INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1984. Vol. (15).




AL FIN TUVIMOS CONGRESO

Carlos Camarero enjuicia el Primer Congreso

El Congreso del Colegio ha terminado ya hace tiempo; ahora, con más distancia, se pueden hacer valoraciones objetivas, ¿cómo valorarías la participación de los colegiados?

Creo que la participación ha sido, a parte de numerosa, muy significativa. Han participado muchos sectores y líneas de trabajo representativos. Creo que hemos abarcado toda la panorámica profesional. Una cosa muy importante que se ha reseñado es la de que no ha sido un Congreso estrechamente profesional en el que sólo se tratan problemas corporativos y más o menos de tipo profesional en el sentido colegial de la palabra: la aportación científica ha sido tan importante como para pensar que los profesionales ya no se pueden dividir en trabajadores de la Psicología y científicos o teóricos de ella, sino que, de alguna forma, en un porcentaje bastante elevado, se está uniendo el científico con el profesional.

¿Cuáles son los puntos negros que más destacarías del desarrollo del Congreso?

Puntos negros o vacíos creo que no ha habido; se puede hablar de una presencia más o menos extensa de determinadas líneas o de determinados grupos, o de determinados sectores; pero creo que no ha habido puntos negros.

Al margen de la voluntad del Colegio, ¿se produjo algún desequilibrio entre unas u otras líneas?

La propuesta del Comité Organizador era integradora, era una propuesta que suponía no excluir a nadie; lo que puede haber resultado de esa propuesta es ajeno a la voluntad de la propia organización del Congreso. Se puede entender que hay un vacío relativo de la Universidad, del mundo académico; pero vamos, la Universidad ha estado presente permanentemente dentro del Congreso y dentro de todas las áreas.

La participación según regiones ¿cubre las aspiraciones que teníais al organizar el Congreso?

Creo que sí; ha habido una presencia bastante representativa de las Comunidades Autónomas y de las distintas delegaciones. Nos hemos acercado bastante a las previsiones. Otra cosa es que, lógicamente, el Congreso duraba una semana, en Madrid, y eso supone que muchos no han podido venir. Sin embargo, pienso que el hecho de haber reunido 1.500 profesionales en unas fechas como ésas, final de curso, durante una semana completa, creo que es importante. El que se hayan desplazado a Madrid del orden de 1.000 profesionales, el resto era madrileño, creo que eso da una idea bastante clara de que si ha habido un interés por parte de las regiones y de las Delegaciones pro asistir al Congreso.

¿Cuáles son, en tu opinión, las cosas más importantes que resultan del desarrollo del Congreso?

Los dos o tres, o cuatro puntos más importantes que han surgido han sido una propuesta de Código Deontológico, que cubre bastante bien las aspiraciones que tenemos en ese sentido, como colectivo: otro punto importante ha sido comprobar que hay bastantes profesionales entorno a un proyecto de Servicio Nacional de Salud, dentro de lo que podría ser una configuración de Salud Pública y que tienen bastante elaboradas propuestas propias desde la Psicología para aportar a ese Servicio Nacional de Salud: también ha habido suficiente elaboración científica sobre Servicios Sociales, teniendo en cuenta que hasta hoy había poco hecho a pesar de la importante presencia profesional en esos Servicios: eran los que más trabajan, pero los que menos elaboración teórica tenían, y sin embargo en el Congreso ha habido una presencia teórica a partir de su práctica bastante importante. Creo que además de lo anterior nos hemos encontrado algún tema novedoso en Seguridad Vial, en la presencia del Psicólogo y en sus planteamientos en la escuela, ha habido un efectivo muy importante de relación con la Universidad a nivel de coordinar un poco lo que serían propuestas de formación postgrado y de formación especializada.

Cuando se habla de Código Deontológico, ¿no se está intentando ejercer una función que correspondería más al Estado, o que, en todo caso, exigiría alguna forma de participación de la sociedad?

Efectivamente, si el control se ejerce sólo y exclusivamente por el sector profesional puede haber una defensa corporativa de los profesionales contra los intereses de los ciudadanos. En el Código Deontológico se hace por eso un planteamiento general de actuación de los profesionales, pero se contempla la posibilidad de que haya un control de tipo ciudadano o de que haya un control de los usuarios. Saliendo al paso de otro tema, diría que es muy discutible cómo se está proponiendo desde sectores del Gobierno tal control ciudadano en la nueva Ley de Colegios Profesionales. Nuestra propuesta de todas formas no se agota en los contenidos del control deontológico de los profesionales sobre los propios profesionales.

¿Qué nos dirías de la función social del psicólogo?

Hay una propuesta en el Congreso, que es la idea de hacer competentes a las personas, es decir, de enseñarles las técnicas por las cuales la propia persona puede satisfacer y puede resolver sus propios problemas y no necesitar de los profesionales.

Pero esta voluntad podría afirmarse por igual de todo tipo de escuelas psicológicas?

Creo que no. Ahí hay bastante discusión. Determinadas escuelas, determinadas teorías están basadas sobre el control de la actuación del propio sujeto para poder ir encauzándole, pero creo que en el fondo, aunque esas escuelas puedan tender hacia un alargamiento de la terapia, en el fondo el interés del psicólogo es poder decir en un momento determinado: esta persona ya puede prescindir de mi y puede resolver sus propios problemas solo; toda la satisfacción del profesional está en que la persona se haga independiente y pueda caminar por si mismo.

¿Cómo ve la sociedad a los psicólogos?

Creo que se tiene una idea bastante equivocada. Creo que hay un solapamiento en cuanto a la concepción que tiene la gente del psicólogo: un solapamiento con el médico, con el psiquiatra, en que el psicólogo atiende solamente problemas de los locos, etcétera; incluso hay una degeneración de lo que es la Psicología: se fábula mucho, se imaginan cosas sobre lo que puede ser un psicólogo, y luego, además, hay una cuestión muy clara y es que en los medios de comunicación aparecen siempre informaciones relacionadas con personajes o profesionales que nada tienen que ver con la Psicología y, sin embargo, hablan de algo que está en relación con al Psicología; por ejemplo, los médicos hablan de la Psicología, de los aspectos psicológicos de un enfermo y no tienen conocimiento de Psicología; los psiquiatras hablan de los aspectos psicológicos o psiquiátricos, todo lo psiquiatrizan y, sin embargo, no tienen un componente de conocimiento de la Psicología; luego están todas las ciencias ocultas, pro decirlo de alguna forma, que están interfiriendo. Entonces, para el gran público, el psicólogo es un conocedor de lo oculto y eso no es cierto. Luego ha habido también un uso indebido de los test, un abuso de las pruebas psicológicas, etcétera, y entonces la gente entiende que el psicólogo es el "testólogo", le hace un tests y le dice lo tonto o lo listo que eres.

¿Por qué ha habido tantos representantes de la Administración en el Congreso? ¿Era realmente una necesidad o ha sido un capricho de los organizadores?

Porque estamos planteando la Psicología desde la perspectiva de querer introducirla dentro de lo que sería un servicio público. Entendemos que la Psicología si se hace como práctica privada puede caer en eso que antes decíamos de alargar los tratamientos en función de las necesidades del psicólogo, más que en función de las necesidades del propio usuario. ¿Entonces qué ocurre? Que los interlocutores más adecuados para crear puestos de trabajo son los políticos: pretendemos estar en la Educación a todos los niveles, en el trabajo, etc. Tenía que haber una representación mínima de la Administración de cada una de las áreas que tratábamos, de manera que fuera receptora de primera mano de nuestros planteamientos.

Para terminar, qué perspectivas tiene el Colegio después del Congreso.

A partir de este momento el Colegio de Psicología se tiene que plantear hacer una organización nueva, donde haya una participación más importante de los psicólogos, donde se abran vías de diálogo y de discusión y Comisiones de trabajo o Grupos que planteen nuevas formas de organización del trabajo colegial. Hay unas necesidades muy fuertes y unas demandas muy grandes de la Administración, cosas que sirvan para la modernización del país. Desde esa perspectiva creo que el Colegio tiene que estar receptivo a hacer todos los cambios necesarios en la estructura del Colegio, dejar de ser paternalistas. Ahora puede haber más discusión, más participación, yo creo que eso es bueno y debe haberlo y en la medida de lo posible: la Junta de Gobierno una de las conclusiones que ha sacado de este Congreso es que tiene que abrirse al mayor número de colegiados y que los colegiados sientan que hacen el Colegio entre todos.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es