INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1984. Vol. (16-17).




LA REFORMA PSIQUIATRICA NO ES LA REFORMA EN SALUD MENTAL

La Junta de Gobierno

A estas alturas de la gestión socialista, puede afirmarse que se está perdiendo una ocasión histórica para la realización de lo siempre prometido y siempre aplazado para mejor ocasión (que nunca llega), a no ser que felizmente sea en el vigésimo quinto año de los veinticinco que necesitan -según declaraciones del Presidente del Gobierno- para hacer el "cambio". Menos mal que ya no son ciento dos años que decía el anterior presidente Suárez.

Estamos asistiendo impávidos a la dejación de las funciones mínimas que esperamos desarrollaría el Ministerio de Sanidad y tal parece que éste se hubiera trasladado a la sede del Consejo General del Colegio de Médicos, donde el "superministro" Rivera dicta la política a seguir en materia de Sanidad.

Como siempre, estamos asistiendo a la ceremonia que dirige el mismo grupo de presión: un sector del colectivo médico que controla la sanidad en España y que la seguirá controlando corporativamente a favor de sus intereses mientras no se considere la salud como un problema eminentemente político donde confluyen aspectos derivados del hecho de que el hombre es un ser ecológico, histórico y social.

El modelo de salud debe tener en cuenta las necesidades de la persona en todas sus dimensiones, no sólo la filosófica y ni siquiera solo aquella psicológica que se deriva de los planteamientos psiquiátricos de la reforma de la salud mental.

Pero ya sabemos que el Ministro de Sanidad prefiere ir a homenajear a un médico a Barcelona en vez de asistir a la inauguración del I Congreso de Psicólogos, en el que se hablaba de Salud, y donde tenía anunciado un discurso inaugural.

De todas formas, pensamos que hay muchos aspirantes a Ministro que harían lo mismo en su lugar, asesorados por los amanuenses médicos de turno. Siguen identificando una profesión con las enfermedades y con todo un sistema sanitario. Así nos luce.

Parece ser que, al año y medio de haberse creado, se llena de nombres (que no de contenido) la Comisión para la Reforma Psiquiátrica (que no de Salud Mental) y se deja fuera de la discusión general de la reforma de la Sanidad española.

No se quiere dar cancha a los colectivos profesionales implicados en el tema que nos ocupa. Y esto se afirma, por ejemplo, el mismo día en que el Ministro Lluch se reúne con el Dr. Rivera y pacta concesiones importantes que desdibujan los principios en que debe asentarse la reforma sanitaria.

En la reforma psiquiátrica (dicen psiquiátrica, no de salud mental) cuyos mentores son más "rojos" que el propio ministro, no se deja juzgar a los Colegios Profesionales porque con toda seguridad propondrían exigencias corporativas. Pero los psiquiatras (que son médicos) ya están representados por el presidente del Consejo General de Colegios de Médicos, que también lo es de los psiquiatras.

Es decir, que a quien no se quiere dar cancha es únicamente a aquellos Colegios que no sean Médicos. No nos engañen, que ya somos mayorcitos.

De ahí que en lugar de dar contenido a una Comisión y hacer una planificación de temas a tratar, relacionar necesidades que plantea la Reforma y desarrollar los Grupos de Trabajo sectorizados que elaboren convenientemente propuestas viables, en vez de todo eso, se habla de personas con nombre y apellido, que se representan a sí mismos y además que sean médicos psiquiatras. Y esto en primer lugar. Y en precario.

¿Qué se pretende? ¿Un coro de adeptos? ¿Qué no haya contaminación de los técnicos que desde la Psicología puedan plantear criterios no necesariamente acordes con los intereses de la clase médica psiquiátrica?

Ya hemos visto lo que dan de sí "tinglados" como el INSAM, y ya hemos visto también como se han abortado experiencias tan importantes como Sevilla y Jaén, por hablar solo de algunas.

Y todo ello se afirma sin entrar a profundizar en los problemas que plantea para la concepción integral de la salud, que se está haciendo (lo poco que se está haciendo) al margen de los planteamientos generales de la Reforma de la Sanidad, manteniendo la dicotomía de la Edad Media entre el cuerpo y la mente, aunque bien es verdad que algo menos avanzado desde entonces al final del siglo XX ya el alma no es sólo de Dios, sino de los médicos y, en nuestro caso, más concretamente de los psiquiatras.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es