PAPELES DEL PSICÓLOGO Vol. 41-2 Mayo - Agosto 2020

eficientes y adaptables, especialmente en comportamientos relacionados con la novedad, la observación y la flexibilidad (Sokolov et al., 2017) Los niños con AC presentan una mayor conectividad interhe- misférica e interáreas, especialmente en las regiones frontopa- rietales, y en el cerebelo (Sastre-Riba, Viana-Sáenz, 2016). Estos niños a menudo manifiestan la capacidad para hacer descubrimientos intuitivos en áreas de adaptación no basadas en el aprendizaje instrumental o por categorización, es en es- tas áreas donde las funciones cognitivas del cerebelo cobran especial relevancia. La corteza prefrontal, junto con las corte- zas parietales y/o temporales apropiadas, se activan cuando el individuo establece un “modelo” consciente del problema dentro de la memoria de trabajo. Los circuitos cerebrales- ce- rebelosos copian el contenido de esta memoria de trabajo dentro del cerebelo que está operando fuera de la conciencia creando modelos internos de respuesta. Estos modelos inter- nos son una representación de los estados del entorno y de las respuestas estadísticamente eficientes basadas en la expe- riencia. El cerebelo envía esta información a la corteza pre- frontal a través de la retroalimentación cortical-cerebelosa activando y anticipando posibles soluciones futuras, en este momento la solución, o lo que se ha denominado intuición, se haría consciente incrementando el control atencional (Jeremy y Schmahmann, 2019). El cerebelo recibe información de la respuesta seleccionada y de su eficiencia real en el entorno inmediato a través de la retroalimentación que recibe de la corteza por lo que rectifica rápidamente los errores con una gran precisión temporal y secuencial con el fin de incrementar la exactitud y la eficiencia de la respuesta. Todo lo que se piensa repetidamente se mejora constantemente a través de nuevos modelados que dan lugar a soluciones cada vez más rápidas y eficientes, o intuitivas, por lo que los circuitos cere- belosos se están reconstruyendo continuamente. De esta ma- nera los niños con AC iniciarían y acelerarían un circuito de retroalimentación positiva con el cerebelo en un dominio de conocimiento específico. El mantenimiento de estas sinapsis se potencia por el uso incrementando la conexión entre el cór- tex y el cerebelo, sobre todo en regiones prefrontales dorsola- terales, avalando el papel del cerebelo en relación con el mantenimiento de la memoria de trabajo, la resolución de problemas y las funciones ejecutivas. Diversos estudios han hallado una correlación entre el CI y el volumen de la corteza prefrontal y el cerebelo, así como entre el CI y el aumento del número de conexiones entre el cerebelo y las áreas de planifi- cación y pensamiento de alto nivel frontal y parietal (Vaivre- Douret, 2011). Aprendizaje social en los niños con AC La facilidad para atender a los estímulos socialmente salien- tes de los niños con AC puede estar relacionado con la ma- yor sensibilidad que muestran hacia la recompensa estimular (Alnæs et al., 2018), pero también con la mayor participa- ción del cerebelo en la representación precisa de la informa- ción temporal. Por lo que el papel del cerebelo también pue- de ser de gran importancia para el aprendizaje social. Tanto en el lenguaje como en el desarrollo social la yuxtaposición de eventos de múltiples sentidos que ocurren en escalas de tiempo cortas proporciona un significado y requieren de la integración de una variedad de señales no verbales y de un aprendizaje estadístico (Sokolov et al., 2017). El cerebelo permite detectar asociaciones de tiempo muy estrechas y rá- pidas entre estímulos multisensoriales y estímulos intrínseca- mente gratificantes, como la sonrisa materna, que en principio no tendría ninguna valencia emocional, y la comi- da o el contacto, que son intrínsicamente placenteros. Del mismo modo, la simple exposición al lenguaje no facilita el desarrollo del habla y del lenguaje si no va acompañada de una información socialmente gratificante que atraiga la aten- ción del niño (Gómez-León, 2019a). El habla es una habili- dad sensoriomotora compleja y el aprendizaje vocal involucra tanto los ganglios basales como el cerebelo (Pi- doux et al., 2018) por lo que el mayor número de conexio- nes entre ambas estructuras en los niños con AC puede facilitar el aprendizaje y un intercambio más recompensante y enriquecedor del entorno. Automatizan la información más eficazmente Algunos autores señalan que estas relaciones recíprocas en- tre el neocórtex, los ganglios basales, y el cerebelo respon- den al modo flexible y efectivo de adaptación que tienen los niños con AC, permitiendo la coexistencia de acciones auto- matizadas que alternarían con otras bajo el control ejecutivo de orden superior, brindando la oportunidad para el desa- rrollo de la experiencia y el talento (Santarnecchia, Emmen- dorfera y Pascual-Leone, 2017). El cerebelo puede jugar un papel funcional complementario al neocórtex en la consolida- ción de la memoria permitiendo una rápida adaptación en las conexiones cerebelosas junto con una plasticidad gradual en las áreas corticales donde se almacena la memoria. La experiencia con un problema facilita el desempeño en otro problema sin que los sujetos sean conscientes de que uno le ha ayudado a resolver el otro. Por lo tanto, los cambios en el cerebelo pueden, con el tiempo, impulsar cambios en las áre- as corticales correspondientes incrementando la eficiencia del procesamiento de la información, incluida la velocidad y la consistencia de las percepciones y las decisiones, la velo- cidad con la que se aprenden nuevas habilidades la regula- ción y la automatización de la conducta (Badura et al., 2018; Rinaldi y Karmiloff-Smith, 2017; Wang et al., 2014). Los niños con altas capacidades automatizan la informa- ción más eficazmente que los de inteligencia media, ello les confiere una ventaja inicial que les facilita el manejo de la in- formación en procesos de pensamiento más complejos (Lépi- ne, Barrouillet, y Camos, 2005). La automatización del conocimiento permite, por una parte, tener una representa- ción más compleja del problema y, por otra, liberar recursos de atención que pueden utilizarse para otros procesos de ALTA CAPACIDAD EN LA INFANCIA TEMPRANA 154 A r t í c u l o s

RkJQdWJsaXNoZXIy NDY3NTY=