INFORMACIÓN

Papeles del Psicólogo es una revista científico-profesional, cuyo objetivo es publicar revisiones, meta-análisis, soluciones, descubrimientos, guías, experiencias y métodos de utilidad para abordar problemas y cuestiones que surgen en la práctica profesional de cualquier área de la Psicología. Se ofrece también como foro para contrastar opiniones y fomentar el debate sobre enfoques o cuestiones que suscitan controversia.

PAPELES DEL PSICÓLOGO
  • Director: Serafín Lemos Giráldez
  • Difusión: (Noviembre 2013)
         Media de difusión: 57.900 ejemplares
  • Periodicidad: Enero-Abril | Mayo-Agosto | Septiembre-Diciembre
  • ISSN: 0214 - 7823
  • ISSN Electrónico: 1886-1415
CONTACTO
  • Dirección: c/ Conde de Peñalver 45, 5º
    28006 Madrid
  • Teléfono: 91 444 90 20
  • Fax: 91 309 56 15
  • Email: papeles@cop.es

Papeles del Psicólogo, 1995. Vol. (61).




ENTREVISTA A INGRID LUNT

Manuel Berdullas Temes

Presidenta de la European Federation of Proffesional Psychologist Associations (EFPPA). Profesora del Instituto de Educación de la Universidad de Londres.

Ingrid Lunt. La Psicología europea se encuentra con una gran variedad de problemas de entre los que he de destacar aquellos relacionados con la formación y la titulación, obviamente siempre ligados con el estado de las leyes y las regulaciones en cada país europeo...

Manuel Berdullas. En su opinión, ¿Cuáles son los obstáculos más frecuentes con los que se encuentra la profesión para su desarrollo en el continente europeo?

Ingrid Lunt. La Psicología europea se encuentra con una gran variedad de problemas de entre los que he de destacar aquellos relacionados con la formación y la titulación, obviamente siempre ligados con el estado de las leyes y las regulaciones en cada país europeo. Un ejemplo muy claro, la formación y titulación en algunos de los países del Norte de Europa provienen de una tradición diferente de las formaciones y titulaciones de los países del Sur. Y esto puede causar dificultades algunas veces para reconocer las titulaciones respectivas tanto en la Unión Europea como en aquellos países que no forman parte de ella.

Justo por el nivel de desarrollo que hablamos en los distintos países europeos, algunos de ellos buscan una duración más larga para la formación en psicología y otros intentan encontrar un período de duración óptimo. En la EFPPA pensamos que el período de formación debería durar al menos entre cinco o seis años y mantenemos que debe integrar o tener una fuerte base teórica, así como un elemento importante de prácticas supervisadas. Este es uno de los problemas que la EFPPA debe intentar solucionar, buscar algún tipo de acuerdo sobre la formación y la licenciatura que pueda ser aplicado en los diferentes países europeos miembros de la EFPPA.

M.B. Está claro que los problemas que está describiendo afectan muy especialmente a la calidad de la formación de los profesionales. La EFPPA engloba países de dentro y fuera de la Unión Europea, ¿cree que será más fácil llegar a un acuerdo marco para aquellos países que se encuentran dentro de la Unión Europea?.

I.L. Sí. Creo que será más fácil para los miembros de la Comunidad Europea incluyendo aquellos de reciente incorporación.

Los problemas se presentarán cuando los países del Este de Europa busquen integrarse en la Comunidad Europea, entonces nos encontraremos con problemas muy diferentes en términos de educación y formación. Estoy segura que el logro de un acuerdo marco de formación para los psicólogos profesionales dentro de la Unión Europea supondría la obtención de un paradigma de desarrollo que ayudaría a dinamizar las distintas situaciones en los países fuera de la Unión, así como la posibilidad de un acuerdo general para todo el contexto europeo.

Estos acuerdos no son nada fáciles. Por ejemplo dentro de la Unión Europea, sólo existe un país en la actualidad que haya intentado desarrollar una directiva de reconocimientos de diplomas, ese país es el Reino Unido.

Yo he formado parte del comité que evalúa titulaciones de otros países, y a la hora de considerarlas tenemos problemas serios porque las tradiciones que han dado lugar a la educación y la práctica de la psicología en los distintos contextos son cultural e intelectualmente muy diferenciadas. Por ejemplo, los psicólogos clínicos en el Reino Unido tienen un formación muy distinta de los psicólogos clínicos de Francia.

Nos encontramos, por lo tanto con contenidos y entrenamientos distintos bajo una misma denominación, lógicamente es un problema importante, por ello creo que la EFPPA puede jugar un papel predominante a la hora de logar ese marco general del que hemos hablado, a partir del cual los países de la EFPPA pueden poner a punto, o luchar, por políticas de formación que sean equivalentes.

Además en este momento este marco necesita ser amplio y general, ya que convertido en instrumento muy específico podría producir desacuerdos entre las Asociaciones de los distintos países ante los problemas de definición de la formación y titulación de los psicólogos. Supongo que una de las cosas que la EFPPA podría hacer es buscar una definición que lleve a lo que podríamos llamar psicólogo europeo. Esto no es una utopía, los ingenieros se han puesto de acuerdo y ahora tiene algo que se denomina ingeniero europeo, que aunque no esta protegido por la ley sí es un acuerdo respetado entre los países europeos sobre la formación de un ingeniero.

Un acuerdo de este tipo tendría gran interés para los psicólogos, sin embargo tengo que decir que no sé en que medida esto sería realista para nuestra profesión, somos muy jóvenes y con tradiciones y desarrollos muy diferentes.

Otro problema que está relacionado, con éste es el del reconocimiento legal de la profesión en el contexto europeo. Hay leyes de protección del titulado en una buena parte de los países miembros. Hay leyes para el desarrollo de la psicología clínica, leyes de protección contra el intrusismo en el ámbito profesional. Existen países como Grecia en el que la ley no ha sido aplicada aunque sí existe. Pero eso creo que lo más realista es intentar que la EFPPA apoye a las asociaciones miembros a la hora de conseguir un desarrollo de las leyes que, en suma, protejan el ejercicio profesional del psicólogo. Igualmente asesorando a las Asociaciones, apoyándolas en sus reivindicaciones con sus gobiernos para el desarrollo de la psicología como ciencia y profesión en cada país europeo.

M.B. Parece uno de los puntos de mayor acuerdo entre los miembros de la EFPPA y fuera de ella es el de ir en la dirección de que se armonicen los aspectos de formación ligados a un título general básico de psicólogo.

I.L. Sí, creo que eso es a lo que, en un principio, debemos aspirar, y también creo que ello permitiria que no estableciésemos diferencias entre los psicólogos fuera y dentro de la propia Unión Europea. Personalmente yo prefiero la existencia de un título que se denomine psicólogo europeo antes que el desarrollo de titulaciones específicas, como son el de la psicología clínica, psicología educativa, etc,etc. Obviamente algunos se encuentran muy desarrolladas en ciertos países como el psicólogo educativo al igual que los psicólogos clínicos en otros, (Reino Unido o los países nórdicos). Ahora bien si tenemos que ir a una directiva europea yo prefiero una directiva unificadora del titulo de psicólogo antes que a directivas que desarrollen específicamente ámbitos concretos de intervención.

M.B. El Asociacionismo en torno a especialidades de la psicología parece ser una tendencia general en el contexto europeo, ¿cree que esto beneficia a la psicología?

I.L. Bueno es una cuestión interesante. podríamos decir que cualquier tipo de Asociacionismo en torno a la psicología beneficia a la profesión, pensaríamos al menos que la hace más fuerte.

Existe una tendencia de los psicólogos a diversificarse, a especializarse y a formar grupos de intereses específicos con el objetivo de poner en relación a personas que trabajan en un área muy concreta y limitada. Esta tendencia provoca una proliferación de grupos que producen sus propios congresos, revistas, boletines y encuentros muy especializados.

Profesional y políticamente, soy una de esas personas cooperadoras y conciliadoras, y me gustaría ver la cooperación entre grupos, pero también me gusta respetar los intereses individuales y de grupos que comparten objetivos específicos. Creo que el modelo del congreso europeo del próximo año, en el que se va a organizar un simposio para cada grupo específico, es un modelo muy bueno porque todos se agruparán en un solo congreso europeo, y tendrán la oportunidad, de tener un espacio más restringido para tratar los temas más particulares. Se da el caso, por ejemplo, de las Asociación Europea de Psicoterapeutas.

De todas formas, incluso si dijésemos que la proliferación de grupos especializados es algo malo, para cualquiera sería muy difícil detenerla, porque es una tendencia natural. Si yo, por ejemplo, tengo unos intereses comunes con otros colegas, es lógico que decidamos formar un grupo de discusión entre nosotros. Sin embargo, a mí me gusta más la unidad y la cooperación y por eso intento establecer amplias conexiones con personas y grupos fuera de mi especialidad. Supongo que eso se debe a que mi historial profesional y científico tiene intereses muy amplios. Disfruto con el contacto con diferentes personas, psicólogos organizacionales, clínicos, del desarrollo, sociales. Tengo interés por reunirme con distintas personas y prefiero esto a los grupos específicos. Supongo que soy una persona que no hace grandes distinciones. Creo que existe entre las distintas áreas intereses y denominadores comunes. Es el caso de la psicología de la salud y la psicología del trabajo entre las que existen ciertos solapamientos. En el Reino Unido tenemos una sociedad la British, que agrupa, a científicos y profesionales de diferentes áreas. Intentamos evitar duplicaciones pero allí donde existen intentamos que haya una gran colaboración. Creo que esta política nos proporciona más ventajas que desventajas. En cada división tenemos dos consejos: un consejo profesional, del cual, yo en mi ámbito, soy actualmente presidente, y tenemos un consejo científico-académico.

M.B. Creo que este modelo organizativo ha permitido un desarrollo de las divisiones de manera muy cohesionada al permitir un trasvase de información, entre el ámbito profesional y el académico.

I.L. Nosotros tenemos un Comité Ejecutivo con un presidente del Consejo Profesional y un presidente del Consejo Científico. Es igualitario y cada ámbito aporta 20 miembros. Espero que este modelo pueda contribuir al desarrollo de la distintas divisiones y especialidades en otros países.

M.B. Cuando la estaba escuchando he recordado uno de los problemas principales que tenemos en Europa en estos momentos, que es el problema de la psicoterapia. Ahora existen varias asociaciones de psicoterapeutas. Sé que la EFPPA ha tenido dificultades para hacer una puesta en común sobre el tema ¿cuál es el posicionamiento de la EFPPA al respecto?

I.L. No tenemos una postura sobre este tema. Hemos creado un grupo de trabajo que está realizando un informe, pero no tenemos una postura en relación con la situación de la psicoterapia porque cuando intentamos crear una política marco de la EFPPA, hace unos tres años, no llegamos a un acuerdo en dos cuestiones. Hicimos a las asociaciones miembro dos preguntas. Una de ellas era ¿deberían los psicoterapeutas ser psicólogos, es decir tener una formación-titulación en psicología o en psiquiatría?. Algunas asociaciones miembro dijeron que los psicoterapeutas deberían ser psicólogos y en todo caso compartir este campo con los psiquiatras. Y la segunda pregunta fué ¿deberían los psicoterapeutas poder practicar la psicoterapia con sólo una formación básica de psicología o deberían tener una formación más especializada, de postgrado. De nuevo, algunas asociaciones miembro dijeron sí y otras dijeron que no. Así que, por el momento, no podemos tener una política común de la EFPPA, quizás podamos elaborar algunas directrices cuando el grupo de trabajo haya finalizado su informe.

Yo realmente creo que la situación de la psicoterapia es un reto muy interesante, y también podríamos decir que es un problema importante en Europa. Es un reto interesante porque los países son muy distintos en sus prácticas y en la formación de los profesionales. Por ejemplo, en el Reino Unido y en los países nórdicos no tenemos un problema con la psicoterapia, pero sé que en Alemania hay un gran problema y están trabajando en la dirección de una ley que permita a los psicólogos-psicoterapeutas alemanes una mayor independencia de sus colegas médicos y psiquiatras. En el Reino Unido muchas personas practican psicoterapia. Nosotros en la BPS estamos desarrollando un posible estándar en psicoterapia que implica una formación en psicología y una formación especializada en psicoterapia. Pero fuera de la BPS existen muchas personas que practican la psicoterapia, y el único problema que tenemos es que todavía no hay una reglamentación para estos profesionales. Yo tengo una buena relación con el presidente del consejo de psicoterapeutas del Reino Unido. Estoy en un grupo que trabaja en una ley de psicología en el Reino Unido y el consejo de psicoterapeutas está haciendo lo mismo para la psicoterapia, pero su problema es mucho mayor porque hay unas 17 organizaciones de psicoterapia en el Reino Unido, cada una de ellas con programa de formación diferente.

Es ciertamente un problema ya que en algunos casos puedes tener una titulación en geografía o historia y con sólo una formación de dos años en psicoterapia puedes tener un título y ejercer como psicoterapeuta. En nuestro caso debes tener una licenciatura en psicología de 5 años para ejercer la psicoterapia. Los psicólogos tampoco tenemos problema con la psiquiatría, la relación es buena. Pero lo que importa es que nosotros somos psicólogos, algunos practicamos la psicoterapia, y nuestro objetivo fundamental es asegurar que todos los psicólogos que practican la psicoterapia tengan una formación especializada. Tenemos más de diecisiete tipos de psicoterapia, pero al menos las tenemos todas bajo una sola Federación, lo cual es un progreso.

M.B. Quizás en nuestro país tampoco tenemos un gran problema con la psicoterapia. Tal vez el temor mas cercano es el de ver la psicoterapia incluida como formación de postgrado universitario sin que se regulen los estudios básicos necesarios para acceder a los mismos o las licenciaturas que puedan acceder a ella. Nos gustaría pensar que la psicoterapia es un instrumento especializado de los psicólogos clínicos y psiquiatras. Esa es la postura del colegio y uno de los objetivos a lograr en el futuro.

Otro objetivo es hacer llegar al público la figura del psicólogo con una formación sólida en procesos psicoterapéuticos. Creemos que esto es una dificultad añadida, hay mucha confusión, y mi pregunta es si ustedes lo tienen solucionado de algún modo en el Reino Unido.

I.L. Sí, el público está confundido, y es un tema muy difícil asegurarse a la hora de encontrar un buen psicoterapeuta titulado. Si yo fuese un miembro de la comunidad o alguien con necesidad de psicoterapia no sabría por donde empezar, aunque en el Reino Unido tenemos un registro, una lista de personas que están clasificadas en todas estas 17 diferentes psicoterapias, incluyéndose prácticas como la hipnoterapia y otras cosas del estilo. En Gran Bretaña no podremos conseguir nunca que la psicoterapia se restrinja a la psicología o a la psiquiatría porque hay una tradición larga de psicoterapeutas excelentes y bien cualificados que vienen fundamentalmente del área de trabajo social. Los trabajadores sociales que se han introducido en el área del psicoanálisis o terapia familiar son excelentes, muy capacitados, y también tienen mucho poder Creen apasionadamente que la psicoterapia tiene que tener una base profesional, pero no exclusivamente una base de licenciatura en psicología o psiquiatría. Por lo tanto, en el Reino Unido nunca podremos tener una situación en la que la psicoterapia se limite a psicólogos y psiquiatras, porque existen otro tipo de profesionales muy capacitados y con una tradición muy fuerte en la practica de la psicoterapia. Es curioso que muy recientemente incluso personas que provienen de la iglesia, sacerdotes se han formado en este área. Mi postura personal es respetar a todas estas personas, pero asegurarnos que todos los psicoterapeutas tienen una acreditación apropiada y que esté regulada por ley para evitar la proliferación de los muchos charlatanes que hay en este campo.

M.B. Percibe usted alguna otra diferencia entre su país y en resto de los países europeos.

I.L. Otra diferencia que veo en el dominio profesional en los países es que en algunos hay más psicólogos en paro que en otros, y si hay personas que asumen trabajos que tradicionalmente han hecho los psicólogos, esto supone una gran amenaza. En el Reino Unido, y Noruega, de hecho, tenemos escasez de psicólogos y necesitamos formar más psicólogos clínicos. Tenemos psicólogos extranjeros de otros países. Como ya dije, no consideramos la psicoterapia como un dominio exclusivo de los psicólogos o los psiquiatras, por lo tanto nosotros no podemos sentirnos amenazados como los países donde la tradición es muy diferente. Especialmente en el área de terapia familiar sistémica, que es un área muy fuerte en el Reino Unido, sobre todo en Londres. Este área ha atraído a una gran diversidad de profesionales con una base médica, psiquiátrica, psicológica, de trabajo social, etc. que se forman en terapia familiar sistémica en el instituto, y es una formación muy buena, que incluye un elemento de investigación y es muy respetada. Estas personas ejercen después como terapeutas familiares, y desde luego no son psicólogos. Esperemos que la EFPPA a través de sus contactos y del trabajo de sus grupos permita armonizar esta serie tan diversa de situaciones.

Una vez publicada la revista, el texto integro de todos los artículos se encuentra disponible en
www.papelesdelpsicologo.es