Al no saber absolutamente nada de lo que se suponía que debía ocurrir al ser magnetizado, el pobre Víctor Emmanuel, simplemente cayó dormido. Otros individuos que observaron la respuesta de Víctor Emmanuel, pensaron que el sueño era el efecto de los "rayos" magnéticos, y también comenzaron a sentirse somnolientos y amodorrados.

A pesar de su purismo metodológico, Puysêgur, cometió un error de interpretación: como el científico que, tras arrancar todas las patas a una pulga y solicitarle que saltara, pensó que su desobediencia se debía a la sordera provocada por la eliminación de los miembros locomotores de la citada pulga. Es decir, Puysêgur creyó que el sueño experimentado por Víctor era el efecto del magnetismo animal. Por lo tanto, le denominó, sueño artificial, ya que no se debía a causas naturales, sino al influjo de tal magnetismo animal.

Más adelante, Braid observó, influído por el concepto de somnambulismo artificial, que dando instrucciones de somnolencia, pesadez y modorra, las personas mostraban un incremento en la susceptibilidad a las sugestiones, y por ello, denominó Hipnosis, al "estado" que provocaban en la persona tales sugestiones.

Por lo tanto, la relación entre sueño e hipnosis es puramente artifactual, debida a un azar histórico, y reforzada por el hecho de que la sugestión es la que provoca las reacciones que se dan bajo "hipnosis": si sugerimos sensaciones de somnolencia, pasividad y obnubilación, las provocaremos, como también provocaremos las reacciones contrarias, si también las sugerimos.

Ello nos lleva a la segunda parte del mito: la persona debe alcanzar algunas características especiales para estar "realmente" hipnotizado. De nuevo conviene recordar, en este momento, que bajo hipnosis no se provoca nada que no se sugiera y/o que la persona no crea y espere que deba ocurrir. La investigación psiconeurobiofisiológica, realizada sobre los correlatos biológicos del "estado hipnótico", es unánime en una conclusión general: no existe ningún correlato biológico de la hipnosis (Miguel-Tobal & González-Ordi, 1993). Sólo se provocan los fenómenos que se sugieren, y tales fenómenos se comparten con otras formas de intervención (relajación, imaginación, etc.). Así pues, una caída brusca de la tasa cardíaca, no es síntoma de "entrada" en hipnosis, como tampoco lo es un aumento de las ondas cerebrales "alfa", o una disminución del tono muscular, o un aumento diferencial de los hemisferios cerebrales. El que aparezcan estos fenómenos, como venimos insistiendo, depende de lo que se haya sugerido, o del método "hipnótico" utilizado. Y ello, a su vez, nos lleva a la tercera parte de este mito: el método de inducción hipnótica como responsable de los fenómenos "hipnóticos" y como prerrequisito indispensable para estar hipnotizado.

La evidencia acumulada tras varias décadas de investigación muy rigurosa y polemizadora, indica que no existe ningún criterio comportamental o subjetivo de trance, o estado "hipnótico". En otras palabras, no existe ningún "síntoma patognomónico" de la hipnosis (Capafons & Amigó, 1993a, 1993c), y todo lo que se ha provocado bajo hipnosis se ha provocado, también, sin necesidad de utilizar método alguno "hipnótico". Ello no quiere decir que la hipnosis no exista. Precisamente una de las conclusiones más importantes de las investigaciones realizadas por los psicólogos de la vertiente cognitivo-comportamental, es que la hipnosis es un rótulo social, con implicaciones sobre las expectativas, activación de roles y habilidades cognitivas muy complejas (Kirsch, 1993; Spanos & Barber, 1976; Spanos & Chaves, 1989). En definitiva, un método será hipnótico, según nuestra opinión, en la medida en que el sujeto que va a ser hipnotizado lo perciba como tal. La hipnosis se dará siempre que la persona a hipnotizar y el hipnotizador estén de acuerdo en que el método es "hipnótico" y los fenómenos que el sujeto experimente sean, asimismo, "hipnóticos" (Capafons & Amigó, 1993c). En definitiva la hipnosis se construiría entre, al menos, las dos personas implicadas en la relación hipnótica.

Por lo tanto, no cabe esperar nada "especial" de la hipnosis, ni debe asumirse que los métodos hipnóticos tienen ciertos poderes para determinar reacciones espectaculares en las personas.

Algunos autores y profesionales de la psicología clínica argumentan que en los métodos hipnóticos se utiliza la relajación como forma de "profundizar", incluso de inducir la hipnosis, por lo que las respuestas de relajación serían lo "patognomónico" de la hipnosis. A pesar de ser esta la opinión del propio Edmoston (1991), no hay nada más alejado de la realidad. Ya en 1976, Bányai y Hilgard, diseñaron el método activo-alerta como procedimiento alternativo de inducción hipnótica. En dicho método, ampliamente utilizado por el grupo de Bányai, tanto para la investigación experimental, como para la aplicación clínica (Bányai, Zseni & Túry, 1993), no sólo no se dan instrucciones de somnolencia y relajación, sino que se enfatiza lo contrario: la activación muscular, cardíaca y mental. Con este método se han alcanzado niveles de respuesta a las escalas de susceptibilidad hipnótica, idénticos a los alcanzados con los métodos tradicionales de relajación. Ello concuerda con las posiciones de Gibbons (1979), Wollman (1978) y Araoz (1985). Más aún, los métodos por activación son un precursor y antecedente directísimo de la Terapia de Auto-Regulación (Amigó, 1990; Capafons & Amigó, 1993 a, c; Capafons & Amigó, 1995), en la que la persona responde a la sugestiones hipnóticas con la misma intensidad que cuando se le aplican tras una inducción hipnótica tradicional (Capafons, 1993), tras aprender a "activar" su mente de forma eficaz.

Así pues, ¿por qué se utiliza la relajación como forma de inducción hipnótica? La relación entre hipnosis y relajación también es de tipo histórico y circunstancial. Recordemos que, según nuestra opinión, un método es hipnótico siempre que la persona que lo reciba considere que lo es. Esta opinión concuerda con las conclusiones de la segunda comisión que investigó a Mesmer, y con decenas de trabajos sobre el tema, en los que se concluye que el rotulado es el proceso básico para definir un método hipnótico como tal (Spanos & Barber, 1976). El propio Mesmer, tal y como hemos indicado, utilizó una variedad enorme de métodos para magnetizar a sus pacientes (Kirsch, 1993). Todos estos métodos fueron igualmente productivos a la hora de provocar convulsiones y mejoría en las personas que creían en ellos. En el contexto hipnótico ocurre otro tanto. Las anécdotas sobre la hipnotización "espontánea" de algunas personas, sin que el hipnotizador hubiera aplicado procedimiento hipnótico" alguno, son corrientes. Por ejemplo, algunos veteranos de la segunda guerra mundial "caían" profundamente hipnotizados tan sólo por acceder a las salas de hipnosis (Sarbin & Coe, 1972).

En línea con lo anterior, de Milton Erikson se cuenta un anécdota, en la cual una mujer "cayó" profundamente hipnotizada al saludar al famoso terapeuta con un "apretón" de manos, sin que Erikson tuviera intención alguna de hipnotizarla con el famoso método del apretón de manos, bien diferente a la convención occidental de apretarse mútuamente las manos en el saludo.

Si mantenemos todo ello presente, entenderemos fácilmente que las instrucciones de relajación hayan devenido en un método casi universal para la inducción de la hipnosis. La mayoría de las personas se muestran nerviosas cuando van a ser hipnotizadas por primera vez. Seguramente debido a los mitos y creencias erróneas sobre la hipnosis, muchos individuos se preocupan excesivamente sobre lo que van a experimentar al ser hipnotizados, y se sienten ansiosos por ello. El terapeuta o hipnotizador, normalmente intenta eliminar estas reacciones de "estrés" diciéndole a la persona frases como "relájate, tranquilízate, no tienes por qué preocuparte, relájate y comprobarás que la hipnosis no es peligrosa, sino agradable, relajante". Incluso antes de que la persona muestre signos de ansiedad, la mayoría de los terapeutas se anticipan a ellos, solicitando a sus pacientes que se tranquilicen y relajen. Muchos de los pacientes confunden las instrucciones de relajación con las propias instrucciones de inducción "hipnótica", por lo que caen "profundamente hipnotizados", incluso aunque el terapeuta todavía no haya comenzado con el ritual "hipnótico" como tal. Por ello, el relajar al paciente, antes de la hipnosis, no sólo ha devenido en una forma de "tranquilizarlo" y predisponerlo hacia la hipnosis, sino en un método efectivo y eficaz para hipnotizar, siempre que, evidentemente, las instrucciones de relajación se sugieran con la intención, percibida por parte del paciente, de "hipnotizar". No existe ninguna otra razón para identificar relajación con hipnosis. Hasta tal punto esto es así, que Edmoston (1991), quien identifica relajación con hipnosis (a la que pretende rotular como Anesis), debe defender que los métodos de activación-alerta de Bányai no son "hipnosis". Ello no intenta sino confirmar la falacia de que la hipnosis tiene métodos de inducción "sustantivos", con poderes intrínsecos, para provocar un aumento en la respuesta a las sugestiones. Las instrucciones de relajación ayudan a la inducción de hipnosis, siempre que la persona perciba tales instrucciones como "hipnóticas". Con métodos de activación y expansión se consiguen los mismos resultados que con los métodos basados en la relajación, a la hora de provocar reacciones "hipnóticas", tal y como veremos más adelante.

Así pues, la experiencia hipnótica no es similar a la del sueño, y varía de persona a persona, en función de lo que la persona espere de la hipnosis y se sugiera en el transcurso de ella. No hay ningún criterio objetivo e independiente de hipnosis, por lo que es inadecuado asimilar hipnosis no sólo a sueño, sino a relajación u otras formas de meditación. Ello dependerá, tal y como hemos indicado, de las instrucciones que se den, y de las propias expectativas y creencias del sujeto a hipnotizar.

Mito 5: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social.

Seguramente este es el mito que más ha perjudicado al uso y aplicación de la hipnosis en el campo de las psicoterapias. Tanto la literatura como el cine, así como ciertos abogados criminalistas, han presentados "ejemplos" del poder que alcanza el hipnotizador sobre la persona a la que ha hipnotizado. Tales ejemplos han "calado" en la opinión pública, reforzados por la visión de los programas de televisión en los que individuos "normales" muestran comportamientos ridículos o muy espectaculares, que luego son catalogados por los propios sujetos como involuntarios, incontrolables y fuera de su fuerza de voluntad.

Sin embargo, ambas situaciones son bien diferentes en la medida en que en los espectáculos sobre hipnosis, no se pide nada al sujeto que pueda ser antisocial, delictivo o inmoral. Más aun, no se le pide nada a los sujetos que antes ellos no sepan que "puede ocurrir", y que esperen que, efectivamente, ocurra ¿Por qué, sino, una persona se prestaría a ser voluntario del espectáculo hipnótico? No parece tener mucho sentido el colaborar en un teatro, circo o plató, sin esperar que la hipnosis provoque ciertas reacciones en el voluntario, y, más aún, que la persona espere que tales reacciones sean divertidas y distraídas. Por lo tanto, en este caso, el asunto es cómo y por qué la persona percibe tales respuestas como involuntarias, y no por qué no puede controlarlas aunque desee hacerlo. Una de las respuestas se halla en el concepto de "automatismo". Las personas tienden a equiparar automático con involuntario. En la hipnosis, se dan muchos comportamientos de forma automática, pero no involuntaria, ya que las personas los pueden interferir siempre que así lo deseen. El concepto de interferencia, central en la Terapia de Auto-Regulación (Amigó, 1990; Capafons & Amigó, 1993a, 1993c), lo es también en este contexto. No sólo se va adquiriendo conocimiento de cómo las personas se autoconvencen de que sus reacciones son "no volitivas" y automáticas (Kirsch y Lynn, en prensa), sino que, además, sabemos que las personas hipnotizadas interfieren con las sugestiones que no les agradan (fenómeno conocido como contrasugestión) y controlan la situación hipnótica ejerciendo, para ello, una actividad cognitiva muy marcada. El sujeto hipnotizado, como sujeto pasivo, pasó a la historia de la ciencia hace más de 20 años. Todas las vertientes teóricas que investigan con rigor en el campo de la hipnosis, han concluido que el sujeto es receptivo y activo en la determinación de las respuestas que emite tras las sugestiones. Si exceptuamos la posición de Bowers (Bowers & Davidson, 1991) y su interpretación muy particular de la teoría neodisociativa de Hilgard (1991), no existe autor alguno mínimamente serio, que rechace el rol activo y determinante del individuo en la conformación de las respuestas hipnóticas. Tal y como hemos indicado, la interferencia es el máximo exponente de ello.

Una respuesta puede ser automática y voluntaria, voluntaria y no automática, y automática e involuntaria. Ejemplo del primer caso, es el lenguaje: una persona emite una serie de palabras de forma automática, pero voluntaria al decir "lo que quiere decir". Por el contrario, ese mismo individuo puede intentar decir ciertas palabras (acto voluntario) en una lengua diferente, la cual maneja con dificultad, y sus respuestas ser, en este caso, no automáticas, ya que debe seleccionar cuidadosamente lo que intenta decir. Finalmente, una persona que delira por los efectos de la fiebre, seguramente estará hablando de forma automática e involuntaria.

Así pues, bajo hipnosis se actúa de forma automática (también denominada, no volitiva por Kirsch, 1993), pero no de forma "descontrolada" o involuntaria: la persona no pierde su capacidad legislativa y ejecutiva. Paradójicamente, en todo caso la aumenta. Ello nos lleva al aspecto central del mito: la comisión de actos delictivos, inmorales o auto-dañinos por parte de la persona hipnotizada, en contra de su voluntad.

Orne (1962), en un texto ya clásico, analiza precisamente este tema, considerando aspectos como control y presión social. La investigación realizada experimentalmente, indica que las personas actúan de forma inmoral o delictiva, cuando el acto que se les propone es irrelevante realmente para su propia ética. Y que un acto sea irrelevante en estas circunstancias es bien sencillo, ya que las personas "saben" que en un experimento no puede ocurrir nada especialmente dañino o perjudicial para alguien, pues el peso de la ley caería sobre el director del estudio. En otras palabras, si la persona sabe que no tendrá responsabilidad sobre lo que ocurra, y lo que acontece no es especialmente antisocial o delictivo, actuará conforme se le pide "bajo" hipnosis. En el caso contrario, la persona no responderá, y abandonará la relación hipnótica, al igual que la abandonaron los sujetos hipnóticos "reales" de la investigación de Evans, comentada páginas antes. La hipnosis actúa, en cierta manera, del mismo modo que el alcohol: como una excusa para disculparnos de lo que no queremos aparentar ser responsables.

El conjunto de evidencia no experimental acerca del poder de la hipnosis para anular la voluntad de las personas (evidencia casuística y no controlada), pone de manifiesto que en todos lo casos, el hipnotizador detentaba un alto control social previo sobre la persona (psicoterapeuta, médico, padre/madre, amigo íntimo, consejero, etc.), que por sí mismo explica bastante mejor que la hipnosis, la aquiescencia de la persona a la hora de realizar los actos antisociales, delictivos o auto-dañinos. No existe ninguna evidencia de que la hipnosis haya sido causa, ni siquiera probable, de tales actos, y así lo han refrendado jueces, fiscales y abogados defensores de diversos países del mundo (Wagstaff, 1989; en prensa). Según nuestra opinión, lo peligroso de la hipnosis radicaría en las creencias que respecto de ella pueden generar aquellas personas que ejercen un alto grado de control social sobre el, o las personas, que van a ser hipnotizadas. La hipnosis, sin embargo, suele alertar tanto a los individuos, debido al miedo y reticencia que de ella tienen, que, en todo caso, complicaría más que facilitaría la inducción a la comisión de un crimen.

Mito 6: La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y cuasi mágicas en las personas.

Habitualmente se habla de tres tipos diferentes de reacciones "hipnóticas": ideomotoras, ideosensoriales y cognitivas. Según nuestra opinión (Capafons & Amigó, 1993a, 1993c), sería más adecuado denominarlas reacciones motoras, sensorio-fisiológicas y cognitivo-perceptivas, para evitar la carga teórica que supone el prefijo "ideo", ya que los mecanismos que generan tales respuestas no pueden reducirse sólo a la activación de una idea.

Generalmente, el aspecto divergente de las respuestas "hipnóticas" suele estar relacionado con el automatismo (involuntariedad percibida) de tales reacciones, así como con aquellos aspectos parecidos a respuestas psicopatológicas. Finalmente, la analgesia y anestesia, conforman un núcleo de interés también muy "espectacular".

Para evitar redundancias con otros textos ya publicados (Capafons & Amigó, 1993a, 1993c), nos centraremos en las reacciones motoras de reto, las alucinaciones, las amnesias y la anestesia. Vaya por delante nuestro punto de vista, compartido con Sarbin (Sarbin & Andersen, 1963) acerca de todas ellas: la vida cotidiana está repleta de fenómenos similares a los provocados por la sugestión hipnótica, por lo que tienen poco de inusuales, fantásticos o excepcionales. Sin embargo, el mérito atribuible a la hipnosis radica, según nuestra opinión, en la activación y finalización voluntaria de tales fenómenos, a través del uso de los procedimientos "hipnosugestivos".

Una reacción motora típica de reto es la catalepsia rígida del brazo (el sujeto experimenta su brazo rígido, y es incapaz de doblarlo por el codo, notándolo más y más rígido cuanto más intenta flexionarlo). Habitualmente, los legos en el tema concluyen que los ejercicios de reto son la prueba irrefutable de la pérdida de control que sufre la persona hipnotizada, y, por lo tanto, del poder de la hipnosis. Si analizamos detenidamente las sugestiones que se dan a los sujetos para experimentar el reto, observamos que se lanzan mensajes encubiertos, que activan grupos musculares incompatibles entre sí. Por ejemplo, para fomentar la catalepsia rígida del brazo, suelen darse instrucciones similares a la siguiente: "Ahora extiende tu brazo izquierdo (el hipnotizador sujeta el brazo ligeramente por detrás del codo, en dirección al hombro, lo que en sí mismo fomenta la rigidez del antebrazo). Dentro de un momento observarás cómo tu brazo está cada vez más y más rígido, duro (el hipnotizador con la mano libre, estira los dedos del brazo extendido del paciente, lo que ayuda a la rigidez), como si fuera una barra de hierro, o un trozo de madera. Cada vez está más y más rígido, completamente agarrotado (el brazo se tensa debido a la posición y a las instrucciones del hipnotizador). Ahora, cuando yo te lo diga, intentarás doblar el brazo pero no podrás. Cuanto más y más intentes doblarlo, más y más rígido devendrá, y menos podrás doblarlo. Intenta doblarlo y observarás como no puedes (el sujeto lo intenta y comprueba que no puede doblarlo; se sorprende y lo intenta con mayor fuerza, pero cuanto más lo intenta más difícil le resulta el hacerlo). Ahora, el brazo recupera su tacto normal, no está rígido, ya puedes doblarlo".

Si la persona es sensible a las sugestiones hipnóticas, por definición colabora con el hipnotizador y sigue sus instrucciones al pie de la letra. Incluso si las instrucciones no son las más adecuadas, la persona susceptible a la hipnosis, crea sus propias fantasías para cumplir con las sugestiones. En este caso (compruébelo el lector por sí mismo, realizando el ejercicio), si el sujeto tensa el brazo, ayudado por la imaginación (el brazo es una barra, un trozo de madera) y por la propia actividad del hipnotizador (la forma de sujetar el brazo), le será imposible doblarlo hasta que deje de tensarlo. De este modo, al seguir fielmente las instrucciones del hipnotizador, quien en ningún momento le indica que afloje o relaje el brazo, la persona "hipnotizada", activa un grupo de músculos antagónicos con lo músculos que le ayudarán a flexionar el brazo. Así, el brazo permanece rígido, por mucho que la persona intente doblarlo.

Al sorprenderse, la persona activaría lo que Kirsch (1990, 1993) denomina "expectativas de respuesta", por lo que tenderá a esperar una reacción determinada (en este caso la catalepsia e inmovilidad de la extremidad), lo que determina la propia reacción (mecanismo similar a las profecías auto-cumplidas) y el sentimiento de involuntariedad, o mejor, de automatismo. Tal y como indicaría Coué, en este momento se activaría la segunda ley de la sugestión -ley del efecto inverso- (Araoz, 1985; Kroger & Fezler, 1976), por la cual las respuestas percibidas como involuntarias, cuanto más se intentan activar (o inhibir) de forma voluntaria más se inhiben (o se activan). El lector puede comprobar este efecto, realizando el ejercicio "paradójico" del elefante rosa, atribuido a Milton Erikson. Erikson solía pedir a sus pacientes que no pensaran en un elefante de color de rosa, lo que provocaba automáticamente, la imagen de un elefante rosa. Precisamente este ejercicio recoge las ideas fundamentales de la Intención Paradójica, técnica diseñada por Bernheim, retomada por Adler y popularizada por Frankl (1985). En ella se solicita que el paciente intente activar las respuestas "involuntarias" que habitualmente se empecina en reducir de forma voluntaria (ansiedad, rubor, taquicardias, etc.), sin intentar analizar las causas del efecto que se consigue.

Finalmente, el sentirse paralizado, o "petrificado", es una reacción muy habitual ante situaciones de extremo peligro. Esta reacción es de un considerable valor adaptativo filogenético: el animal que permanece quieto ante el ataque sorpresa de un depredador tiene más posibilidades de pasar desapercibido (y, por lo tanto, de salvarse), que aquel que se mueve o intenta huir. Por ello, las reacciones de inmovilidad ante las sugestiones de reto motoras, no tienen nada de extraño ni de inusual, más aún cuando el informe subjetivo de la mayoría de las personas que lo experimentan, indica que sentían una dualidad fenomenológica (omnipresente en la hipnosis): por un lado "saben" que pueden no cumplir con la sugestión, es decir, que la pueden "interferir", pero por otro lado, la experimentan como automática, no volitivamente controlada. No obstante, recordemos que el mérito, o utilidad de la hipnosis (y otras formas de manejar la sugestión), es el control voluntario de tales reacciones.

Respecto de las "alucinaciones" hipnóticas cabría decir otro tanto. En primer lugar, bajo hipnosis no se provocan verdaderas alucinaciones. Por el contrario suelen ser imágenes transparentes, o imaginaciones muy vívidas (bien sean auditivas, táctiles o gustativas). Lo definitorio de esta situación radica en el actuar como si fueran perceptos reales, fenómeno bien descrito y analizado por la teoría de rol propuesta por Sarbin (Coe & Sarbin, 1991; Sarbin & Coe, 1972;). Por otro lado, en la vida cotidiana, son muy frecuentes "alucinaciones" positivas (percibir lo que no existe) y negativas (no percibir lo que sí existe). En multitud de ocasiones creemos que alguien nos ha llamado, cuando realmente no es así, o creemos ver a alguien que realmente no es, o, por el contrario, somos incapaces de encontrar algo que está delante de nuestro ojos. Muchos niños muestran dolor, incluso antes de que se les vaya a inyectar algún fármaco.

Todas estas alteraciones perceptivas suelen percibirse como "involuntarias", a pesar de que la persona no está hipnotizada. Lo paradójico es que la investigación experimental indica que las personas perciben los objetos que se supone no están percibiendo, cuando se provocan "alucinaciones" hipnóticas negativas, y "saben" que lo que perciben (alucinaciones positivas) realmente no es sino una intensa imaginación (De Groot & Gwynn, 1989). Más aún, las alteraciones perceptivas provocadas por la hipnosis, ni siquiera son substantivamente similares a las alteraciones perspectivareales (Jones & Flynn, 1989). O dicho de otra forma, lo excepcional sería, precisamente, los fenómenos que se provocan en la vida cotidiana. Ello no invalida la utilidad de los fenómenos hipnóticos de esta índole, ya que la persona actúa, en muchas ocasiones, de forma similar a lo esperable en un intenso juego de roles, con su consiguiente aplicación a la psicoterapia.

Respecto de la amnesia cabría decir otro tanto: las personas no olvidan realmente los datos que se sugiere que olviden. Por el contrario, activan estrategias cognitivas para no poder recordar lo que se les pide que no recuerden (por ejemplo, "borrar" el dato en su imaginación, decidir que no pueden "leer" en su mente, o "traspasarlo" a otra parte de su cerebro, fuera del alcance de su memoria). La amnesia hipnótica es más una actividad dirigida a un objetivo, que una respuesta involuntaria a la sugestión (Coe, 1989). Finalmente, y por el contrario, en la vida cotidiana sí es muy frecuente el intentar recordar algo obvio, y no poder hacerlo (por ejemplo, el nombre de alguien que nos acaban de presentar, o dónde se ha colocado cierto objetos -las llaves del coche-), o el tener algo "en la punta de la lengua", sin poder recuperar la información pertinente (reacción fácilmente entendible, aunque no explicable, a partir de la ley del efecto inverso de Coué). Todos estos fenómenos, habituales y nada excepcionales, se perciben como involuntarios y automáticos, pero, al darse fuera del contexto "hipnótico", no provocan las reacciones de temor o sorpresa que se dan en las situaciones calificadas como "hipnóticas".

Y, para terminar con el mito que nos ocupa, nos centraremos brevemente en las analgesias y anestesias. Desde una perceptiva cognitivo comportamental, la hipnosis activa procesos cognitivos que ayudan controlar el malestar o molestia que provoca el dolor, ayuda a informar de un menor dolor sentido, incluso puede aumentar el umbral para experimentar dolor. Sin embargo, este aumento en la tolerancia al dolor no es producto de trance alguno, o cambio en la conciencia de la persona. Menos aún se debe a una actitud pasiva por parte del sujeto, actitud que permitiría que "sucediera" la analgesia. Por el contrario, el sujeto adoptaría un rol muy activo, poniendo en marcha una importante actividad cognitiva (imaginación, reinterpretación del estímulo doloroso, etc.), muy similar a la que se activa a partir de los tratamientos cognitivo-comportamentales para el manejo del dolor. Además, buena parte de las respuestas "analgésicas" podrían entenderse a partir de otros factores implícitos a la situación hipnótica donde se aplican estímulos dolorosos (Chaves, 1989): por ejemplo, suele disponerse de anestésicos que se aplicarían en caso de que la hipnosis "fallara", o el dolor no es demasiado intenso o amenazante para la persona. De hecho el nivel de susceptibilidad a la hipnosis no predice la respuesta a instrucciones de analgesia fuera de contextos hipnóticos. Probablemente, ésta dependa más del rotulado de la situación y de las habilidades específicas que funcionan en esa, y no otras situaciones.

Por otro lado, sin menospreciar el valor de la hipnosis y otros métodos igualmente útiles para afrontar el dolor, la vida cotidiana nos presenta multitud de ejemplos en los que las personas consiguen auto-anestesias. Quizá un ejemplo paradigmático es el de la persona que, tras sufrir una caída, torcerse un tobillo y experimentar por ello un intenso y agudo dolor, observa que un animal peligroso (un toro) le persigue. En ese momento, es muy habitual que la persona inicie una veloz carrera, sin experimentar dolor alguno, hasta haber pasado el peligro. Ciertamente, la ventaja de la hipnosis, como hemos indicado, es poder activar este fenómeno a voluntad.

Mito 7: La hipnosis es una terapia (hipnoterapia), sumamente útil, rápida y eficaz, que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar de comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles, sin embargo, pueden beneficiarse de ella.

La hipnosis, en modo alguno, es una terapia psicológica. Tal y como hemos indicado en páginas previas, la hipnosis es un adjunto a otras formas de psicoterapia (Kirsch, Montgomery & Sapirstein, 1995; Lazarus, 1973). Por lo tanto, se pueden practicar terapias psicoanalíticas, humanistas-existenciales y cognitivo-comportamentales, a las cuales se les añade la hipnosis como un complemento. En este caso, la hipnosis sí facilita el resultado terapéutico, y, como otras formas de usar la sugestión, aceleraría la terapia y disminuiría el esfuerzo necesario para ella (Capafons, 1993, 1994; Capafons & Amigó, 1995). Más aún, la hipnosis no sólo se aplica en la Psicología Terapéutica, sino que también se usa en odontología, cirugía, obstetricia, oncología, en el tratamiento del dolor crónico, en el deporte, etc. Tal y como Kirsch indica (Capafons, 1995), la capacitación de una persona para la aplicación de la "hipnosis" no le autoriza a ejercer tareas profesionales para las cuales no ha sido formado. Es decir, un odontólogo no puede ejercer funciones de psicoterapeuta, y, a la inversa, un psicólogo no puede usar la hipnosis para realizar tareas odontológicas. La hipnosis, por lo tanto, no es sino un conjunto de procedimientos que ayudan a alcanzar ciertos objetivos, de manera más rápida y confortable, siempre que se apliquen las técnicas o recursos adecuados para tal consecución.

Por otro lado, a pesar de ciertas aseveraciones sobre la utilidad cuasi milagrosa de la hipnosis, lo habitual y frecuente es que las personas que se sirven de ella para aumentar la eficiencia de una terapia psicológica, deben esforzarse, implicarse e involucrarse activamente en el tratamiento. Es decir, los clientes deben ser tan o más activos a la hora de lograr su cambio de comportamiento cuando reciben hipnosis, que cuando se aplican los procedimientos sin ella. Dependiendo de la forma y técnica de psicoterapia que se use, el terapeuta decidirá cuál de los múltiples procesos "hipnosugestivos" quiere activar y el significado que le otorgará a tales procesos. Afirmar que un terapeuta ha utilizado la hipnosis, sin una mayor descripción operativa de lo que realmente ha realizado, es como aseverar que un paciente ha recibido un tratamiento en base a la relajación: es decir, no se indica realmente nada sobre las características del tratamiento.

Finalmente, aunque el nivel de susceptibilidad a la hipnosis predice el resultado de ésta cuando se aplica (recordemos, como adjunto a otros procedimientos) a ciertos problemas como asma, dolor, verrugas y otras alteraciones cutáneas, no predice el resultado del tratamiento "hipnótico" de otros problemas (Brown, 1992; Brown & Fromm, 1986; Wadden & Anderton, 1982). En general, con un nivel de susceptibilidad moderada se puede mejorar ostensiblemente la eficacia de la intervención, aunque esto, según nuestro punto de vista, depende de los "fenómenos hipnóticos" que se pretenda activar. Lo paradójico, es que las personas poco susceptibles se pueden beneficiar de los procedimientos que usa la hipnosis, especialmente cuando se obvia la propia palabra "hipnosis". O dicho de otro modo, si rotulamos la situación como técnicas de imaginación, o como técnicas de aprendizaje de control mental, incluso como placebo, las personas con un nivel bajo de susceptibilidad mejoran tanto o más que las personas altamente susceptibles, a las que se les aplican los mismos métodos pero bajo el rótulo "hipnosis" (Spanos, 1989).

Así pues, la hipnosis supone un volumen tan heterogéneo de formas de proceder, que en sí misma no es una forma de terapia. Para determinar su eficacia debe considerarse qué es lo que efectivamente se está aplicando. Habitualmente, la hipnosis se aplica junto a otros procedimientos, como factor motivacional añadido, o para activar ciertos procesos que resultan útiles dentro de una concepción determinada de psicoterapia o intervención psicológica. Sus resultados son beneficiosos como adjunto al tratamiento, pero no son milagrosos, ni implica que la persona adopte un rol pasivo en su cambio de comportamiento. La susceptibilidad a la hipnosis es un requisito necesario pero no suficiente para garantizar el éxito, y no exige niveles altos para poder obtener resultados apropiados.

En definitiva, nuestra opinión, que podría parecer ser contraria al uso de la hipnosis, no es que ésta sea inútil o ineficaz. Por el contrario, defendemos que, para aumentar su eficacia, conviene tener una idea ajustada de sus posibilidades, así como del sustrato teórico y experimental que fundamenta su utilización. Dependiendo de la concepción que se tenga de la hipnosis, se podrá, no sólo responder más a la "verdad" cuando se la proponga a los pacientes, sino también fomentar o no, los mitos acerca de ella que hemos descrito hasta ahora. Ninguno de estos mitos ayuda a los clientes a mejorar su comportamiento. Incluso cuando, aparentemente, el magnificar los resultados esperables de la hipnosis, o el otorgarle un halo mágico o misterioso, parezca que motiva más al sujeto y la predispone mejor, a medio y largo plazo perjudican notablemente el uso responsable y eficaz de la sugestión.

Por lo tanto, ¿cómo puede utilizarse la hipnosis en el contexto de los tratamientos cognitivo-comportamentales?. Según nuestro punto de vista, coincidente con el de otros autores (González-Ordi & Miguel Tobal, 1993), la hipnosis puede funcionar como una enorme ayuda para fomentar la motivación del paciente, para activar expectativas de auto-eficacia, de resultado y de respuesta. Tal y como apuntaron Kroger y Fezler (1976), la hipnosis nos permite demostrarle al sujeto que puede hacer muchas más cosas de las que cree poder hacer para mejorar su condición.

En nuestro caso, el cliente recibe una versión de la hipnosis, en la que se enfatiza el aprendizaje de ciertas habilidades para mejorar el control sobre su cerebro y su mente, de forma que pueda maximizar los recursos que posee, y que poseemos la mayoría de los seres humanos. Incluso, se le dice al cliente, nos ayuda a instaurar ciertos recursos y habilidades que antes no poseíamos. El uso de la sugestión a través de la hipnosis es, en nuestro caso, un modo de fomentar la auto-regulación y el auto-control, disminuyendo el esfuerzo requerido para ello (sin eliminarlo totalmente), y manteniendo un alto grado de actividad, implicación e involucración por parte del cliente en el quehacer terapéutico. La hipnosis es un facilitador, que actúa sobre las expectativas y motivación de las personas, y entendible desde una concepción realista, natural y científica. La visión de la hipnosis como un conjunto de: a) procedimientos y comportamientos no diferentes cualitativamente de otros comportamientos habituales de la persona, y procedimientos usados por otros agentes del cambio de comportamiento, y que b) exigen la puesta en marcha de ciertas habilidades cognitivas y comportamentales, presenta múltiples ventajas. Así, no sólo se ajusta más a los datos experimentales que la Psicología Científica ha obtenido, sino que, según nuestra experiencia, fomenta la adhesión del cliente al tratamiento, aumenta la confianza en la hipnosis y en el uso que el terapeuta hará de ella, y disminuye radicalmente los miedos y falsas esperanzas que se mantienen sobre ella.

Dos "Métodos de Inducción Hipnótica"

Tal y como hemos indicado, no existen métodos hipnóticos per se. No obstante, a lo largo de casi doscientos años se han ido perfilando ciertos rituales, que se han considerado internacionalmente como formas de inducción hipnóticas (Capafons & Amigó, 1993c; Friedlander & Sarbin, 1938). Sin embargo, como "prueba" de que existen infinitas formas de proceder, siempre que se las rotule como hipnosis, expondremos una variación diseñada por el autor de este texto, del método activo-alerta propuesto por Bányai, Zseni y Túri, así como un método de auto-hipnosis, que permite utilizar la sugestión en estado "despierto", constituyéndose, de esta forma, en un puente entre la terapia de auto-regulación y la hipnosis (Capafons, en prensa).

En primer lugar, conviene recordar que, previa a la aplicación de cualquier inducción hipnótica, se debe haber presentado la hipnosis al paciente como algo natural, controlable, eficaz y carente de peligros (Capafons & Amigó, 1993c). Además, se debe haber realizado una primera evaluación de la susceptibilidad del paciente (Capafons & Amigó, 1993 a y c; Lynn, et al., 1996), en la que se determinen sus "capacidades", preferencias, y modos de interferir con la sugestión. En nuestro caso preferimos realizar una evaluación no psicométrica, con la intención de evitar experiencias de fracaso al cliente, ya que los últimos elementos de las escalas al uso suelen ser muy difíciles. Si bien existe polémica respecto de la conveniencia o no de usar este tipo de escalas en consulta (Lynn et al., 1996), nosotros nos sumamos a la opinión de Chaves (1996), quien indica que sólo los autores que creen que la susceptibilidad a la hipnosis es un rasgo estable la evalúan en terapia a través de escalas psicométricas, mientras que los autores de corte cognitivo-comportamental, que creen que la susceptibilidad es modificable, evitan estas escalas, sustituyéndolas por escalas clínicas pensadas más para un uso terapéutico. Por ejemplo, los ejercicios de balanceo y caída hacia atrás, pueden presentarse con sugestión directa y monótona. Si la persona responde, sabemos que no interfiere (todo el mundo se balancea estando erecto, los pies juntos y ojos cerrados), y que responde a sugestiones monótonas, reiterativas y directas (sin uso de la imaginación).

Pero este mismo ejercicio lo podemos aplicar usando una metáfora para activar la imaginación de la persona, si observamos que no hay respuesta a la sugestión, y la persona no muestra interferencias (se balancea mínimamente, o no consiga caer hacia atrás). Pidiendo que la persona se imagine que la mano del terapeuta es una imán poderoso, podemos "imantar" la cabeza de la persona para que se balancee, e incluso caiga hacia atras, siguiento la dirección del imán. El resto de los ejercicios (catalepsia ocular por enrrollamiento y apretón de manos, Capafons & Amigó, 1993c), pueden aplicarse también a través del uso de la imaginación, cuando las instrucciones directas fracasen, de forma que podamos evaluar la preferencia del cliente a la hora de usar las sugestiones.

Finalizada estas fases de evaluación de la susceptibilidad y de presentación de la hipnosis, se procedería a la primera inducción. Esto implica haber diseñado un plan concreto de intervención, en el que se establezcan los fenómenos hipnóticos que se pretende activar, su función dentro del tratamiento, además de las técnicas o procedimientos cognitivo-comportamentales que se aplicarán (solución de problemas, exposición in vivo, reestructuración cognitiva, etc.).

Si este plan está diseñado, se iniciaría la primera inducción, no sin antes establecer una señal de "salida" para que el paciente pueda pedir al terapeuta que interrumpa la hipnosis en cualquier momento que el cliente lo solicite (Capafons & Amigó, 1993 c).

Un método por Activacion-Alerta

En el apartado anterior indicábamos que Bányai diseñó un procedimiento de inducción por activación-alerta. Según esta autora, son muchas las ventajas de este método, ya que el sujeto puede mantener los ojos abiertos (con las consiguientes ventajas para el terapeuta), incluso caminar y moverse por la sala de terapia (Bányai, Zseni & Túri, 1993). Ciertamente, estas ventajas son considerables y acercan la hipnosis a la terapia de auto-regulación (Amigó, 1990; Capafons & Amigó, 1995; Amigó & Capafons, 1996), si bien esta última supone un cambio cualitativo radical respecto de la hipnosis, a la hora de entender el uso de la sugestión, y siendo mucho mayores sus ventajas. No obstante, para las personas que deseen ser hipnotizadas, y que, además, tengan problemas de hipotensión arterial, o no deseen experimentar relajación y pesadez, el método por activación puede representar una alternativa de elección.

Bányai (Bányai & Hilgard, 1976) diseñó el método activo-alerta de modo que se requería una bicicleta estática para fomentar la activación muscular de la persona. Esto supone un grave inconveniente para algunos profesionales que no disponen de ella, o para algunos pacientes que no deben realizar ejercicios bruscos. Posteriormente, la autora y sus colaboradores (Bányai, Zseni & Túri, 1993), eliminaron optativamente la bicicleta, la cual podía sustituirse por una marcha acelerada dentro de la sala de terapia. Esto también presenta, según nuestra opinión, ciertos inconvenientes, como el necesitar una sala amplia para hipnotizar, o dificultar las hipnosis grupales. Por todo ello, diseñamos otro método, complementario a los anteriores, que se basa en las ideas de activación de Bányai, y de mente expandida de Gibbons (1979). El método que proponemos, denominado "vigila-alerta", ha sido validado recientemente en una investigación. En ella se ha comprobado la capacidad del método vigilia-alerta para promover mayores respuestas a las sugestiones, y mayor agrado que el método activo-alerta de la bicicleta de Bányai. Más aún el método vigilia-alerta es percibido como más agradable y es preferido, en términos generales, al de Bányai. De hecho, este método produjo un 30% de abandono, contra el escasamente 1% que produjo el de vigilia alerta (Cardeña, Alarcón, Capafons & Bayot, en preparación).

Una vez estemos preparados para aplicar el método de inducción y la persona esté cómodamente sentada en un sillón, podemos iniciar nuestra verbalización, aproximadamente, de la siguiente forma: "Ahora céntrate en tu mano derecha. Comienza a moverla de arriba abajo por la muñeca, mientras mantienes apoyado tu brazo en el reposabrazos. Eso es, mueve la mano sin deternerla en ningún momento... pronto notarás que el movimiento es más y más automático, la mano se moverá sola, como si tú no la impulsaras..., tus músculos no se fatigarán, sino que, al contrario, se activarán más y más..., eso es, observa cómo el movimiento es cada vez más automático, como si la mano tuviera vida propia..., cada vez se activa más y más, más y más, y notas tu brazo también agradablemente tenso y activado..., tu corazón debe bombear más sangre para mover los músculos..., observa cómo tu corazón comienza a latir más deprisa..., como cuando estamos impacientes o ligeramente emocionados..., tu corazón late un poco más deprisa, y tu respiración comienza a agitarse, cada vez más y más. Estás respirando más deprisa, pero con ritmo..., es una respiración rápida, agradablemente rápida..., y te vas notando cada vez más y más hipnotizado, activado e hipnotizado, con tu mente funcionando cada vez más y más deprisa, expandiéndose..., ahora puedes parar la mano, mientras la respiración sigue rápida, agitada..., y devienes cada vez más y más hipnotizado..., muy hipnotizado. Todo tu cuerpo se activa cada vez más y más..., la sangre que proviene de tu mano se irradia por todas las venas y arterias de tu cuerpo, transportando una sensación de energía, expansión, activación, como cuando estás alerta esperando algún acontecimiento, un acontecimiento agradable..., y te sientes más hipnotizado todavía. Las piernas están más activas, tienden a moverse, tu tronco y cabeza también están más y más activos, con deseos de moverse..., ahora notas la necesidad de levantarte del sillón y caminar, tranquilo y sin prisas hasta la puerta de la habitación (la persona se levanta y camina). A medida que caminas te sientes más hipnotizado, alerta, con tu cerebro muy activado y receptivo..., tu mente esta preparada, activada, muy, muy expandida, despejada, cada vez más y más despejada y expandida..., tu mente está hipnotizada y preparada para poder trabajar deprisa y con eficacia."

Acabada esta inducción, se realizan algunos ejercicios como el de levitación del brazo, u otros que nos puedan interesar, para "demostrarle" a la persona lo que su mente es capaz de realizar cuando se la activa convenientemente.

Finalizados los ejercicios, se "deshipnotiza" a la persona, más o menos, del siguiente modo: "Ahora céntrate en mi voz, eso es..., tu corazón empieza a latir más despacio, tu respiración es más y más lenta...., a medida que tu corazón y tu respiración se ralentizan, vas sintiéndote menos hipnotizado, físicamente menos activado y mentalmente menos expandido. Dentro de un momento contaré hasta tres. Cuando lleguemos al tres, estarás fuera de hipnosis, te sentirás tranquilo, con los músculos relajados, tu mente activa..., te notarás con ganas de hacer cosas, pero sereno y relajado. 1, menos activado muscularmente y con la respiración ralentizándose; 2, saliendo de hipnosis, con tu mente activa pero menos expandida...; 3, ya estás fuera de hipnosis, pero activo y relajado, con ganas de hacer cosas. Eso es, muy bien ¿Cómo te encuentras?".

Tras acabar con la sesión de inducción, debemos realizar una entrevista, con el objeto de obtener la información sobre los puntos que ya hemos especificado. Con esta información podemos ajustar nuestras sugestiones a las preferencias del paciente para las siguientes sesiones.

También podemos utilizar una señal de reinducción rápida de hipnosis para ahorrar tiempo en las siguientes sesiones (Capafons & Amigó, 1993 c).

Tanto los métodos de inducción por relajación como por activación provocan el mismo grado de respuesta a las sugestiones hipnóticas (Bányai & Hilgard, 1976), por lo que el uso de uno u otro tipo dependerá de las necesidades y preferencias del cliente. En ocasiones puede ser tremendamente útil aplicar ambos tipos de métodos, para que pueda utilizarse la sugestión diferencialmente, según los aspectos a tratar del problema del paciente.

Un método de Auto-hipnosis: Auto-hipnosis rápida (AHR)

Cuando se aplican los procedimientos hipnóticos, habitualmente se enseña a la persona algún método de inducción auto-aplicado. Es decir, se enseña auto-hipnosis, con la intención de que el cliente refuerce las ganancias terapéuticas fuera de la consulta. A pesar de ciertos trabajos pioneros (Klieeisen & Queiroz, 1976), no fue hasta la publicación de los trabajos de Fromm y su grupo de investigación (Fromm et al, 1981) sobre auto-hipnosis, cuando se despertó un fuerte interés sobre la auto-hipnosis, fomentado por las críticas de Jonhnson (1981).

Sin embargo, tal interés no contribuyó a gestar métodos rápidos, que pudieran utilizarse in situ (donde se da el problema de la persona), y que pudieran activarse disimuladamente en la vida cotidiana del cliente, pues se centró en el proceso de la auto-hipnosis (comparándolo con el de la heterohipnosis). De hecho, son pocos los métodos estructurados (es decir, métodos de self-hypnosis, según la clasificación de Gardner, 1981), y que difieren de una auto-aplicación de procedimientos heterohipnóticos (Spiegel & Spiegel, 1987; Wollman, 1978). Son menos aún, los que intentan acomodarse a las necesidades de la vida cotidiana del paciente (sólamente el mencionado de Spiegel y Spiegel, y sin mucho éxito en cuanto a su utilización de forma simulada). La mayoría de métodos "auto-hipnóticos", incluso los utilizados en programas estructurados para la auto-hipnosis (Ganer, 1984), o los publicados en manuales de auto-ayuda (Davis, McKay & Eshelman, 1985), no son sino un reflejo, tal y como hemos indicado, de métodos heterohipnóticos.

Todo ello nos llevó a diseñar el método de auto-hipnosis rápida que exponemos a continuación. Este método ha sido validado también en una investigación reciente (Martínez-Tendero, 1995), que ha mostrado su capacidad para promover respuestas a las sugestiones, y para ser percibido como más agradable y preferido al método de auto-hipnosis propuesto por Spiegel & Spiegel (1987).

La intención última de la Auto-Hipnosis Rápida es la de ser utilizada en el contexto cotidiano de la persona, siguiendo la filosofía del las técnicas de relajación como manejo activo del estrés, especialmente, del entrenamiento en relajación aplicada (Denney, 1983). Por lo tanto, la persona aprenderá un método de auto-control, con el que, tras un período de entrenamiento, podrá auto-aplicarse sugestiones, manteniendo los ojos abiertos, sin relajarse ni adoptar posturas de aletargamiento o de pasividad. Le bastará con activar una clave y unos procesos, para lograr que su cerebro o mente funcionen de forma rápida y eficaz.

El método de Auto-Hipnosis Rápida (Capafons, en prensa; Capafons & Amigó, 1993 c), se basa en la "lógica" de los métodos de inducción rápida de hipnosis. Dos de ellos, son ya conocidos por el paciente, puesto que se usaron en la evaluación de la susceptibilidad, aunque sin intención de "hipnotizar": el método de la caída hacia atrás y el método del apretón de manos. De este modo, el cliente se siente cómodo, pues ya conoce parte del procedimiento, y se involucra más en la explicación que recibe acerca del funcionamiento de la técnica. Así, el terapeuta indica: "Ahora vamos a aprender un método de auto-hipnosis. Lo que pretendemos es que Ud. se pueda auto-hipnotizar cuando lo desee o lo necesite, pero de una forma rápida y disimulada. De este modo, podrá darse sugestiones casi en cualquier circunstancia o situación ¿De acuerdo?

La técnica que le voy a mostrar, se basa en dos procedimientos rápidos para hipnotizar. Ud. ya los conoce, pues los hemos utilizado para evaluar su susceptibilidad a la hipnosis. Me refiero al método de la caída hacia atrás y al método del apretón de manos. Pero en este caso, los aplicaremos de forma muy disimulada. En primer lugar, la idea es fomentar algún tipo de reacción que nos ayude a experimentar ciertas sensaciones. Estas sensaciones, nos ayudaran, asimismo, a activar nuestra mente, para que responda a las sugestiones que le demos. Las sensaciones son las de pesadez y sensación de inmovilidad. Para ello, aprenderemos los pasos por separado, y luego los uniremos".

En este momento, el terapeuta modela el primer paso: el apretón de manos. Para ello, une las manos, sin trenzarlas, evitando con ello el hacerse daño en caso de llevar anillos. Entonces, inspira profundamente, y tras retener el aire 3 ó 4 segundos, lo exhala lentamente, mientras aprieta ligeramente las manos. Es muy importante "soltar" el aire lentamente, por lo que si, es necesario, se indicará al paciente que se imagine una vela encendida a unos 20 cms. de su nariz, de modo que, cuando exhale el aire, la vela no se apague, aunque la llama se mueva. A veces es necesario colocar una llama real (con una vela o mechero), para que el paciente practique el ejercicio.

Una vez el terapeuta ha apretado ligeramente las manos, y sin aflojarlas en cada nueva exhalación, repite la operación dos veces más. En este momento, el terapeuta explica la importancia de no apretar demasiado y de exhalar lentamente. A continuación le pide al paciente que repita este primer paso: tres veces apretar las manos, sin aflojarlas en cada nueva inspiración, soltando el aire muy despacio y suavemente.

A continuación, se pide al cliente que se ponga cómodo en la silla, sillón o sofá donde está sentado. El terapeuta hace lo propio y le indica que esta precaución es importante para la caída hacia atrás, pues garantiza el adoptar una posición cómoda cuando haya realizado el ejercicio. En este momento, el terapeuta se inclina hacia adelante, separando la espalda unos 15 ó 20 cms. del respaldo, y se deja caer hacia atrás, con una cierta brusquedad. Cuando ha realizado esta operación dos o tres veces, le dice al cliente: "Ahora realice Ud. este ejercicio (el cliente se deja caer hacia atrás). Como ve, el movimiento hacia atrás le provoca una cierta sensación de inmovilidad y relajación. Es una reacción natural, muy agradable y que nos ayudará a fomentar las reacciones que activarán nuestra mente. Observe lo sencillo que es. Sólo dejarse caer con cierta brusquedad (el cliente repite el ejercicio un par de veces más). Ahora lo repetiremos todo junto: el tensar las manos suavemente, mientras respiramos con lentitud, y el dejarnos caer con cierta brusquedad".

El terapeuta realiza el ejercicio delante del cliente, indicándole: "Cuando acabe las respiraciones, deje caer bruscamente las manos sobre las piernas, y se deja caer hacia atrás (el cliente lo hace) ¿Comprende lo que le digo? Muy bien, ahora lo realizará Ud. solo. Yo le ayudaré en los pasos siguientes (el cliente encadena los tres pasos: apretón de manos, caída hacia atrás y manos sobre las piernas). Estupendo, escúcheme con atención: ahora se notará más pesado, es una reacción natural. Pero todavía vamos a sentirnos más y más pesados. Esto será la señal de que ya estamos en hipnosis, y podemos darnos las sugestiones. Muy bien, céntrese en sus manos y observará cómo ambas o una de ellas está cada vez más y más pesada..., más y más pesada..., tanto que le sería muy, muy difícil el moverlas..., o el levantarlas. Incluso puede notar que, cuanto más intenta el levantarlas, más y más le cuesta hacerlo... Ud. sabe que podría romper este efecto en cuanto quisiera, pero ahora permita que su cerebro le provoque esta reacción. Para experimentar esta sensación, puede ayudarse de imágenes. Por ejemplo, que unas cuerdas suaves atan sus/s mano/s a la/s pierna/s; o que un cemento o pegamento une sólidamente la mano y la pierna, etc. Eso es, ahora si ya experimenta esta sensación, su cerebro está activado y preparado para cumplir con las instrucciones que le demos (en este momento se dan las sugestiones que se hayan diseñado). Muy bien, ahora, para salir de hipnosis sólo cuente hasta tres, muy despacio, y abra los ojos. Vamos a ver, 1..., 2..., 3.... abra los ojos. Qué tal, ¿Cómo se encuentra?".

Tras realizar una pequeña entrevista, tal y como indicábamos en el punto de la heterohipnosis, y si los ejercicios han dado resultado, se le indica al paciente que debe practicar la auto-hipnosis tres veces seguidas tres veces al día, por lo menos durante una semana. Lo importante, es que la persona entienda que debe realizar estos ejercicios, antes o después, de forma muy disimulada. Es decir, tendrá que practicar con los ojos abiertos, y en posturas que disimulen al máximo la caída hacia atrás y el apretón de manos. Cuando ya se haya practicado suficientemente, se le indica a la persona, se puede provocar una reacción de inmovilidad, disociando el brazo, de tal forma, que con sólo notar el brazo (el que la persona elija) pesado y como que pertenece a otra persona (reacción que se consigue rápidamente con sólo un poco de práctica), puede eliminar los dos pasos previos de apretón de manos y caída hacia atrás. De este modo, la auto-hipnosis es absolutamente disimulada y pasa totalmente desapercibida para cualquier persona que esté interactuando con nosotros. En este sentido, la auto-hipnosis rápida es una técnica de afrontamiento del estrés, similar a las adaptaciones de la técnicas de relajación de Jacobson propuestas por Denney (1983), tal y como hemos indicado. La diferencia con ellas, es que se introduce de manera explícita el uso de la sugestión, y se rotula la situación como hipnosis.

Finalmente, podemos aprovechar esta sesión, para relatar al paciente una metáfora, en la que, bajo hipnosis, pueda entender el sentido de la hipnosis y de la auto-hipnosis para el afrontamiento de sus problemas cotidianos. Basándose en la lógica del entrenamiento en el manejo de la ansiedad propuesto por Suinn (Suinn, 1990; Suinn & Richardson, 1971), podemos relatar una secuencia (ensayo imaginado), en la que la persona deba enfrentarse a una serie de situaciones, no necesariamente relacionadas con su problema, de forma activa, tratando de tranquilizarse y controlar sus emociones. En este caso, se puede utilizar algún símbolo que resuma las características de la hipnosis: su apariencia de instrumento peligroso y su utilidad, sin embargo, para manejar las emociones a gran velocidad y eficiencia.

Conclusiones

A lo largo de las páginas anteriores, hemos tratado de exponer las principales ideas de la visión cognitivo-comportamental de la hipnosis. Ciertamente, esta aproximación es heterogénea (Lynn & Rhue, 1991), por lo que no recogemos las ideas de todos sus autores, incluso aportamos otras con las que algunos de ellos no colegirían. Sin embargo, los aspectos fundamentales comunes a la diversidad de investigadores, sí están plenamente reflejados: la hipnosis no supone ningún trance o estado especial, alterado o diferente de conciencia. Su investigación debe centrarse en aspectos similares a los de cualquier otro tipo de respuesta humana (motivación, creencias, actitudes, aptitudes -especialmente cognitivas-, imaginación, expectativas, aprendizaje, etc.), y la versión que de ella se da a los clientes, debe, asimismo, revestirse de una halo de naturalidad y sinceridad. El cliente debe saber que con la hipnosis no se consigue nada excepcional, que todo depende de él y de su interés por lograr las metas que se proponga, y que, para ello, la hipnosis puede ser de gran ayuda, nunca la solución. Más aún, según nuestro punto de vista, no conviene presentar la hipnosis como algo tremendamente poderoso, que funciona por ciertos poderes del terapeuta y de los métodos que utiliza. Muy al contrario, dar una visión en la que el paciente es el agente activo que provoca sus propias reacciones a través de ejercicios que le ayudan a activar su mente y su cerebro, fomenta la implicación en el tratamiento y ayuda a entender lo que, quizá, es el núcleo esencial de nuestra perspectiva sobre la hipnosis: "los trucos" para conseguir ciertas reacciones, no sólo no se ocultan al paciente, sino que se le explicitan y explican para que él mismo, ayudándose de ellos, pueda mejorar sus respuestas a la sugestión. En definitiva, con ello evitamos las pugnas entre hipnotizado e hipnotizador acerca de la "veracidad" de las reacciones, y fomentamos un concepto de colaboración mutua, en la que el aprendizaje es el nexo entre ambos miembros de la díada terapéutica.

Retomando la idea básica de Sach y Anderson (1967), todo lo que nos ayude a mejorar nuestras reacciones a la sugestión debe ser incorporado en el repertorio del sujeto. En nuestro caso, además, ese "todo" se explicita y comparte con él, de modo que la hipnosis deviene realmente en lo que Kirsch (1993) ha denominado como un "placebo no engañador": la hipnosis sería un placebo, aunque la persona no reciba, realmente, sustancia inerte alguna, y, sobre todo, no se le engañe en cuanto a los efectos reales de la sustancia que ingiere. En este caso, la sustancia o placebo son simplemente, o nada menos, las sugestiones terapéuticas.

Por lo tanto, y a pesar de la tautología implícita, permítasenos concluir, en acuerdo con Kirsch, que la hipnosis es un placebo psicológico, en el que nadie necesita engañarse o ser engañado para mejorar su situación. Sin embargo, este placebo no sería el "remedio" a la enfermedad, sino, muy al contrario, una ayuda adjunta para fomentar y maximizar el efecto de otros "placebos" o técnicas psicológicas cognitivo-comportamentales.

Bibliografía

Amigó, S. (1990). Terapia de auto-regulación: Fundamentos teóricos y estudio de caso clínico. Revista Española de Terapia del Comportamiento, 8, 261-275.

Amigó, S. & Capafons, A. (1996). Emotional self-regulation therapy for treating primary dysmenorrhea and premenstrual distress. En S.J. Lynn, I. Kirsch & J.W. Rhue (Eds.), Casebook of clinical hypnosis (pp. 153-171). Washington, D.C.: American Psychological Association.

Araoz, D. (1985). The new hypnosis. New York: Brunner/Mazel.

Bányai, E.I. & Hilgard, E.R. (1976). Comparison of active-alert hypnotic induction with traditional relaxation induction. Journal of Abnormal Psychology, 85, 218-224.

Bányai, E.I., Zseni, A. & Túry, F. (1993). Active-alert hypnosis in psychotherapy. En J.W. Rhue, S.J. Lynn & I. Kirsch (Eds.), Handbook of clinical hypnosis (pp. 271-290). Washington, D.C.: American Psychological Association.

Barber, T.X. (1969). Hypnosis: A scientific approach. Princenton, New Jersey: Van Nostrand Reinhold.

Bayot, A., Capafons, A. & Amigó, S. (1995). Tabaco y terapia de auto-regulación emocional: Un programa estructurado para dejar de fumar. Valencia: Promolibro.

Bergin, A.E. & Gardfield, S.L. (1994). Handbook of psychotherapy and behavior change (4th. Edition). New York: Wiley.

Bernheim, H.M. (1884, a). De la sugestion dans l'etat hypnotique et dans létat de veille. Paris: Doin

Bernheim, H.M. (1884, b). De la sugestion et ses applications à la therapeutique. Paris: Doin.

Bowers, K.S. & Davidson, T.H. (1991). A neodissociative critique of Spanos' social-psychological model of hypnosis. En S.J. Lynn & J.W. Rhue (Eds.), Theories of hypnosis: Current models and perspectives (pp. 105-143). New York: The Guilford Press.

Brown, D.P. (1992). Clinical hypnosis since 1986. En E. Fromm & M.R. Nash (Eds.), Contemporary hypnosis research (pp. 427-458). New York: The Guilford Press.

Brown, D. & Fromm, E. (1987). Hypnosis and behavior medecine. New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates Publishers.

Capafons, A. (1993). Investigación empírica y terapia de auto-regulación. En A. Capafons & S. Amigó (Eds.), Hipnosis, terapia de auto-regulación e intervención comportamental (pp. 117-149). Valencia: Promolibro.

Capafons, A. (1994). Empirical validation of self-regulation therapy for smoking and obesity. En I. Kirsch (Chair), Suggestive enhancement of behavior therapy-empirically validated techniques. Simposium celebrado en the 102nd. APA Convention. Los Angeles, CA., USA.

Capafons, A. (1995). Entrevista a Irving Kirsch (University of Connecticut, USA). Papeles del Psicólogo, 62, 60-61.

Capafons, A. (en prensa). Rapid self-hypnosis: A suggestion method forself-control. Psicothema.

Capafons, A. & Amigó, S. (1993, a). Hipnosis y terapia de auto-regulación. En F.J. Labrador, J.A. Cruzado & M. Muños (Eds.), Manual de técnicas de modificación y terapia de Conducta (pp. 457-476). Madrid: Pirámide.

Capafons, A. & Amigó, S. (Eds.). (1993, b) Hipnosis, terapia de auto-regulación e intervención comportamental. Valencia: Promolibro.

Capafons, A. & Amigó, S. (1993, c). Hipnosis y terapia de auto-regulación (introducción práctica). Madrid: Eudema.

Capafons, A. & Amigó, S. (1995). Emotional self-regulation therapy for smoking reduction: Description and first empirical data. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 43, 7-19.

Capafons, J.I, Herrero, M., Sosa, C.D., Viña, L. & Capafons, A. (1993). Terapia de auto-regulación y eliminación de la fobia a volar. En A. Capafons & S. Amigó (Eds.), Hipnosis, Terapia de Auto-Regulación e Intervención Comportamental (pp. 259-269). Valencia: Promolibro.

Cardeña, E., Alarcón, A., Capafons, A. & Bayot, A. (en preparación). Effects on suggestibility of a new method of active-alert hypnosis.

Casas, C. & Capafons, A. (1996). Tratamiento del sobrepeso y exceso de grasa. Terapia de auto-regulación emocional para la reducción de la grasa corporal: Un programa estructurado. Valencia: Promolibro.

Charcot, J.M. (1882). Physiologie patologique: Sur les divers états nerveux determinés pour 1'hypnotizacion chez les hystériques. CR Academy of Science, 94, 403-405.

Chaves, J.F. (1989). Hypnotic control of clinical pain. En N.P. Spanos & J.F. Chaves (Eds.), Hypnosis: The cognitive-behavioral perspective (pp. 242-272). Buffalo, New York: Prometheus Books.

Chaves, J.F. (1996). Hypnotic strategies for somatofrom disorders. En S.J. Lynn, I. Kirsch & J.W. Rhue (Eds.), Casebook of clinical hypnosis (pp. 131-151). Washington, D.C.: American Psychological Association.

Coe, W.C. (1989). Posthypnotic amnesia: Theory and research. En N.P. Spanos & J.F. Chaves (Eds.), Hypnosis: The cognitive-behavioral perspective (pp. 110-148). Buffalo, New York: Prometheus Books

Coe, W.C. & Sarbin, T.R. (1966). An experimental demonstration of hypnosis as role enactment. Journal of Abnormal Psychology, 71, 400-416.

Coe, W.C. & Sarbin, T.R. (1991). Role theory: Hypnosis from a dramaturgical and narrational perspective. En S.J. Lynn & J.W. Rhue (Eds.), Theories of hypnosis: Current models and perspectives (pp. 303-323). New York: The Guilford Press.

Council, J.R. (en prensa). Measures of hypnotic responding. Aparecerá en A. Capafons, I. Kirsch, S. Amigó & E. Cardena (Eds.), Hypnosis and self-regulation therapy: The cognitive-behavioral perspective. Washington D.C.: American Psychological Association

Davis, M., McKay, M. & Eshelman, E.R. (1985). Técnicas de auto-control emocional. Barcelona: Martínez Roca.

De Groot, H.P. & Gwynn, M.I. (1989). Trance logic, duality, and hidden observer responding. En N.P. Spanos & J.F. Chaves (Eds.), Hypnosis: The cognitive-behavioral perspective (pp. 187-205). Buffaflo, New York: Prometheus Books.

Denney, D.R. (1983). Relaxation and stress management training. En C.E. Walker (Ed.), The handbook of clinical psychology: Theory, research and practice (pp. 967-1008). Homewood, Illinois: Dow Jones-Irwing.

Edmonston, W.E. (1991). Hypnosis as relaxation. En S.J. Lynn & J.W. Rhue (Eds.), Theories of hypnosis. Current models and perspectives (pp. 197-237). New York: The Guilford Press.

Eysenck, H.J. (Ed.). (1960). Behavior therapy and the neuroses. New York: Pergamon.

Evans, F.J. (1966). The case of disappearing hypnosis. Comunicación presentada en the American Psychological Association Meeting. New York, septiembre.

Frankl, V.E. (1985). Logos, paradox, and the search for meaning. En M.J. Mahoney & A. Freeman (Eds.), Cognition and psychotherapy (pp. 259-275). New York: Plenum Press.

Frauman, D.C., Lynn, S.J. & Brentar, J.P. (1993). Prevention and therapeutic management of "negative effects" in hypnotherapy. En J.W. Rhue, S.J. Lynn & I. Kirsch (Eds.), Handbook of clinical hypnosis (pp. 95-120). Washington, D.C.: American Psychological Association

Friedlander, J.W. y Sarbin, T.R. (1938). The depth of hypnosis. Journal of Abnormal and Social Psychology, 33, 353-375.

Fromm, E., Brown, D., Hurt, S.W., Oberlando, J.Z., Boxer, A.M. & Pfeifer, G. (1981). The phenomena and characteristics of self-hypnosis. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 29, 189-246.

Ganer, R.B. (1984). Eight steps to self-hypnosis. American Journal of Clinical Hypnosis, 26, 232-235.

Gardner, G.G. (1981). Teaching self-hypnosis to children. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 29, 300-312.

Gibbons, D. (1979). Applied hypnosis and hiperempiria. New York: Plenum.

Goldfried, M.R. & Davison, G.C. (1976). Clinical behavior therapy. New York: Holt, Rinehart & Winston.

González-Ordi, H. & Miguel Tobal, J.J. (1993). Aplicación de las técnicas de hipnosis en el ámbito de la modificación de conducta. Informació Psicológica, 53, 41-51.

Hilgard, E. R. (1965). Hypnotic susceptibility. New York: Harcourt, Brace & Wold, Inc.

Hilgard, E. R. (1969). Altered states of awareness. Journal of Nervous and Mental Diseases, 149, 68-79.

Hilgard, E. (1991). A neodissociation interpretation of hypnosis. En S.J. Lynn & J.W. Rhue (Eds). Theories of hypnosis: Current models and perspectives (pp. 83-104). New York: The Guilford Press.

Hoarean, J. (1992). Hypnose clinique. Paris: Masson.

Horevitz, R. (1993). Hypnosis in the treatment of multiple personalty disorders. En J.W. Rhue, S.J. Lynn & I. Kirsch (Eds.), Handbook of clinical hypnosis (pp. 395-424). Washington, D.C.: American Psychological Association.

Hull, C.L. (1933). Hypnosis and suggestibility: An experimental approach. NewYork: Appleton Century Crofts.

James, W. (1902). Varieties of religious experience. New York: Longmans, Grean & Co. Inc.

Janet, P. (1893-94-1901). The mental states of hystericals. (C.R. Corson, Trad.). New York: Putman & Sons. (Trabajos originales publicados en 1893 y 1984).

Jones, W.J. & Flynn, D.M. (1989). Methodological and theoretical considerations in the study of "hypnotic" effects in perception. En N.P. Spanos & J.F. Chaves (Eds.), Hypnosis: The cognitive-behavioral perspective (pp. 149-174). Buffalo, New York: Prometheus Books.

Johnson, L.S. (1981). Current research in self-hypnosis phenomenology: The Chicago paradigm. The International Journal of Clinical and Experimental hypnosis, 29, 247-258.

Kanfer, F.H. & Goldstein, A.P. (1986). Helping people change. New York: Pergamon Press Inc.

Kirsch, I. (1990). Changing expectations. A key to effective psychotherapy. Pacific Grove, CA: Brooks Cole Publishing Company.

Kirsch, I. (1993), Hipnoterapia cognitivo-comportamental: Expectativas y cambio de comportamiento. En A. Capafons & S. Amigó (Eds.), Hipnosis, terapia de auto-regulación e intervención comportamental (pp. 45-61).Valencia: Promolibro.

Kirsch, I. & Barton, R.D. (1988). Hypnosis in the treatment of multiple personality: A cognitive-behavioural approach. British Journal of Experimental and Clinical Hypnosis, 5, 131-137.

Kirsch, I. & Council, J.R. (1992). Situational and personality correlates of hypnotic responsiveness. En E. Fromm & M.R. Nash (Eds.), Contemporary hypnosis research (pp. 267-291). New York: Guilford.

Kirch, I. & Lynn, S. (en prensa). The automaticiy of everyday life: A socio-cognitive alternative to dissociation and dissociated control theories. En Y. Kirsch, A. Capafons, E. Cardeña & S. Amigó (Eds.), Clinical hypnosis and self-regulation therapy. Washington, D.C.: American Psychological Association.

Kirsch, I., Montgomery, G. & Sapirstein, G. (1995). Hypnosis as an adjunt to cognitive-behavioral psychotherapy. A meta-analysis. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 63, 214-220.

Klieeisen, M. & Queiroz, A.C. (1976). Autohypnoide verfahren unter kybernetischen gerischtspunkten. Psychotherapie, Medizin Psychologie, 26, 209-213.

Kroger, W.S. & Fezler, W.D. (1976). Hypnosis and behavior modification: Imagery conditioning. Philadelphia: Lippincot.

Lazarus, A.A. (1973). "Hypnosis" as a facilitator in behavior therapy. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 21, 25-31.

Lynn, S.J., Kirsch, I., Neufeld, J. & Rhue, J.W. (1996). Clinical hypnosis: Assessment, applications and treatment considerations. En S.J. Lynn, I. Kirsch & J.W. Rhue (Eds.), Casebook of clinical hypnosis (pp. 153-171). Washington, D.C.: American Psychological Association.

Lynn, S.J. & Rhue, J.W. (Eds). (1991). Theories of hypnosis: Current models and perspectives. New York: The Guilford Press.

Lynn, S.J., Martin, D. & Frauman, D.C. (1996). Does hypnosis pose special risks for negative effects? International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 44-7-19.

Miguel-Tobal, J.J. & González-Ordi, H. (1993). Aspectos psicofisiológicos y subjetivos de la hipnosis: Una visión crítica y una aproximación empírica. En A. Capafons & S. Amigó (Eds.), Hipnosis, terapia de auto-regulación e intervención comportamental (pp. 141-201). Valencia: Promolibro.

Nash, M.R. (1992). Hypnosis, psychopathology, and psychological regression. En E. Fromm & M.R. Nash (Eds.), Contemporary hypnosis research (pp. 149-169). New York: The Guilford Press.

Orne, M.T. (1962/67). La conducta antisocial y la hipnosis. En G.H. Estabrooks (Eds.), Problemas actuales de la hipnosis (pp.125-170). México, Fondo de Cultura Económica (original: New York: Harper & Row Publishers).

Orne, M.T. (1965). Undesirable effects of hypnosis: The determinants and management. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 13, 226-237.

Pettinati, H.M., Kogan, L.G., Evans, F.J., Wade, J.H., Horne, R.L. & Staats, J.M. (1990). Hypnotizability of psychiatric inpatients according to two different scales. American Journal of Psychiatry, 147, 69-75.

Paulov, I.P. (1923). The identity of inhibition with sleep and hypnosis. Scientific Monthly, 17, 603-608.

Rhue, J.W., Lynn, S.J. & Kirsch, I. (Eds.). (1993). Handbook of clinical hypnosis. Washington, D.C.: American Psychological Association.

Sach, L.B. & Anderson, W.L. (1967). Modificacion of hypnotic behavior. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 15, 172-180.

Sarbin, T.R. & Andersen, M.L. (1963). Base-rate expectancies and perceptual alterations in hypnosis. Brithish Journal of Social and Clinical Psychology, 2, 112-121.

Sarbin, T.R. & Coe, W. (1972). Hypnosis: A social psychological analysis of influence communication. New York: Holt, Rinehart & Winston.

Schoenberger, N.E., Kirsch, I., Gearan, P., Montgomery, G. & Pastyrnak, S.L. (1994). Hypnotic enhancement of a cognitive-behavioral treatment for public speaking anxiety. En I. Kirsch (Chair), Suggestive enhacement of behabior therapy-empirically validated techniques. Simposium celebrado en the 102nd. APA Convention. Los Angeles, CA., USA.

Spanos, N.P. (1989). Experimental research of hypnotic analgesia. En N.P. Spanos & J.F. Chaves (Eds.), Hypnosis: The cognitive-behavioral perspective (pp. 206-245). Buffalo, New York: Prometheus Books.

Spanos, N.P. & Barber, T.X. (1976). Behavior modification and hypnosis. En M. Hersen, R.M. Eisler & P.M. Miller (Eds.), Progress in behavior modification (pp. 1-43). New York: Academic Press Inc.

Spanos, N.P. & Chaves, J.F. (Eds.) (1989). Hypnosis: The cognitive-behavioral perspective. New York: Prometheus Books.

Spanos, N.P. & Chaves, J.F.(1991). History and Historiography of hypnosis. En S.J. Lynn & J.W. Rhue (Eds.), Theories of hypnosis. Current models and perspectives (pp. 43-78). New York: The Guildford Press.

Spiegel, H. & Spiegel, D. (1978). Trance and treatment. Clinical uses of hypnosis. Washington, D.C.: American Psychiatric Press.

Spinhoven, Ph. (1987). Hypnosis and behavior therapy: A review. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 35, 8-31.

Suinn, R.M. (1990-93). Anxiety management training. A behavior therapy. New York: Plenum Press. Traducción castellana: Entrenamiento en el manejo de la ansiedad. Bilbao: Desclée de Brouwer.

Suinn, R.M. & Richardson, F. (1971). Anxiety management training: A nonspecific behavior therapy program for anxiety control. Behavior Therapy, 2, 498-510.

Tortosa, F., González-Ordi, H. & Miguel Tobal, J.J. (1993). Estado alterado de conciencia vrs. no estado. Un formato remozado para una controversia clásica. En A. Capafons & S. Amigó (Eds.), Hipnosis, terapia de auto-regulación e intervención comportamental (pp. 9-43). Valencia: Promolibro.

Wadden , T.A. & Anderton, C.H. (1982). The clinical use of hypnosis. Psychological Bulletin, 91, 215-243.

Wagstaff, G.F. (1989). Forensic aspects of hypnosis. En N.P. Spanos & J.F. Chaves (Eds.), Hypnosis: The cognitive-behavioral perspective (pp. 340-357). Buffalo, New York: Prometheus Books.

Wagstaff, G.F. (en prensa). Forensic hypnosis. En I. Kirsch, A. Capafons, S. Amigó & E. Cardena (Eds). Hypnosis and self-regulation therapy: the cognitive-behavioral perspective. Washington, D.C.: American Psychological Association.

Wells, W. (1924). Experiments in waking hypnosis for instructional purposes. Journal of Abnormal and Social Psychology, 18, 389-404.

Wollman, L. (1978). Auto-hypnosis by the heavitation technique of Wollman. Journal of the American Society of Psychosomatic Dentristy and Medicine, 25, 4-6.

Wolpe, J. (1958). Psychotherapy by reciprocal inhibition. Standford, CA.: Standford University Press.

Wundt W. (1892). Hypnotismus und suggestion. Leipzig: Engelmann.