INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1985. Vol. (19).




¿INDEFENSIÓN APRENDIDA? UNA ESTRATEGIA PARA EL EMPLEO

La Junta de Gobierno

En determinados ambientes relacionados con la Psicología, fundamentalmente en Facultades y entre los recién titulados, tiende a cundir el desánimo generalizado acerca de las Perspectivas profesionales. Datos tales como que España quizá sea uno de los países que tienen más titulados en Psicología por habitante, las altas cifras de paro y subempleo, etcétera, hacen pensar a muchos que cometieron un error al elegir Psicología, por la falta de perspectivas a corto y medio plazo.

Como consecuencia, se genera una actitud que podríamos llamar de "desamparo aprendido", en el sentido de pensar, que no se puede hacer nada, que se trata de una situación estructural sin salidas, que sin tener un padrino o mucha suerte es imposible encontrar trabajo, etcétera.

La psicología social nos ha enseñado el gran peligro de entrar en la lógica de las "profecías autocumplidoras".- finalmente ocurre lo que se teme porque se generan condiciones para ello, en lugar de diseñar estrategias alternativas.

Sin duda, el mercado de trabajo en España, tanto a nivel general como el más específicamente psicológico, está en un momento de crisis gravísima y en ese sentido la perspectiva pesimista no carece de razones o argumentos sólidos, no es infundada.

Pero la profesión de psicólogo reúne determinadas características que la hacen especialmente adecuada para encontrar una salida en una situación de crisis, un perfil versátil y su posibilidad de incorporación a casi cualquier tipo de ámbito, sector o empresa: puede trabajar como asalariado o como autónomo, en el sector público o privado, en la industria, la sanidad o la enseñanza, en el equipo de fútbol o con el Defensor del Pueblo, etcétera.

Es decir, no estamos atados a un único sector o institución: hospital, escuela, etcétera. (También es verdad que, como contrapartida, tampoco dominamos ningún sector.)

No creo que nos equivoquemos al afirmar que el mercado de trabajo de los psicólogos no está saturado, y que existen posibilidades reales de expansión, en todas las áreas, tanto en el sector público como en el privado.

Los recientes concursos de la Dirección General de Acción Social, del Centro de Investigación y Documentación Educativa del Instituto Nacional de la Administración Pública (ver "Guía del psicólogo", nº 26, de marzo de 1985), etcétera, la previsible extensión de la obligatoriedad del examen psicotécnico para la obtención de cualquier tipo de carnet, la creación de plazas de psicólogos en los Equipos de Salud Mental que contempla la Comisión para la Reforma Psiquiátrica; la dotación de nuevas plazas de psicólogos en los cerca de 200 nuevos Equipos Multiprofesionales que al parecer va a crear el MEC, etcétera, son indicios de las oportunidades que se abren a los psicólogos en diversos campos.

Sin embargo, ante la falta de tradición de la Psicología como profesión en España, el psicólogo se enfrenta no sólo a los problemas de cualquier otro titulado (médico, ahogado, etcétera), es decir, competir con compañeros por las escasas plazas existentes; debe, también, promocionar su propia plaza, es decir, primero debe crear la necesidad de contratar los servicios de un psicólogo, y después debe demostrar que el más adecuado es él mismo.

Por ello, esa labor de promoción de la profesión es la tarea principal que nos incumbe a todos. Colegio, Facultades, profesionales... En un mercado difícil, pero con posibilidades, sólo la articulación de los esfuerzos de todos nos permitirían aprovechar esas oportunidades que se han citado, y otras que surgirán sin duda. Las Facultades deben preocuparse de crear programas de especialización para psicólogos en activo, conjuntamente con el Colegio y con las instituciones pertinentes, según el área de especialización, así como crear Institutos de investigación aplicada.

Cada titulado debe abandonar fantasías de psicólogo que todo lo resuelve en plan mesiánico; debe de ser capaz de analizar el mercado, ver en qué sector surgen las oportunidades y orientarse hacia éstas, siempre desde una formación y preparación sólida y rigurosa.

El Colegio debe dar pistas y facilitar esa orientación productiva de los profesionales, así como promocionar una imagen válida de la profesión ante la opinión pública y ante los empleadores públicos y privados, así como coordinar iniciativas facilitadoras de las estrategias de inserción profesional.

No es un camino fácil el que tenemos por delante. Hay intereses y fuerzas poderosas que dificultarán nuestra consolidación como profesión,- pero, al mismo tiempo, tenemos grandes oportunidades a nuestro alcance si somos capaces de organizarnos, coordinar nuestros esfuerzos y elegir las opciones adecuadas.

En una palabra, podemos influir en nuestro futuro, estamos ya influyendo en nuestro presente, y todos (Colegio, Facultad, profesionales) tenemos nuestro propio papel en la historia.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es