INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1984. Vol. (16-17).




PROTECCIÓN DEL TÍTULO DE PSICÓLOGO EN FRANCIA

C. Bonnet

Presidente de la Association Nationale des Organisations de Psychologues

La psicología como disciplina universitaria existe en Francia desde el siglo pasado. La Societé Française de Psychologie (S.F.P.) fue creada en 1901, por Pierre Janey, como una academia que reunía a un número limitado de miembros. Sin embargo, la enseñanza de la psicología fue en principio arrinconada en Institutos, al margen de las Facultades. En 1947, en el marco de la Facultad de Letras se creó la Licenciatura de Psicología, independiente ya de la Filosofía. Un doctorado de tercer ciclo, especialidad psicología, fue creado el 19 de abril de 1958. En el momento de la reforma Fouchet, en 1967, una quincena de Universidades proponen una licenciatura en Psicología. Hoy en día se enseña Psicología en 27 Universidades del país; hay alrededor de 35.000 estudiantes, de los que una tercera parte tan sólo se orientan a la profesión de psicólogo.

La organización de los estudios, que está en curso de reforma, comprende normalmente cinco años de estudios:

- DEUG (Diploma de Estudios Universitarios Generales: dos años).

- Licenciatura con dos certificados: el uno de psicolofisiología y el otro de psicología general: un año.

- Especialización, con dos certificados especializados, a elección del estudiante: (experimental, diferencial, social, niño, clínica, psicopatología, etc.): un año.

Inmediatamente dos posibilidades se ofrecen al estudiante:

- DESS (Diploma de Estudios Superiores Especializados), con vocación profesional: un año. Las principales especialidades son la Psicología Clínica, la Psicología del Trabajo (o ergonomía) y la Psicología Social. Varían de una Universidad a otra.

- DEA (Diploma de Estudios Avanzados), que equivale al primer año del doctorado. La "invención" y el desarrollo de la profesión de psicólogo ha sido paralela a la de la formación; una se ha apoyado sobre la otra. Pero sólo en 1950 se ha creado el primer sindicato profesional de psicólogos convertidos luego en Sindicato Nacional de Psicólogos (S. N. P.).

La situación jurídica del psicólogo

Hasta hoy, cualquiera puede pretender ser "psicólogo" y hacerlo figurar como su profesión. Evidentemente los diplomas universitarios están legalmente protegidos, pero no el nombre genérico de la profesión. No es extraño ver cartománticos que añaden la mención "psicólogo" a la lista de su especialidad. La razón de este estado de cosas es antigua. Se remonta a 1792, fecha en la que la Revolución Francesa suprimió las corporaciones. Desde esa fecha, todos los regímenes que se han sucedido han compartido idéntica preocupación por prevenir el renacimiento de las corporaciones. La única excepción, notable es cierto, fue el régimen de Vichy, que legalizó las Ordenes de algunas profesiones liberales (médicos, farmacéuticos, arquitectos, abogados...).

Sin embargo, a lo largo de los años un cierto número de empleos de psicólogo se han creado en la función pública, empleos que no son accesibles más que a los que poseen diplomas específicos de psicología. Desgraciadamente, el nivel de reclutamiento es extremadamente desigual. El Ministerio de Educación Nacional recluta psicólogos escolares después de dos años de formación, el Ministerio de Justicia recluta sus psicólogos al nivel de la licenciatura y el Ministerio de Sanidad con DESS en psicología clínica.

Hacia un reconocimiento legal

En 1961, una iniciativa de la Sociedad Francesa de Psicología, convertida en sociedad científica y profesional, va a marcar un paso decisivo para la profesión: redacta un Código Deontológico. Aunque no tenga fuerza de Ley, traduce la toma de conciencia por parte de la profesión de las dificultades que resultan de una práctica en un entorno social que no reconoce casi ni su identidad. A lo largo del tiempo, las otras asociaciones o sindicatos adoptaron este Código y en 1974, a iniciativa del diputado Georges Freche, el grupo socialista deposita un proyecto de Ley que consiste en un reconocimiento legal del Código Deontológico.

En 1966, a iniciativa del grupo de Estudiantes de Psicología de la Universidad de París (GEPUP) se constituye un Comité de Coordinación de las Organizaciones de Psicólogos (C.C.O.P.), que agrupa a las centrales sindicales, el S.N.P. y otras asociaciones; el Comité se da como objetivo "la definición de diplomas concedidos para acceder al título de psicólogo". Pero el compromiso de algunos en luchas parciales y los acontecimientos de 1968 apagarán esta tentativa. Diversos proyectos de reconocimiento de una u otra especialidad de la psicología han visto la luz: Proyecto del Ministerio de Trabajo sobre los psicólogos del trabajo (1964); proyecto Anzieu preparado a petición del Ministerio de Educación Nacional (E. Faure) sobre los psicólogos clínicos, por ejemplo.

Hasta 1979 las distintas organizaciones de psicólogos no habían avanzado apenas. Proseguían acciones paralelas, en las que, sin embargo, podía discernirse alguna comunidad de pensamiento: En particular, el deseo de obtener reconocimiento legal de todos los psicólogos en razón de su voluntad de creer en la unidad de la psicología, es decir en la complementariedad de sus puntos de vista y de sus prácticas.

En enero de 1980, a iniciativa de psicólogos del sindicato Nacional de la Enseñanza Superior se convoca una reunión sobre la situación de los psicólogos y de la psicología. Una quincena de organizaciones que agrupan en totalidad, o en parte en los trabajos de una Comisión mixta entre la SEP y la Asociación de los Enseñantes de Psicología de las Universidades (AEPU). Las organizaciones presentes desean repetir estos encuentros y elaborar juntos un proyecto común. Estas reuniones, que toman el nombre de Coordinación de las Organizaciones Nacionales de Psicólogos, permiten la elaboración del proyecto actual, que será adoptado el 14 de noviembre de 1981, por las asociaciones y sindicatos nacionales, cuya mayoría de miembros son psicólogos. El texto del proyecto de propuesta de Ley es entonces redactado. En enero de 1984, estas asociaciones y sindicatos fundan la Asociación Nacional de Organizaciones de Psicólogos (ANOP). Así se encuentran reunidos alrededor de 8.000 de los 15.000 psicólogos con que cuenta, según nuestros cálculos, Francia.

El proyecto

Teniendo en cuenta la situación particular del país, el objetivo del proyecto elaborado por la ANOP no podía ser más que el de defender a los usuarios de la psicología. Es por esto por lo que pedirnos reconocimiento legal de un título único de Psicología sin ningún monopolio de escuelas. Este título sancionaría una Formación Universitaria de seis años en psicología, de los que un año fuera de práctica, implicaría el respeto de Reglas de Ética, que garantizan legalmente el secreto profesional del usuario.

El hecho de que en el seno de la ANOP se encuentren simultáneamente universitarios que forman a los psicólogos y profesionales, de los que algunos participan en la formación, garantiza la coherencia del proyecto. En el Parlamento y en diferentes Ministerios y hasta ante el presidente de la República, se han realizado gestiones para hacer triunfar nuestro proyecto. Después de una larga fase política, en la que nos ha sido preciso convencer a nuestros interlocutores de lo bien fundamentado de nuestra demanda, acabamos de pasar a una fase de estudios técnicos del dossier. Una Comisión interministerial lleva estos trabajos y negociaciones sobre la base de las conclusiones de esta Comisión y debería iniciar su trabajo en el otoño.

Conclusión

La situación muy particular de los estatutos de las profesiones en Francia explica en parte el que la profesión psicólogo no se beneficie aún de una forma de reconocimiento legal. Las reglamentaciones propias a diferentes sectores de la función pública no constituyen sin embargo unos estatutos. Su disparidad ha multiplicado además la diversidad de los problemas a resolver. Además, la profesión está hasta una fecha reciente extremadamente parcelizada en múltiples asociaciones y sindicatos de los que ninguno podía pretender una real representatividad. La creación de la ANOP alrededor de un proyecto definido y defendido en común es una condición del éxito de una demanda que hemos ajustado a las tradiciones nacionales. El coche está en ruta. Y la convergencia de las gestiones de los psicólogos a nivel europeo es un elemento suplementario que acrecienta nuestras oportunidades de avanzar el reconocimiento legal de un título único de psicólogo en Francia.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es